El del día 10 de la betaespera

Esta mañana hace 10 días de la transferencia embrionaria, aquel día pensé que el tiempo pasaría lento pero he estado muy ocupada en el trabajo así que se me ha pasado mucho antes de lo que yo pensaba.

Desde el día de la punción hasta el día de transferencia pasaron cinco días, en los que estuve en casa hecha una braga sin poder moverme mucho porque la única manera de moverme con menos dolores era al estilo caja de cartón. El día de la transferencia fui a trabajar toda la tarde, la vuelta al trabajo fue dura porque todavía tenía dolores en los ovarios, hiperestimulé un poco y mis ovarios eran como patatas. He tardado una semana en estar completamente recuperada de la punción.

Está siendo una betaespera muy rara, yo pensaba hacer mi vida normal pero dos días después de nuestra transferencia un buen amigo le dio a Marido la noticia de que ellos están embarazados y aquello nos alegró y nos partió el corazón a partes iguales, nuestra intención era no pensar en la beta, de hecho lo estábamos llevando super bien hasta que recibimos la noticia.
A parte de esto yo llevo dos semanas arrastrando una conjuntivitis galopante, que me está haciendo la vida imposible porque entre picores, escozores, gotas y pomadas tengo los ojos cansados y si a eso le sumamos el cansancio y agotamiento que me está produciendo la progesterona parezco un zombie, y por mucho que nos vayamos a dormir temprano y tengamos noches de 9-10 horas de sueño mi cara sigue igual. A los pinchazos de progesterona ya les he cogido el truco, aun que siguen doliendo y dejan un dolor fantasma durante un día entero ya me las pongo casi hasta con los ojos cerrados pero cada día estoy mas agotada, parece que cada dosis que me meto aumenta exponencialmente mi agotamiento, me paso el día con ganas de meterme en la cama y dormir.

En cuanto a síntomas no puedo decir mucho porque la progesterona es muy confusa y produce efectos que pueden ser señales de la regla o señales de embarazo así que no quiero fijarme mucho en eso.
(Ojo cuidado, detalles que si eres una persona que le dan asco ciertos temas mejor que dejes de leer aquí mismo). Hace unos cuatro días me encontré con un flujo vaginal blanco y espeso como ese que aparece unos días antes de venirme la regla (también puede ser por los niveles de progesterona), hace dos días estuve todo el día mareada y acalorada, incluso tuve un episodio de nauseas y vómitos. Estuve todo el camino de vuelta a casa con nauseas en el tren, Marido me vino a esperar a la estación y según nos montamos en el bus para volver a casa nos tuvimos que bajar porque no aguantaba los olores, a pesar de la lluvia hicimos el resto del camino a casa andando y ahí es donde al final tuve que vomitar.  Cuando llegué a casa me puse el pijama, la bolsa de agua caliente en la tripa y estuve tranquila en el sofá, se me pasó todo.
El día anterior a esto tuve dolor en la zona de la baja espalda, a la altura de la cadera. También ese dolor que suele aparecer los días previos a la regla.

Hoy, además del cansancio crónico que me causa la progesterona me encuentro bien (me fui a dormir a las 9 de la noche, me he despertado a las 8 de la mañana y tengo la sensación de que podría dormir el día entero). No he vuelto a tener flujo blanco, ni dolor de espalda, ni mareos, nada de nada.
Lo que si tengo que destacar es que mis pechos están cada vez mas gigantes y me duelen un montón y llevo tres días con gases.

Son todo síntomas muy confusos que bien pueden ser de una cosa o de la otra.
El día 14 es nuestra beta y me estoy resistiendo a hacer el pipi-test.

Seguiré informando.

¡Un saludo y no te vayas sin dejar tu comentario!


P.D. Este post, los anteriores y los siguientes que hablan de mi tratamiento son en diferido, no hablan de ello en tiempo real. Cuando estés leyendo esto habrán pasado unas cuantas semanas.


               

Comentarios

Lo + leído

La franja horaria de la lactancia

Mi embarazo y la fruta