Postparto: mis consejos

¡Hola hola! Las cosas que cuento en mi blog se basan siempre en mi experiencia personal, si eres habitual por aquí lo sabrás. Esta vez, después de mas de dos semanas de postparto, quiero contar unos consejos con cosas que a mi me han sido muy útiles y me han ayudado muchísimo durante las primeras semanas después del parto, entre tomas, siestas y algunos ratitos breves despegada de la niña al fin he podido terminar esta publicación.


# Un sitio para cada cosa y cada cosa en su sitio

Lo primero que para mi ha sido muy importante es tener el mueble cambiador con todo listo y ordenado, de tal manera que todo lo básico necesario esté bien accesible, y si te puedes aprender de memoria donde esta cada cosa mucho mejor. Así cuando te toque cambiar el pañal a las tantas de la noche con los ojos pegados y medio en sueños no tendrás que pegarte buscando todo, te ahorrará tiempo y nervios (esto es válido para la reciente mamá y también aplicable a su pareja).

# Agua al agua

Algo básico para los cuidados del postparto es tener una botella de agua, de esas con pitorro, en el baño. Cuando vayas a hacer pis podrás regar tus partes con el chorro de agua, si te han dado puntos el agua diluye la orina y te escocerá mucho menos. A mi esto me parecía una locura cuando me lo contaron en el hospital pero cuando lo probé me di cuenta en el primero chorro de agua el alivio que supone. Además que con el tema de los sangrados también es genial el chorro de agua porque no quedan restos de sangre que se puedan quedar resecos en la zona, sobre todo los primeros días que da como mas reparo o la zona está todavía demasiado fresca como para lavarse como es debido en la ducha.

# Divide y vencerás

Para mi esto es algo que no tiene precio, no se paga ni con todo el dinero del mundo y es que así entre bromas le dije un día a Marido que yo doy teta y él cambia los pañales. Bien, pues aun que pueda sonar a broma yo pensaba que después del parto iba a estar fresca como una rosa, y la verdad que lo estaba en cierta manera porque yo me encontraba super bien pero la matrona me dijo que bajase un cambio y ahorrase energías. Y por mucho que yo tuviera energía los primeros días enseguida empecé a notar dolores por todas partes así que Marido se ha convertido en mi mejor apoyo porque mientras yo me ocupo de la niña él hace tareas en casa, se encarga de la compra, me hace la comida la gran mayoría de las veces. Así que divide las tareas, si tu pareja no es de las que colabore precisamente habla y pide, si no es tu pareja busca apoyo externo porque lo vas a necesitar, guarda tus poderes de superheroina para cuidar del bebé, los necesitarás.

# Activa el modo de ahorro de energía

Aun que tengas la sensación de poder hacer montones de cosas no las hagas, descansa, descansa y descansa. Si puedes estar tumbada o recostada mucho mejor, intenta no pasar demasiado tiempo sentada, sobre todo los primeros días. Tumbada tu suelo pélvico podrá descansar y reponerse mucho mejor que si estás sentada, al parecer estando sentada se carga el suelo pélvico con el peso de nuestro cuerpo y esto no ayuda para nada a que se recupere. Yo esto lo he comprobado, los días que me paso mas tiempo sentada lo noto un montón.
Por la misma razón debes tener en cuenta que el peso máximo que puedes levantar es el de tu bebé y si sales de casa que sea en modo paseo tranquilo a velocidad de abuelita. Piensa que en el útero hay una gran herida que tiene que curarse, aun que no se vea, aun que no sientas dolor la herida está ahí y necesita tiempo para curarse así que tómate las dos primeras semanas de postparto con muchísima calma, repito que necesitarás esa energía para otras cosas.

# Un camión de compresas

Para los primeros días, en los que el sangrado fue muy abudante, me vinieron genial las compresas de postparto. Son muy gruesas pero incluso lo agradecí porque me servían a modo de cojín en la zona del perineo para que no me tirasen demasiado los puntos en los ratos de estar sentada, además de ser muy absorbentes y de un material que no hace sudar la zona (son de algodón y una rejilla). En cuanto el sangrado empezó a disminuir y supe que los puntos estaban cicatrizados utilicé compresas de incontinencia hechas de celulosa, sin plástico ni nada de eso, son bastante mas baratas que las de postparto y se encuentran en todas partes (al menos aquí para las de postparto tenía que ir a la farmacia). Tuve unos días el culo irritado, imagina como estaría si as compresas llegan a ser de esas de plástico. Una vez que el sangrado fue a menos he estado durmiendo sin compresa de ninguna clase, poniendo una toalla en la cama para no marchar, mi culo irritado lo ha agradecido.
En cuanto a los sangrados aprovecho para decir que no te asustes, los primeros días es muy normal que encuentres coágulos grandes, aún así si ves que dudas siempre puedes enseñarle los coágulos al personal del hospital para asegurarte que están dentro de lo normal.

# Picoteo

Tu tiempo se va a ver limitado y por mucho que tengas a alguien que te llene la despensa de comida hecha habrá momentos en los que no puedas despegarte al bebé así que procura tener pequeñas porciones, snaks, fruta a mano para comer incluso mientras das el pecho o en esas mini siestas que se pega el bebé. Tenlo todo organizado de una forma de la que mas o menos puedas echar mano sin complicarte mucho la vida. Yo estoy aprendiendo a hacer cosas con una sola mano así que viene estupendo que esté todo mas o menos accesible.

# Las visitas

Personalmente he estado muy agobiada con el tema de instaurar la lactancia, he pasado por la crisis de las dos semanas y han sido días en los que no me aguantaba ni a mi misma, días en los que mis duchas eran de 5 minutos para lavarme las intimidades y poco mas porque el bebé quería sintonizar mis pechos y esto lo hacen estando a la teta cada 5 minutos o en tomas infinitas. Así que sudada hasta rincones desconocidos de mi cuerpo, estresada y agobiada por el tema de los baches de la lactancia no me apetecía ver a nadie así que si no te apetece ver a nadie hazlo saber, delimita tu espacio. Es ahora cuando empiezo a ser persona, ahora que mi bebé tiene un cierto ritmo en las tomas cuando he empezado a salir de casa para recados pequeños y a estar un poco entre la gente (y han pasado 20 días del parto). Lo demás se ha limitado a que los que han estado en casa han sido mis padres y mis escapadas al aire libre han sido algunos paseos por el bosque lejos de la gente.

Añadiré que comas si tienes hambre, duerme si tienes sueño, descansa si te sientes cansada. Aprovecha las siestas de tu bebé para hacer estas cosas y cuidar un poco de ti misma. Estar descansada es muy importante. Suena imposible porque hay momentos en los que tengo hambre, sueño y ganas de ducharme a la vez, hay ratos que me imagino comiendo o durmiendo debajo de la ducha y para esto hay que priorizar y si huelo mal durante un par de horas mas pues huelo mas unas horas pero prefiero comer y descansar y retomar energías y en a siguiente siesta del bebé darme una ducha y volver a ser persona.
También diré que no te olvides de tu pareja, busca caricias, busca besos, busca un abrazo, busca darle la mano al dormir. A mi esos pequeños instantes de contacto con Marido me hacen sentir yo misma, son instantes que me dan claridad, instantes que por medio segundo me hacen olvidar que soy una máquina dispensadora de leche.


Poco mas que decir, seguramente en Twitter iré añadiendo pequeños breves del diario de postparto.
¡Nos leemos por las redes!
¡Un saludo!


          

Comentarios

Lo + leído

ICSI: la transferencia de nuestro congelado

El del día 10 de la betaespera