Vida social ¿es tan difícil?



Aquí estoy muy sola, el poco contacto que tengo con la gente es con algunas compañeras de trabajo y el resto de personas me quedan todas muy lejos, tan lejos que se precisa avión si quisiéramos vernos, pero no tengo a nadie con quien poder compartir un café y una buena charla sobre el embarazo o la maternidad o cualquier otro tema fuera del mundo virtual.

La semana pasada hice un llamamiento en grupos de Facebook de madres de la región dónde vivo, así como en algún foro sobre maternidad.
Mi idea es juntarnos unas cuantas embarazadas para salir a pasear, tomar algo o quien sabe si alguien se anima a venir también a la piscina a darse un chapuzón. Después del parto también me parecía genial la idea de poder tener a alguien con quien hacer intercambio de experiencias con el bebé.

El resultado ha sido que mucha gente le ha dado like a mi publicación en Facebook y el par de personas que me han escrito es para decirme que en una tienda especializada en porteo quedan a tomar café mientras intercambian opiniones y experiencias sobre los productos que allí se venden. Y aquí es donde yo alucino en colores ¿quedar a tomar café para ser víctima del marketing de un negocio? Lo siento, pero no gracias. Y mucho menos sabiendo que se trata de una tienda en la que los productos van dirigidos a personas con un alto nivel adquisitivo y los precios quedan muy lejos de mi alcance, yo que me dedico a cazar ofertas y no precisamente por hobby.

También están las clases de preparación al parto y demás historias, que son circunstancias idóneas para poder conocer a otras futuras madres, pero son cosas que tampoco me puedo permitir porque no las cubre el seguro médico, de ahí que mi idea fuera salir a tomar un café o a pasear.

Si ya es bastante duro tener lejos a la familia y que mi niña va a crecer sin primos de su edad, para mi espero que no se me haga muy cuesta arriba el hecho de no tener a nadie cerca con quien poder compartir experiencias durante el camino, que el mundo virtual está muy bien porque es una gran ventana al mundo y hay personas maravillosas que me estáis acompañando en este camino pero, seamos sinceros, desvirtualizar y poder charlar con alguien cara a cara también sienta muy bien.

Necesitaba contarlo.
Solo espero que se me pase el bajón muy pronto.

¡Un saludo y gracias por pasar por aquí!



*Por motivos de la nueva ley de protección de datos he deshabilitado los comentarios en el blog hasta que encuentre manera de gestionar el tema.  Puedes contactarme a través de Twitter, Instagram o Faceboook.



          

Lo + leído

Mis trucos para el invierno en Suiza

Y al final... ¡mi parto!