Embarazo: semana 38


Esta semana ha sido fatal, he estado con dolores de todo y sin energía, totalmente apagada. He estado en lo que yo llamo modo lechuga total.
Y por si fuera poco es la primera vez que siento necesidad de decirle a la niña que salga ya. Empiezo a estar muy cansada de no poder moverme, de necesitar una grúa cada vez que me levanto de la cama, cansada de no poder lavarme los pies en la ducha ni poder ponerme las bragas sin que me cueste un esfuerzo equiparable a una maratón. Que bonito el embarazo, si, lo es, pero siento decir que también tiene un lado oscuro y ya sabes que yo no maquillo las cosas, las cuento tal como las vivo y para mi ahora mismo ya no hay brilli-brilli ni unicornios saltando arcoíris. Me he pasado la semana vegetando en la cama, levantándome a desayunar y volviendo a la cama y solo volver a levantarme para comer.
Definitivamente estoy incómoda, no se ya cómo sentarme ni tumbarme, nada, en cualquier posición estoy incómoda porque si no es dolor de cadera es dolor o es presión en la pelvis. Al menos vuelvo a poder comer mis porciones de persona normal y he recuperado algo de mi respiración porque el bebé esta cada vez mas abajo, al menos ya puedo estar en una posición mas horizontal sin que me falte el aire.

El aumento de la medicación para la tensión me está haciendo bien poco, las primeras horas después de tomarme la pastilla muy bien y la tensión estupenda pero el efecto de este medicamento dura poco y a las 8 horas o así la tensión empieza a subir y hay ratos que está a más de 140/90, que es el límite que me pusieron. Por lo demás no tengo ni hinchazón de manos y pies, ni retención de líquidos, ni visión borrosa, ni ningún otro síntoma.
A semana 37+4 terminé en urgencias porque mi tensión ha seguido subiendo así que he ido a la consulta de nefrología y de ahí he sido remitida a la planta de ginecología. No hay proteína en orina, los valores en sangre están bien. He estado una hora en monitores y después me han hecho ecografía, al parecer durante los monitores he tenido contracciones leves cada 10 minutos, de las cuales no he notado nada mas que a la niña moverse y la matrona que me ha atendido no le ha dado mas importancia. Así que al menos queda descartada la preeclapsia, lo cual me deja mucho mas tranquila.



El día después de estar en urgencias he pasado la noche con molestias, tales que yo creo que han sido contracciones porque he pasado la noche con cierto dolor intermitente de cadera y de musculatura de la barriga, y he notado como un calor en toda la zona de la cadera, barriga y pelvis. Durante 20 minutos nada, después cambiaba a cada 5 minutos, una hora sin notar nada de nada. Después de dar unas cuantas vueltas por la cama y levantarme varias veces hice poder mentar y desconecté para poder dormir, ha sido la noche mas rara de todo el embarazo. Por la mañana me he despertado bien, no muy descansada pero sin molestias ni dolores de ningún tipo, no le he dado mas importancia.
Esto se está preparando y la niña está colocándose en la línea de salida.

A parte del agotamiento, llevo unos días con sensación febril. Sin tener nada que ver con la irregularidad en mi tensión porque es una sensación totalmente nueva para mi. Me he medido la temperatura y es normal así que fiebre no es y del calor tampoco es porque nunca reacciono así al calor, ha habido días de mucho mas calor estas semanas y nunca me he sentido así. Me encuentro muy rara, tengo la sensación de que a esto le falta bien poquito.

Esto ha sido todo por esta semana, estos próximos días tengo cita con la matrona y con la ginecóloga (si es que llego), va a ser toda una aventura llegar hasta el hospital en el autobús a hora punta (que las citas esta vez son bien temprano por la mañana).

Ya lo dije en la última entrada pero vuelvo a decirlo, no se si la semana que viene habrá publicación, no se cuándo se pondrá en marcha todo esto así que si quieres estar al día sígueme en Twitter y en Instagram.


Deja tu comentario debajo de la entrada :-)
¡Un saludo!


          

Comentarios

  1. Normal que tengas ganas de que salga si te encuentras mal. Yo no tenía ninguna gana y de echo sigo echando de menos el embarazo. Todo el mundo me mira raro cuando lo digo jajaja
    Ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mal mal no estoy, simplemente agotada de que mi cuerpo no sea mío.. empiezo a sentirme invadida, se que luego vendrá la lactancia y eso es otro tema.. pero el hecho de no poder dormir boca abajo, tener que levantarme de la cama haciendo mil peripecias porque me cuesta o no poder ni ponerme unos pantalones sin que me cueste un esfuerzo.. me está costando ya mucho mucho!
      Ya queda poco y eso me alegra, y la recompensa de todo esto valdrá la pena siempre!

      Eliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!

Lo + leído

3 meses

El tiempo