La franja horaria de la lactancia


Desde que llegamos a casa los tres y hacemos vida de familia, en esta casa apenas hay horarios porque la gran mayoría de las cosas giran en torno a las tomas de pecho de la niña. Se sale de casa cuando ella ha hecho una toma para que así vaya tranquila y nosotros no perdamos los nervios. Casi siempre se duerme cuando ella duerme y digo casi siempre porque hay veces que nosotros aprovechamos ese rato para recoger un poco la cocina, comer o cualquier cosa de la que se tienen que encargar los adultos.

Ella es dueña de las noches y cuando decide que no se duerme pues aquí no duerme nadie o casi nadie, con un poco de suerte Marido no se entera de alguna de las tomas y consigue dormir cinco horas del tirón. No es que sea una niña llorona, en absoluto y diría que todo lo contrario porque es una niña muy calmada pero hay noches que está intranquila porque no sé si en su cabeza ella piensa que a las noches alguien le va a robar sus tetas (véase mis tetas, pero se ha adueñado de ellas por ahora y son suyas) y no es que tome con tranquilidad, hay noches que activa el modo piraña y da la sensación de dar bocados.
Mis duchas y ratos de cuidado personal también se mueven en torno a la lactancia, es lógico que comer con una mano mientras con la otra aguanto a la niña al pecho es factible pero ducharme es algo que todavía no puedo hacer con ella pegada a mi (por suerte, porque disfruto de 10 minutos de mi propia persona) así que tengo que esperar a que haga su toma y se quede dormida, o tranquila, o si esta Marido en casa él se queda un ratito con ella y disfrutan un montón juntos así que esos ratos son un win-win-win.

Todavía estoy pensando como lo vamos a hacer cuando tengamos que salir con tiempo y hora de casa por alguna cita médica o similar, pues aquí los médicos no van con una hora de retraso como pasa en España por lo general, no hay ese margen. Esto se empezará a dar pronto porque dentro de nada hay que ir a la primera consulta del pediatra, el control de las 6 semanas en el ginecólogo (que mi gine y su secretaria me han dicho que no se me ocurra ir sin la niña, que ellas ven las ecografias del embarazo pero luego no ven lo que hay dentro). Así que esto será otra aventura.

Y así es como la lactancia se ha establecido como punto de partida para todas las actividades del día a día, tanto poder tiene la lactancia que ahora las horas se miden en tomas.



Deja tu comentario debajo de la entrada :-)
¡Un saludo!


          

Comentarios

  1. ¡Me recuerdas mucho a nosotros!
    Pero ¡tranquila! Te acabas acostumbrando y todo es mejor. La nena tendrá tomas algo menos frecuentes, de acostumbrarás a dar el pecho en cualquier lado y hasta podrás coger el coche e irte de fin de semana. Todo llega ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja si ya he dado teta en la calle un par de veces, yo para eso tengo cero reparos.. desde los 16 años haciendo topless en la playa con que .. reparo cero. Es mas bien cosa de que de camino a los sitios pide teta y hay que hacer parada en boxes y aquí en Suiza lo de llegar tarde no se estila mucho que digamos jaja

      Eliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!

Lo + leído

Mis trucos para el invierno en Suiza

¿Cómo cocer pasta con Thermomix TM5?