Crisis.. crisis .. crisis ...

De crisis va la cosa, y es que después del último post en el que contaba como estaba siendo el postparto, las dos siguientes semanas también tuvieron algunos brotes de crisis.


Parecía que la crisis de la lactancia que se da a las dos semanas de vida del bebé no se iba a terminar nunca. Durante varios días tuve a Hija pegada a mi 24/7, yo era una mezcla de sudor y leche pegada y la niña un bollito relleno de leche porque la cosa era de teta en teta y tiro porque me toca.
Era dejarla en la cuna del salón con Marido, irme a la habitación con intención de dormir y al minuto tenerla llorando porque quería mas teta ¡Qué desesperación! Mi desesperación casi me hace explotar, tanto que lo solté todo en Twitter.
En las dos últimas semanas Marido y yo hemos tomado una decisión, incluyo a Marido porque él está muy preocupado por mi estado, ambos necesitamos descansar. Siempre me he guiado por impulsos y por sentido común, pero esta decisión me ha costado un poco por el tema de la presión social.
Nos hemos decidido por lactancia mixta, y es que llevamos unos días dándole biberón en la última toma que hace antes de irnos a dormir. De esta manera yo puedo descansar y Marido le da el biberón. Se que este tema tiene para discutirlo desde muchos aspectos, se que hay quienes son pro lactancia materna exclusiva y que estas personas me dirían que existe la opción del sacaleches pero es que todo lo que me saco con el sacaleches no me da para guardarlo y dejarlo en reserva para que ella se lo tome mas tarde, es justo lo que se toma ella en ese momento así que no me vale de nada (y si, he intentado la opción de sacarme leche y luego ponerla a ella al pecho para que estimule y siga sacando leche pero tampoco me ha funcionado).
Lo importante fue elegir una hora para que fuera siempre a la misma hora, y me decidí por esa toma que suele hacer a eso de las 10 de la noche para al menos dormir ahí un poco. No quise que fuera de madrugada porque a esa hora es cuando mas hormona prolactina hay y cuando mas leche materna hay y no quería desperdiciar esto, si puedo mantener de momento los ratos en los que mas y mejor leche materna hay pues los mantendré.

Desde que el primer día que le dimos el biberón antes de dormir nosotros parece que ella ha salido del bucle del cansancio, mi teoría es que ella estaba tan agotada que no encontraba el sueño y eso la llevaba a estar mas cansada y entraba en un laberinto sin salida porque quería estar al pecho, comía y a media toma se cansaba, se dormía y a los diez minutos despierta otra vez enfadada porque tenía hambre y sueño y todo a la vez y así sucesivamente. Y desde que le dimos ese primer biberón parece que ha logrado romper ese ciclo de agotamiento e incluso se agarra a la teta con mas fuerza y las tomas son algo mas cortas porque mama sin estar cansada y hace menos pausas lo cual también me alegra. Marido y yo también estamos un poco mas descansados y esto es una alegría.

El caso es que haber roto ese ciclo de cansancio nos ha ayudado a todos en casa y es que cuando ella toma pecho hace tomas bebiendo lo que ella necesita, llenándose de la porción de alimento que necesita de cada toma y duerme durante 3 a 4 horas. El hit fue el día siguiente al primer biberón, que por la tarde le di una toma de pecho a las 7 de la tarde y hasta las 12:30 o así de la noche no se despertó, casi unas 5 horas durmiendo del tirón y todo habiendo tomado pecho. Es algo que me alegra muchísimo porque ha sido la luz al final del túnel, esa luz que hace unos días yo no veía de ninguna forma. Igual unos días con biberón de fórmula nos ayuda, igual ha sido casualidad y es que justo en esos días terminó con el brote de crecimiento y ya hace las tomas mas espaciadas, igual en unos días ya no nos hace falta ese biberón de por la noche. No lo se, pero en el momento en el que tomé la decisión le dije a Marido que sentía que le estaba siendo infiel a la niña por darle un biberón al día, sentía que le estaba robando uno de sus ratos conmigo pero después de un par de días entendí que lo que había hecho era regalarme a mi mas tiempo para descansar y estar mejor para mi hija, regalar a Marido e Hija un rato para ellos, un rato para crear vínculo entre papá e hija y eso es un tesoro.

Al final seguir mi instinto ha sido lo mejor que he podido hacer, incluso Marido está contento con la decisión que hemos tomado, para él también era muy importante que yo pudiera descansar. El bebé también duerme, que es algo de lo que no se suele hablar pero las horas de sueño de un bebé son tan importantes como la alimentación a la hora de su crecimiento.

Justamente hoy Hija tiene el primer control con el pediatra, ese que se hace al mes, y tengo mucha curiosidad por ver cómo ha evolucionado en cuanto a peso y crecimiento., esto ya lo dejo para otra ocasión.

¡Nos vemos en Twitter!
¡Un saludo!


          

Comentarios

Lo + leído

ICSI: la transferencia de nuestro congelado

El del día 10 de la betaespera