Embarazo: semana 37


Esta semana ha sido agotadora, días de muchísimo calor en los que apenas he conseguido pegar ojo, otros días en los que he dormido 9 horas seguidas y me he pasado el día con ganas de seguir durmiendo, con ese cansancio casi crónico muy parecido al del principio del embarazo.
Me siento pesada, cada día me cuesta mas moverme, levantarme de la cama es todo un reto, ya no se cómo estar sentada ni como estar en el sofá, ni como estar tumbada en la cama (menos mal que tengo el cojín desde hace meses y eso me ayuda a tener posturas mas o menos cómodas para estar tumbada). Todavía me quedan tres semanas hasta la fecha prevista de parto así que tendré que aguantar, la piscina y los paseos me están ayudando un montón a seguir medianamente ágil, algo es algo.

Hemos tenido citas médicas a montones esta semana, es lo que tiene formar parte del grupo de embarazos de riesgo, que ya parece que vivo en el hospital, en serio, que estoy allí ya como por mi casa y el personal médico me trata como de la familia.
La cita con la ginecóloga ha ido super bien, la niña a 36+2 pesa alrededor de los 3kg y sigue creciendo sana y fuerte, el líquido amniótico esta empezando a disminuir y eso quiere decir que falta poco para el parto, lo cual a estar alturas tampoco es algo que me sorprenda.
La cita con anestesia ha sido mas bien informativa para saber qué opciones tengo de cara a querer / necesitar paliativos para combatir el dolor durante el trabajo de parto y ahora me queda claro en qué momento se pone cada medicación y cómo actúa cada una de ellas, estar informada y conocer las opciones me ha dejado mucho mas tranquila. Además tienen todo mi historial y hemos revisado juntos mi perfil médico para que llegado el momento de tomar la decisión se pueda hacer sin perder tiempo.
La cita con nefrología también ha ido muy bien, sigo sin proteína en la orina y mi tensión está controlada, me han aumentado la dosis de la medicación, estaba en media pastilla por la mañana y media por la noche y me la han subido a 1-0-1 porque en estas últimas semanas mi tensión estaba al borde del límite (140/90). Es normal que a estas alturas de embarazo suba la tensión pero en mi caso es mejor tenerla por debajo de esos valores por el riesgo a posible preeclapsia.

La guinda del pastel, por llamarlo de alguna forma, esta semana ha sido enterarme de que mi medicación para la tensión no está disponible en el mercado. Esta medicación me la recetó la nefróloga hace un par de años porque es apta para mujeres en búsqueda de embarazo, embarazadas y en periodo de lactancia y es la primera opción en la lista de medicamentos aptos para estos tres casos.
El principio activo del medicamento es metildopa y solamente existe como Aldomet®, no se encuentra en ninguna otra marca ni en genéricos. Así que es imposible de conseguir en otros formatos. Me va muy bien porque no tengo ningún tipo de efecto secundario.
Supuestamente, según la información que ha recibido la farmacia del hospital por parte del laboratiro, a mediados del mes de julio se restablece la producción y la distribución de este medicamento a todas las farmacias pero por si no puedo conseguirlo me ha recetado Adalat, con el principio activo nifedipina, algo totalmente diferente a lo que he estado tomando hasta ahora pero igualmente seguro según la web de e-lactancia, pero que el efecto es mas fuerte y mas duradero que la metildopa y tiene otro tipo de efectos secundarios y sinceramente a estas alturas de embarazo y de cara al parto y el postparto lo último que me apetece es cambiar de medicación y tener que sufrir los efectos del reajuste de un medicamento a otro. Si ya me está afectando el aumento de la dosis del actual medicamento no quiero saber cómo me afectaría cambiar de un compuesto a otro.

Al parecer la ausencia de Aldomet® es a nivel mundial, puesto que es producido por un único laboratorio y esta semana he investigado un poco y justo me he topado con la noticia de que la sanidad española ha retirado un centenar de medicamentos para la tensión por detectarse una impureza que puede generar cáncer, los medicamentos retirados son con el principio activo valsartán, que no tiene nada que ver con lo que yo tomo pero puede que el paron de producción del medicamento que estoy tomando tenga algo que ver con esta investigación, que seguramente no es solamente a nivel español, no he investigado mas allá porque este asunto me ha estresado bastante, por si no tenía poco con mi agotamiento crónico.



Ha sido una semana emocionante porque mi madre me ha traído de casa, de España, un libro que me marcó muchísimo en mi infancia, incluso está inscrito a letra y puño de mi padre como "Verena 1991", yo tendría 6 ó 7 años cuando el libro llegó a mis manos y ha sido uno de esos que ha dejado huella porque no lo he olvidado. Lo busqué en el mercado y está descatalogado así que ha sido una alegría enorme que este libro que yo tuve en mis manos ahora sea para mi hija.

Terminaré este post diciendo que esta semana las contracciones Braxton están siendo mas intensas y mas a menudo que hace una semana y tengo ciertos dolores similares a los de la regla, la tripa se me pone muy dura y noto presión en la zona de la pelvis. En un par de ocasiones incluso he notado a la niña empujar hacia abajo. Así que con estos signos y sabiendo que el líquido amniótico está disminuyendo el parto se acerca.

Diré que a tres semanas de la fecha prevista de parto no se si habrá post la semana que viene, el parto puede ser en cualquier momento así que si no hay noticias en este lado de la red es porque esto se ha puesto en marcha. Recomiendo que me sigas en Instagram y Twitter si quieres estar al día y con la información a última hora.
Estoy muy tranquila, creo que jamás en mi vida he estado tan tranquila como lo estoy ahora, todo esta listo para la llegada del bebé y solo queda esperar y estar entretenida, hacer vida normal y no dejar que me obsesione contando los días que faltan para la fecha prevista.

Aprovecho para dar las gracias por leerme, por pasar por aquí y por estar conmigo en las redes sociales.

¡Hasta la semana que viene! (quizás no, quién sabe).



Deja tu comentario debajo de la entrada :-)
¡Un saludo!


          

Comentarios

  1. Venga que ya no queda nada para verle la carita.
    Espero que el nuevo medicamente te vaya bien.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo espero yo también, todavía tengo para un par de semanas del mío y ojalá cuando lo necesite vuelva a estar disponible y no tenga que hacer el cambio de medicación, porque además el otro medicamento tiene efectos secundarios fuertes y es lo último que necesito para el parto y el postparto ..
      Ya iré contando a ver en qué termina esta aventura con la disponibilidad de medicación

      Un abrazo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!

Lo + leído

Embarazo: semana 38

El gato y los preparativos para bebé