Adiós lactancia, adiós


Tengo sentimientos enfrentados, por un lado me entristece muchísimo no darle algo tan mío y tan intimo a mi bebé y por otro lado siento alivio porque me estaba costando muchísimo esfuerzo y energía.

Muchas madres me dicen aquello de “mamá feliz, bebé feliz” pero no sé por qué dejar la lactancia materna me causa la sensación de ser mala madre porque ya cuando establecí lactancia mixta he tenido que escuchar comentarios en mi contra, es cierto que la leche materna es lo mejor con lo que puedo alimentar a mi bebé pero si no me queda energía ni para parpadear ¿qué le estoy dando a mi bebé?
Igual suena bestial si lo digo así pero de haber sabido que la lactancia me iba a resultar tan difícil y llena de complicaciones me hubiera ahorrado el esfuerzo, porque ahora mismo siento que he perdido mes y medio de mi bebé, mes y medio que se ha ido en lágrimas, nervios, dolores, grietas, noches sin dormir porque la niña no conseguía comer... mes y medio que se podría haber ido en disfrutar mucho más de mi bebé. Repito, que igual suena muy bestia dicho así pero ahora mismo es como me siento.

Hemos llegado al punto de que de mis pechos ya no sale leche, puedo pasarme una hora con el sacaleches puesto que no hay manera y sinceramente no tengo energías de intentarlo con la extracción poderosa, no me da la vida. Se que no es igual el sacaleches que el bebé pero a ella le cuesta tanto con las pezoneras o sin ellas que el pecho se ha convertido en drama, se frustra, se pone nerviosa y al final ni come ni duerme.

Así que me despido de la lactancia materna, no es lo que yo había imaginado porque siempre he visualizado mi maternidad con el bebé al pecho pero la lactancia materna en un camino duro, no es tan simple como sacarse la teta y enchufarle el pezón al bebé. Quizás me ha faltado asesoramiento, quizás me ha faltado información o paciencia, no tengo ni idea, pero me siento aliviada porque ahora tendré tiempo de descansar. Puede que muchas personas me tomen por egoísta por anteponer mi descanso a la alimentación de mi bebé pero yo lo veo justo de la manera contraria ¿qué hace mi bebé si yo no estoy descansada y soy un saco de nervios? La verdad que no mucho, descansar un poco supone tener un poco de calidad durante el día a día y poder tener energía para ver sonreír a mi bebé y esas sonrisas no tienen precio, no las cambio por nada en el mundo.

He estado al límite, al borde de caer en una depresión postparto porque pensaba que no conseguía estar ahí para mi bebé, pensaba que algo estaba haciendo mal para que todo fueran nervios y llantos, me ha costado entender que no es una tragedia abandonar la lactancia para poder tener fuerzas y dedicarme a mi bebé.

Esto me ha enseñado una lección, que, así como para el embarazo y el parto no me hice ninguna idea preconcebida, no tendría que haber esperado nada en concreto de la lactancia, de haber sido así no me hubiera dolido como me ha dolido tener que dejar de dar el pecho.

Todavía me queda la crianza con apego, darle todo mi amor y mi cariño a mi bebé y se que será maravilloso, se que eso será lo mejor que puedo darle a mi hija.

¿Cómo ha sido tu lactancia? ¿Cómo te la habías imaginado? 



¡Nos vemos en las redes!
¡Un saludo!


          

Comentarios

  1. No, por que también soñé con darle de mamar y al final por tener que tomar un medicamento no pude.
    Y también me sentí muy mal, pero con el tiempo ves que se crían igual, que no tienen más problemas de salud.
    A veces los problemas de salud los puede tener la madre por querer exigirse demasiado, si no puedes no pasa nada, no te culpabilices y disfruta de tu bebe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según pasan los días me voy encontrando mejor y me doy cuenta de que ha sido la mejor decisión para toda la familia, porque mi pobre marido también estaba sufriendo mucho de verme agotada con la lactancia y no poder hacer mucho para ayudarme (porque a dar teta y sacarme leche poco podía ayudarme).
      Cada vez estamos mejor, incluso tengo energía de salir de casa sola con la niña y no tener miedo de tener algún despiste y nos pase algo, que estaba tan cansada que iba descentradísima por la vida

      Eliminar
  2. Te entiendo tan bien, porque estás describiendo nuestro periplo por la lactancia.
    Yo dejé de fustigarme al mes más o menos, y lo que hice fue ponerle siempre primero al pecho y el resto de fórmula. Pero nunca apenas salió nada del pecho así que poco a poco lo dejamos, hasta los 3 meses estuvimos así. Por lo menos sentí que lo intenté...
    Besos y no te frustres, lo importante es estar bien y nadie puede echarte nada en cara porque habría que ver si ellos intentarían algo durante tanto tiempo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!

Lo + leído

2 meses