Embarazo: semana 35


La semana pasada comenté que los unicornios y arcoíris estaban llegando a su fin, esta semana he hecho un par de visitas a la piscina y con esto he conseguido que se queden un poco mas. La piscina, el gran high light de la semana 35 porque además de refrescarme se me van todos los males de espalda y cadera.
La sensación es rara porque la barriga flota y los músculos no están tensos así que el bebé flota completamente dentro de la barriga, creo que le ha gustado mucho estar en el agua. No soy muy de piscina, me gusta mas el mar o el río pero el mar me pilla un poco lejos y para ir al río hay que ir en coche (que no tenemos) o en bici (que es un poquito too much) así que toca ir a la piscina del barrio y me he llevado una grata sorpresa porque ni tan mal oye. La semana que viene volveremos a ir un par de veces, que a Marido también le ha sentado muy bien el chapuzón.
¡Qué relax! Llego a casa agotada después de un par de baños, pero llego como nueva.



Otro día señalado de esta semana es que he hecho ronda de lavadoras, y no de cualquier ropa, lavadoras de mini-ropa. Toda una aventura tender esa ropita tan pequeña, menudo reto. La colada es la tarea del hogar que menos me gusta así que tendré que obligarme muy mucho para doblar y guardar toda esa ropita, que le vamos a hacer pero quedan 5 semanas de embarazo y quiero tenerlo hecho porque cumplidas las 37 semanas ya se considera embarazo a término y puede llegar en cualquier momento.

Lo destacado de esta semana es la visita a la ginecóloga. Hace ya unas semanas que las visitas son cada 15 días. El bebé sigue en cefálica, sigue sana y fuerte y crece a grandes marchas porque en la semana 32+2 pesaba 2079g y en la semana 34+2 el peso estimado ha sido 2600g y el shock ha sido cuando nos ha dicho que calcula que la niña pesará al rededor de los 4kg al nacer.
Lo mejor de todo es que como yo me encuentro así de bien desaparece de la mesa la idea de inducir el parto y la cosa queda en que cuando llegue llegará y es algo que me alivia muchísimo porque me agobiaba un poquito la idea del parto inducido. También me ha dicho que como voy sin idea de nada para el parto me recomienda parto natural puesto que a mis riñones y mi tensión es lo que mejor puede sentarle, de todas maneras me han dado cita con anestesia para ver que posibilidades hay y trazar una especia de plan en caso de que yo quiera medicación para el dolor porque con el tema de los riñones no me pueden dar cualquier medicación, así que lo veo genial.

Por lo demás sin novedades al frente, la semana que viene mas.


Deja tu comentario debajo de la entrada :-)
¡Un saludo!


          

Comentarios

Lo + leído

Embarazo: semana 38

El gato y los preparativos para bebé