Seis meses

El tiempo pasa volando, a pesar de esos momentos en los que parece que las agujas del reloj no se mueven. Hace unos años lo veía como imposible y ya han pasado seis meses desde que mi hija está en este plano de los vivos, han pasado seis meses y todavía me sigue pareciendo imposible, todavía me resulta increíble ¡soy madre!

A pesar de tener la maternidad como algo que quería alcanzar desde que cumplí los 19 años, a pesar de todos los años de búsqueda y lucha de un médico especialista a otro y todos los tumbos y cambios de rumbo en reproducción asistida nada me preparó para ser madre.
Estuve un año acudiendo a sesiones con una psicoterapeuta y ella me recomendó, y a mi también me pareció lo mas natural, que a pesar de estar planificando el embarazo no me adelantase a los acontecimientos o terminaría saturándome, y la verdad que es lo mejor que pude hacer, despejar mi cabeza de toda esa temática y centrarme en conseguir primero el embarazo mientras retomaba las riendas de mi vida. De esta manera todo siguió el ritmo natural de las cosas y ya tendría tiempo para ocuparme en leer sobre embarazo y crianza.

Los primeros meses fueron terribles, precioso tener al bebé en casa, precioso haber alcanzado mi deseo de ser madre pero la falta de sueño, el agotamiento, el cansancio hicieron que lo viera todo muy negro. Después de las grietas de mis pezones llegaron las crisis de lactancia, de las que nadie me había hablado, para las que no estaba preparada en absoluto (supongo que como la mayoría de las madres). Lo único que yo ya llevaba adelantado era la resistencia, después de todo el sufrimiento hasta el embarazo (una carrera a fondo y con obstáculos) algo ya sabía de ser paciente.
Hubo momentos en los que todo era negro, no veía ni la luz al final túnel pero se pasa, todo pasa, solo hay que tener una paciencia infinita, pensar cada día en que mañana será otro día o incluso no pensar demasiado, no lo sé.

Creo que lo más difícil es disfrutar del bebé, a pesar de todo, es lo que mas me costó al principio porque yo era un saco de cansancio, muerta de sueño, muerta de agotamiento. Los primeros meses siempre decía que era unas ojeras con pies y manos.
Después de las agotadoras y terribles crisis de lactancia llegaron las noches de crisis, las interminables crisis del sueño.

Y así, entre crisis y crisis, entre noches agotadoras y días interminables, con la paciencia como ingrediente principal, el amor como plato fuerte y el cariño como acompañamiento mis días se han llenado de risas, mis días se han llenado de un amor infinito e incondicional, mis días se han llenado de las carcajadas mas bonitas del universo entero, de fascinación por lo nuevo, de descubrimiento.
Mis días se han llenado de "yo paso de todo, lo importante es mi hija y mi familia", mis noches se han llenado de susurros y abrazos, y ahora el suelo de mi cocina se llenará de comida porque he empezado a introducirle la alimentación complementaria, han llegado los alimentos sólidos a las manos de mi hija (y al suelo de la cocina también, a ver lo que tardan en llegar las manchas al techo).

Así, el cansancio se va haciendo llevadero, porque todo pasa, aun que en esos momentos en los que no se ve la luz no me lo creía demasiado cuando otras madres me decían que al final hay luz. Es cierto que todo pasa y el cansancio pasa a otro plano, las noches van siendo mejores, los días son una aventura.

Entre días agotadores y noches sin dormir han llegado esos momentos en los que gatea, marcha atrás pero lo hace y ya no podemos quitarle el ojo de encima. Han llegado los ratos en los que juega a lanzar el chupete como si se tratase del tiro al plato.

Pronto llegarán los días de las carreras de obstáculos porque esta niña empieza a ser un terremoto, un torbellino que se lleva almohadas de la cama por delante, un tsunami que arrastra su manta de juegos. Pronto llegarán los días en que el cansancio sea por correr detrás de ella, aun que las noches mejoren, yo por si a caso me estoy mentalizando, no me molesto en prepararme porque nadie te prepara para este nivel de agotamiento pero si mentalizando de lo que viene.


Aprovecho para dar las gracias por todos los comentarios y mensajes de apoyo que recibo, disculparme porque hay post con los enlaces de las imágenes desactualiazadas. ¡No me da la vida!


Nos leemos en las redes sociales :-)
¡Un saludo!


          

Comentarios

  1. Toda época tiene sus cosas y yo sólo puedo decirte que disfrutes intensamente de cada una, que luego pasa tan rápido.
    Muchas felicidades!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!

Lo + leído

Tengo la cabeza frita

Un empleo bajo el árbol