El carro: Mountain Buggy Urban Jungle


El coche para el bebé es una de las primeras cosas que Marido y yo elegimos, ya antes del embarazo hicimos un pequeño estudio de mercado y es que para nosotros es algo muy importante porque no tenemos coche y nos movemos en transporte público a todos lados y tiene que ser cómodo para poder subir y bajar del autobús y los viajes en tren, además que en verano solemos ir bastante a menudo a pasear por el bosque y en la ciudad donde vivimos hay muchas zonas peatonales que están adoquinadas así que el carro tiene que reunir una serie de condiciones.

Antes de seguir dejaré bien claro que este post no está promocionado por la marca y que hablo de ello por gusto y amor al arte.

¿Por qué hemos elegido el Mountain Buggy Urban Jungle?

- El peso:
Primeramente nos ha gustado su estructura simple y ligera, es de aluminio y pesa 14 kilos que está muy bien teniendo en cuenta que el carro lo vamos a tener que subir al bus y demás porque es peso añadido al niño y a los cachivaches que se lleven así que casi mejor si ya desde cero el carro es ligero.

- Las ruedas:
En estos meses nos hemos ido fijando y los carros que tienen las ruedas de goma dura o de plástico terminan hechas un desastre. El Mountain Buggy tiene las ruedas hinchables, con su cámara de aire y su cubierta lo cual nos parece que lo hace un poco mas adaptable al terreno que los carros que llevan la rueda de goma dura. Si se rompen por cualquier motivo la marca vende el recambio de la rueda completa o de la cámara de aire con la cubierta lo que está genial.

- Amortiguación:
Por los mismos motivos que por las ruedas, teniendo en cuenta los posibles paseos y las calles adoquinadas de esta ciudad nos ha parecido muy buena opción.

- El freno:
Siempre me he desesperado cuando veo a los padres con los carros que tienen el freno en las ruedas buscando con el pie dónde está el freno, agachando la cabeza para poder ver si atinan a bloquear las ruedas. Éste carro lleva el freno en el manillar y desde ahí se pueden bloquear fácilmente las ruedas, a mi me parece una comodidad absoluta.

- El set: 
Hay muchísimos carros que vienen con la opción triple (el maxicosi, la cuna y la silla), y sinceramente teniendo en cuenta que no tenemos coche el maxicosi no nos vale para nada o al menos no le vemos uso ninguno. Y muchas de las opciones que hemos encontrado comprar todo suelto sale por un dineral. El Mountain Buggy Urban Jungle tiene la opción de comprarlo con el capacho y la silla solamente, es compatible con MaxiCosi, en casa de mi madre hay uno de una de las veces que estuvo aquí mi hermano y familia así que en caso de necesitarlo ya lo tendríamos.

- Las tres ruedas:
A mi personalmente me parece mucho mas manejable teniendo tres ruedas y no cuatro.

Claro que todo esto es muy personal y cada uno tendrá el carro que mejor se adapte al uso que le vaya a dar. Y nosotros lo hemos mirado y remirado como quien se va a comprar un coche.
En cuanto lo tengamos y le demos uso seguramente escribiré un post dando mi opinión, a ver si cumple o no nuestras expectativas. 



¡Un saludo y no te vayas sin dejar tu comentario!


            

Comentarios

  1. Me gusta mucho este carrito, el único motivo por el que no lo cogimos, fue por ser de tres ruedas. Sí son más versátiles pero para subir y bajar me crean cierta inseguridad (creo que porque soy muy bajita)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso de la altura la verdad que no había pensado, detalle muy importante a la hora de elegir el carro. El problema que yo le veo a los de 4 ruedas es que las de delante o las de detrás son mas pequeñas, y esos que hay ahora que vuelven de moda con el look clásico con todas las ruedas iguales valen un pastizal.
      Nosotros por suerte vivimos en un 1º y el carrito se quedará en el Keller aparcado para que no esté por casa ni estorbando a los vecinos en el rellano, y para bajar al Keller son un par de escalones así que en ese sentido super guay.
      Besis!!

      Eliminar
    2. Lo de la altura es muy a tener en cuenta. Verme a mí con ciertos carritos...un show. Parezco una niña que empuja un cochecito de mayores demasiado grande xD.

      Eliminar
  2. Es un carrito bastante bien, sobretodo también por la altura de la madre, que si yo tengo hijos, también tendré que ir con cuidado jajaa
    y que pese 14 kilos esta muy bien
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, el peso es una de las razones por las que terminamos de decidirnos, porque a la hora de subir y bajar del bus / tren y demás facilita las cosas, que es algo de lo que nunca nos acordamos pero al peso del carrito hay que añadirle el peso del bebé y de las cosas que llevemos.

      Eliminar
  3. No conocía ese carro.
    Pero creo que has tenido bien en cuenta muchos factores. Yo tampoco quería maxicosi porque compramos un sistema de retención infantil específico pero salía más barato comprar el trio que por separado así que un trasto más jajaja
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El maxicosi siempre puedes venderlo si sabes seguro que no le vas a dar ningún uso, a mi es que me daba mucha pereza pensar en comprar el trio y andar vendiendo partes del cacharro porque creo que bastante tengo ya como para encima tener que pegarme con la gente que lo quiere mas barato o que se lo lleve hasta el culo del mundo porque no han entendido que lo tienen que recoger en mi casa.
      ¿Qué sistema habéis comprado para el coche? Estoy muy perdida, al no tener coche no se todo lo que hay en el mercado.
      Besis!

      Eliminar
    2. Hemos comprado una silla tipo 0/1 (Hasta los 18 kilos) que en principio es a contramarcha y luego la puedes girar, aunque mi intención es dejarla a contramarcha siempre. Es una recaro.

      Eliminar
    3. Ah vale, son las que ya directamente son para contramarcha. Casi mejor una silla que le valga un tiempecito, porque el maxicosi en seguida se queda pequeño y hay que volver a comprar otra silla.

      Eliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!

Lo + leído

Postparto: mis consejos

Mi embarazo y la fruta