El segundo


Desde hace ya varios meses le doy vueltas a la idea del segundo hijo, se que todavía no ha llegado ni el primero y que me queda mucho embarazo por delante y que después del embarazo todo se verá diferente pero no puedo evitar darle vueltas al asunto por un montón de razones.

Por una parte pienso que crecer con un hermano es lo mas bonito que hay, yo tengo un hermano dos años y medio menor que yo y hasta cierta edad siempre hemos sido compañeros de juego en casa. Por otro lado, como contra punto siempre tengo la sensación que con un solo hijo la gestión y organización de los tiempos resulta mucho mas sencilla, aun que un hijo solo requiera prestarle mas atención porque teniendo dos se entretienen entre ellos con juegos y demás pero a la hora de coordinar citas, deberes, actividades extraescolares y ese largo etc me parece mucho mas sencillo uno.

Después está el tema de la vivienda (que va directamente relacionado con el factor económico), aun que pueda sonar muy raro disponer de una habitación mas para un segundo hijo supone mas dinero para el alquiler. Nuestro plan en un futuro próximo es irnos a vivir al piso donde está ahora mi madre, ella tiene planes de jubilarse en España y cogeríamos el alquiler de su piso y es un piso precioso y con derecho a jardín (una joya difícil de encontrar y de conseguir tal como está el tema de la demanda de alquileres) y que de precio se ajusta a nuestro bolsillo pero tiene un dormitorio menos y evidentemente si en un par de años decidimos tener un segundo hijo supondría una mudanza mas o quedarnos en el piso en el que estamos ahora que es de tres dormitorios y sin jardín. Y esto hay que gestionarlo dentro de poco porque hay que comunicárselo a ambas inmobiliarias y a la persona que lleva el edificio donde vive mi madre para que acepte que vayamos nosotros a vivir allí.

Si es cierto que son cosas que se pueden improvisar sobre la marcha pero aquí en Suiza la vida se lleva de tal manera que no deja mucho lugar a la improvisación, en parte es algo que no me gusta nada porque viniendo de España que somos expertos improvisando hay momentos en los que ma saturo teniendo que planear todo pero en cuestiones como el piso y demás cosas hay que adaptarse a cómo se hacen aquí las cosas.

Algo que me da mucho miedo es quedarme embarazada después sin contar con ello, si una ventaja tiene la infertilidad es que mas o menos se puede contar con el embarazo a raíz de la transferencia embrionaria o del procedimiento que sea, se puede planear un mínimo y contar con ello. Pero cuántas personas hay que después de hacer un tratamiento o adoptar se quedan embarazadas de forma natural.
En mi caso estoy convencida de que mi cuerpo ha hecho un reset completo, siempre he sido muy delgada, casi como un palillo y debía tener cuidado que no me llevase el viento, fue empezar con la regla, empezar con los desajustes, empezar con pastillas anticoceptivas para regular mis ciclos descontrolados que pasé de una talla 36 a una talla 46 en cuestión de un par de años. Cuando pensé en el embarazo mi gran miedo era ponerme enorme y engordar tantísimo que fuera a ser preocupante pero ha sido al revés, el embarazo le ha hecho un reset a mi cuerpo y es que hasta he perdido peso y eso que sigo comiendo normal. Mi madre también tenía ciclos muy irregulares y después del primer embarazo su cuerpo se reguló totalmente, y creo que yo voy por el mismo camino. Así que tendré que tomar medidas e informarme de los métodos anticonceptivos después del parto porque no me quiero llevar sorpresas. Si me quedo embarazada de forma natural bienvenido sea, pero de momento me gustaría que no fuera así porque quiero ver si mis ideas se asientan después del parto.

Siempre me he visto con tres hijos, pero después de todo lo pasado para llegar hasta donde estoy y lograr el embarazo puede que ese deseo, puede que esa necesidad tan fuerte que yo tengo de ser madre se vea cubierta en cuanto tenga a mi niña en brazos.

Siento el rollo pero necesitaba soltar esta reflexión a la que llevo dando vueltas muchos meses.

¡Un saludo y hasta pronto!



Por motivos de la nueva ley de datos he deshabilitado los comentarios en el blog hasta que encuentre manera de gestionar el tema.  Puedes contactarme a través de Twitter, Instagram o Faceboook.



          

Lo + leído

Embarazo: semana 33