ICSI: un sueño hecho realidad


Desde la transferencia he intentado mantenerme ocupada con lectura y un nuevo proyecto que tengo entre manos (quiero customizar una agenda y llevar este año en agenda de papel para desconectar un poco de lo digital). He estado ocupando mis horas libres en casa con mis series preferidas y afrontando cada día con una gran sonrisa en la cara, afrontando cada día como si fuera todo nuevo, como si no hubiera nada malo y centrándome en mi vida sin pensar mucho en la betaespera., aún que no siempre es fácil y siempre ha habido momentos que he hablado mentalmente con Calipo preguntándole si está ahí, diciéndole que se quede porque le queremos mucho.
Han sido unos días en los que no he sentido ni notado cambios en mi cuerpo, días en los que me he sentido neutral por lo que no puedo decir que haya estado mareada, cansada o con molestias de ninguna clase y eso también lo ha hecho más fácil porque sino me hubiera dejado llevar por los síntomas.

Ayer fue un día gris y largo, Marido y yo salimos muy temprano de casa para el análisis y después estuvimos todo el día paseando por Zürich, manteniéndonos ocupados para aliviar los nervios, a pesar del cielo lleno de nubes y el frío que pasamos pasamos las horas con la cámara buscando rincones de la ciudad que desconocíamos por completo hasta que hicimos la llamada de teléfono a la clínica.
Buscamos un rincón tranquilo sin demasiada gente, en Zürich es difícil encontrar estos sitios pero los hay y son maravillosos oasis de la tranquilidad. No sabíamos las noticias que nos iban a dar así que era mejor estar en un sitio donde pudiéramos estar un poco para nosotros.

Y las noticias han sido las mejores, como le dije a la chica que me dio los resultados al teléfono, cumpleaños, navidades, reyes, lotería y aniversario todo en uno ¡Estamos embarazados! 
Estuvimos abrazados y llorando de la alegría como si no hubiera mañana sin importarnos que l gente nos mirase con cara de circunstancia. 

No tengo palabras para describir esta inmensa alegría, no encuentro las palabras con las que contar lo felices que estamos. De pronto todos los nubarrones se han ido, de pronto estamos en La Luz flotando en una nube. La noticia nos la dieron ayer por la tarde, de la alegría no hemos dormido apenas y yo he salido hoy de casa preguntándome si el día de ayer fue un sueño.

Dentro de dos semanas tenemos la primera ecografia, con la que nos darán el alta en reproducción asistida, después de la que podremos acudir al hospital a tener un embarazado normal, como el de esas parejas que se quedan embarazadas por el método tradicional. 

A mi me quedan pinchazos de progesterona hasta la semana 12 de embarazo pero no me importa, porque y lo hemos logrado, ya es real, aún que sea pronto para decirlo y haya que esperar a la ecografia, ya puedo decir que estoy embarazada. 

¡Un saludo y no te vayas sin dejar tu comentario!


P.D. Este post, los anteriores y los siguientes que hablan de mi tratamiento son en diferido, no hablan de ello en tiempo real. Cuando estés leyendo esto habrán pasado unas cuantas semanas.


              

Lo + leído

Los ciclos de la vida: Queriendo ser Mamá

Me paso a la copa menstrual