Semilla


Pequeña semilla, estés donde estés se que el viento te traerá a mis brazos. Esta vez no ha podido ser, el aire soplaba en otra dirección y has volado pero se que estoy cerca de alcanzarte y que pronto brotaremos juntas.
Mi decepción es muy grande, tenía toda mi ilusión puesta, más que todas las veces. Claro que sabía que no podría ser pero una se agarra a los sueños todo lo fuerte que puede para ver si así se hacen realidad. Te sueño desde hace muchos años, deseo que estés conmigo desde hace mucho tiempo y tengo la sensación de que cada vez se me hace más duro estar sin ti, aún que no te conozca, aún que no te haya tenido nunca, aún que no sepa todavía quien eres se que necesito tenerte para sentirme completa.
Hay muchas otras cosas en la vida en las que se que puedo centrarme para llenar el hueco que dejas pero ahora mismo me siento un poco Emperatriz Infantil, como en la Historia Interminable, sufriendo y luchando para que La Nada no termine consumiendo mi reino entero. Intento no dejar de soñarte para que siempre estés ahí, par que sepas dónde encontrarme cuando llegue el momento, pero también intento hacer de mis días lo más normal posible para no perder fuerzas, para que tu ausencia no se apodere de mi ser. 

Te quiero, semilla mía, estés donde estés. Te espero con el corazón en un puño.



               

Comentarios

Lo + leído

2 meses

Adiós lactancia, adiós