Mi objetivo desde otro ángulo


Hace muchos, muchos, muchos años, en un alejado pueblo de Guadalajara, al este de Madrid, aprendí a hacer fotos con la Nikon F de mi padre, aquella preciosidad iba acompañada de un objetivo gran angular, además de otros dos. Su peso completo me rompía mi hombro pero aquella cámara era simplemente genial, y yo llevaba el equipo completo allá donde fuera. 
Aun era de película así que el reto a disparar una buena foto aun era mayor, hasta que no llevaba toda la película a revelar no veía los resultados. Con el gran angular siempre, siempre me gustaba el resultado.
Después de la Nikon disparé con una Minolta, para la que tuve un objetivo Tamron.

Desde que dejé la fotografía analógica siempre me ha faltado un angular, cuando me compré la Pentax K10D mi presupuesto era muy limitado y solo compré el kit Body + Lense 18-55mm.  
Y mi presupuesto ha seguido siendo limitado y ha habido otras cosas que han tenido mas prioridad en la lista.

Hace unos meses, cuando compré la Pentax K-3, después de 9 años de pasarme al mundo digital, puse el punto de mira en una lente fija de 50mm y en un angular 10-20mm. Las lentes de Pentax son bastante caras. Mi decisión por Pentax en su día, y lo sigue siendo, fue por su resistencia a adversidades meteorológicas extremas como frío intenso o lluvia (la K10D estuvo un fin de semana entero bajo la lluvia y sigue dándolo todo).

El 50mm lo compré antes de decidir comprar la K-3, el que llegó después fue un objetivo Sigma 10-20mm f/4-5.6. Y hasta aquí tengo que aclarar, para quien no sea de la materia, que la bayoneta de las Pentax K es muy especial y no he sido capaz de encontrar ni si quiera un anillo que ajuste objetivos Canon a Pentax. Así que este Sigma 10-20mm con bayoneta para Pentax K es una especialidad en toda regla.

Hoy Marido ha hecho un gesto de amor, ha ido a una tienda de ocasiones a vender su objetivo Canon 100-400mm para que yo compre al fin mi angular, el que lleva en mi lista desde que Marido y yo nos conocemos.
Curiosamente el Sigma 10-20mm de luminosidad f4-5.6 se ha dejado de fabricar para todas las marcas, pasa  a venderse en f3.5.

Como ha sido desde el principio, nuestro amor por la fotografía es mutuo y aprecio mucho su gesto, él también sabe lo mucho que significa para mi.

Así que puedo decir que he conseguido mi objetivo.







¡Un saludo y hasta pronto!

Lo + leído

Los ciclos de la vida: Queriendo ser Mamá

Me paso a la copa menstrual