El de la empatía


Desde hace algún tiempo comparto mi experiencia infértil en las redes sociales, además de contar aquí la aventura de los tratamientos busco apoyo en grupos como la #infertilpandy o a nivel de Suiza en grupos cerrados en Facebook. 
Hasta ahora la falta de empatía me parecía algo muy extendido en personas de fuera de la infertilidad, esas personas que no saben lo que es tener que ponerse inyecciones a una misma durante meses, esas que no dejan de repetir que nos estamos obsesionando, esas personas que no hacen mas que decirnos que tenemos que relajarnos porque parece que nos lo estamos tomando demasiado serio pero nunca, nunca en los tres años de búsqueda me había topado con algo así y me quedé atónita.

En su día lo comenté en mi cuenta de Twitter pero es que no soy capaz de quitármelo de la cabeza. Lo voy a transcribir un poco porque es un grupo de apoyo en alemán.

Chica entra en un grupo de apoyo para infértiles y comenta que en dos semanas sería la fecha prevista de parto del aborto que sufrió hace unos meses y que se siente super mal, que a pesar de tener ya tres hijos su deseo de tener un cuarto hijo antes de cumplir los cuarenta años es muy grande y lo sigue pasando muy mal por el aborto, lo cuenta para saber si hay alguien mas que se sienta así y pidiendo un poco de apoyo moral porque no sabe como lidiar con ello.

La lluvia de comentarios absurdos me dejó sin palabras porque lo primero que le dicen es que teniendo tres hijos debería aguantarse, que igual el aborto pasó porque no debería tener mas hijos. ¡Atención que todo esto en un grupo de apoyo de mujeres infértiles! 

La chica contesta que a pesar de tener tres hijos su deseo de tener uno mas es muy grande, siempe ha querido tener una familia grande y aun quiere tener un hijo mas. Si el deseo sigue ahí duele igualmente.

Vuelven a decirle que normalmente los abortos suceden porque algo no estaba bien, que igual ha sufrido el aborto porque tenía que ser así y que tiene que aceptarlo.

¡¿Pero vamos a ver?! Que comentarios de este tipo lleguen en un contexto fuera de la infertilidad no me sorprendería en absoluto, triste pero cierto no me sorprendería, pero que en un grupo de apoyo donde hay personas que están en la misma condición luchando y sufriendo por conseguir su embarazo se le diga esto a una mujer que con todo el dolor cuenta que no sabe como sobrellevarlo.
Entiendo que sea muy duro estar luchando por quedarse embarazada para tener un hijo y que venga una mujer que ya tiene tres hijos llorando por la pérdida de su último embarazo, porque ya tiene tres hijos y ya ha pasado por la experiencia y sabe lo que es la maternidad. Pero ojo que un aborto duele sea el primer hijo o sea el cuarto.
Lo que no me entra en la cabeza es que estamos hartas de tópicos, hartas de que nos digan cosas que duelen un montón y a una compañera que está pasándolo mal se le dicen estas burradas.

¿Dónde está la empatía? No me encaja, en serio, y menos en un grupo de apoyo donde todas las personas están en situación similar.



¡Un saludo y no te vayas sin dejar tu comentario!


               

Comentarios

  1. En una sociedad en la que gana el que pisa más cabezas qué empatia puedes esperar.
    😔

    ResponderEliminar
  2. Yo estoy viendo algo parecido, aunque no así de descarado. Yo "entré" en el mundo de la infertilidad en 2014 tras dos embarazos rápidos que terminarion en dos abortos espontáneos. Des de hace más de tres años no veo un positivo. Entré en un grupo de duelo, que creo que sí cumple su función de apoyo, pero, claro, las chicas se van volviendo a quedar embarazadas y tú vas quedando atrás, cada vez conectas menos porque al dolor de la pérdida se añade el de no poder concebir. ¿Qué ocurre? Pues que empiezo a leer mensajes del tipo "yo me quedé después de X tiempo después de la pérdida en el momento en que decidí ser feliz/enfocarme a hacer otras cosas/justo antes de empezar tratamiento/me relajé". Lo cual, a pesar de que no se dice con mala fe, duele y te hace sentir culpable. Ahí me di cuenta que el dolor por la infertilidad y por la esterilidad convergen en algunas cosas pero divergen en otras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy duro, yo hay chicas con las que tengo muy buena relación en las redes sociales, que siempre están ahí con comentarios de ánimo y de gran apoyo, pero por ejemplo hay muchas a las que soy incapaz de seguir en Instagram porque ya han conseguido ser madre mientras yo sigo con mi búsqueda y me duele un montón ver las fotos de sus hijos. Si es cierto que a la vez me anima a pensar que yo también lo lograré y que estoy en el buen camino para hacerlo.
      Son las dos caras de la misma moneda.

      Eliminar
  3. Si...desgraciadamente la empatia brilla por su ausencia en general, creo que no debería de costar tanto ponerse en el lugar del otro....Yo nunca he tenido un ataque de gota y no por ello no soy capaz de escuchar a esa persona desde el respeto y no dando lecciones de nada. A mi me ponen de muy mala leche los comentarios de no le des vueltas, relájate, no pienses en ello...¿perdona?..ja ja....pero si es imposible no pensar en ello cuando estás inmersa en el proceso. Un beso y me encanta el blog!!
    Enhorabuena😊

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cualquier caso nunca se le puede decir a un enfermo o afectado "relájate" como si fuera el remedio universal a toda enfermedad, resulta absurdo.
      Para mi la mejor forma de ayudar a la otra persona es ponerse un poquito en su lugar.

      Gracias por pasar por aquí Ana!
      Un saludo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!

Lo + leído

Postparto: mis consejos

Y al final... ¡mi parto!