Tengo la cabeza frita

Si, tengo la cabeza que me echa humo, frita.
Frita de no dormir, principalmente esta es la causa. Dormirá cuando cumpla los 4 meses, decían, dormirá cuando cumpla los 6, decían, mi hija ha cumplido 7 meses y aquí seguimos sin tener sueño de calidad.
Si, ya se lo que me vas a decir, su amor lo compensa todo, y hay días que la miro y se me pasan todas las penas y todos los males pero hay ratos que la miro y deseo que pare quieta 5 minutos, no pido mas que cinco minutos. Es un bebé y no entiende de minutos, y está empezando a tener un intenso interés por su entorno lo cual lo hace todavía mas difícil.

Por si no era suficiente todavía sigo con el tema del trabajo. He vuelto a los orígenes de la hamburguesería y me siento como en casa, la verdad que es un trabajo que nunca dejó de gustarme a pesar de que las horas que me ofrecen son insuficientes. Todavía ando enviando mi CV porque me lo piden desde la oficina de empleo, estoy a nada de firmar un contrato para finales de mayo, un contrato que me dejará despedirme de la oficina de empleo y aun con esas me exigen seguir enviando mi CV con todo lo que conlleva. Y me supone un esfuerzo enorme porque trabajo unas horas al día, mi hija requiere otro tanto de tiempo al día, a pesar de estar Marido en casa durante el día ella requiere mucha atención porque es una niña muy intensa que pide estímulos hasta cuando duerme.

En mi cabeza tengo un par de proyectos, son mas bien ideas que están ahí macerándose hasta que cuajen, hasta que llegado el momento de tener tiempo pueda llevarlas a cabo y a mi tener esas ideas ahí en la cabeza sin poder darles forma, sin poder sacarlas a la luz me quema, me quema por dentro porque en cuanto tengo una idea necesito poder empezar a trabajarla y con la niña es imposible.

Así que seguiré con el cerebro frito y sin tiempo de nada absolutamente porque la búsqueda de trabajo y la niña me roban todo el tiempo.

¡Saludos y espero que hasta pronto!


Deja tu comentario debajo de la entrada :-)
¡Un saludo!


          

Comentarios

Lo + leído

Un empleo bajo el árbol