Embarazo: Semanas 9 a 12



Como ya dije en la publicación anterior, en el momento en el que sale a la luz este post ya habré entrado en el segundo trimestre del embarazo.
Si te apetece he creado un post en el que están ordenadas todas y absolutamente cada una de las publicaciones que he ido escribiendo durante la trayectoria de mi Kinderwunsch, están ordenadas cronológicamente.

En este post voy a hablar de mi tercer mes de embarazo, semana a semana, en su fecha de publicación estaré ya algo mas allá de la semana 12.

Semana 9

Hasta ahora una de las peores semanas del embarazo porque he estado bajísima de energía, ya no he tenido esas bajadas de tensión como en las semanas anteriores pero de alguna manera mi mundo ha pasado a ser a cámara lenta. Parece que el cuerpo me ha bajado el ritmo de manera automática porque antes tardaba en llegar a la parada del bus desde casa unos 6 minutos y ahora tardo el doble y es que por mucho que quiera darme prisa parece que lleve unos plomos en los pies y todo va muchísimo mas despacio. El final de la semana 9 lo pasé con Marido en casa de mi madre (Navidad), y la idea era dormir allí de Nochebuena a Navidad y volver a casa por la tarde pero no fui capaz de moverme, apenas comí en tres días y estuve los tres días con dolor de estómago. Probé a tomar un poco de zumo de limón porque al parecer ayuda a calmar y a abrir un poco el apetito pero cuando fui a levantarme del sofá para irnos a dormir eché el zumo de limón y todo lo poco que había conseguido cenar esa noche (primera vomitona del embarazo). Por suerte tuve tres días libres y estuve tranquila.

Semana 10

Esta semana he conseguido regular mi estreñimiento, llevo un par de días tomando algo parecido al salvado de trigo y después de unos 5 días sin ir al baño he conseguido ir cada día. Todo un logro teniendo en cuenta que llevo un mes estreñida.
También han mejorado las comidas, he ido ajustando las cantidades y por ahora lo que mejor me sienta es comer pocas cantidades pero cada 3 ó 4 horas comiendo además lo que me apetece, lo que me pide el cuerpo (de esta manera como con mas ganas).
El cansancio también ha remitido un poco y me he encontrado con mas energía que las últimas dos semanas.

Hay pantalones que ya me cuesta ponérmelos y al sujetador le he tenido que poner una ampliación, ya estoy pensando que dentro de dos o tres semanas tendré que ponerme a buscar pantalones que me valgan. La ropa deportiva no me gusta, para mi el pantalón de chándal y los leggins es como salir a la calle en pijama, soy muy de pantalones vaqueros así que a ver que encuentro.

Semana 11

He tenido tres días libres y el día que volví al trabajo lo hice con la tensión por las nubes, me fui antes del trabajo directamente a urgencias porque normalmente las subidas de tensión no me preocupan demasiado, se que si me voy a casa y duermo se me pasan pero estando embarazada se enciende en mi cabeza el monitor de alarma. Así fue que cuando llegué a urgencias tenia 148/99 de tensión, para mi es muchísimo teniendo en cuenta que tengo los quistes en los riñones y se puede ver comprometida la capacidad renal. Me han dado la baja para toda la semana, el médico que me atendió en urgencias se sorprendió de que a pesar de todo siga yendo al trabajo, esto se lo comentaré a la ginecóloga de riesgo a ver que opinión tiene. Dentro de unos días tengo la cita mensual con la nefróloga y se lo diré también.
Lo que me dijo el médico de urgencias es que puede ser que al haber tenido la tensión baja durante semanas ahora el cuerpo se esté reajustando, que tiene lógica pero es muy raro que aun con la medicación que tomo desde hace tiempo haya tenido este pico.

La mejor noticia de esta semana es que al fin he dejado los pinchazos de progesterona y estoy muy contenta por ello, ya no tengo que mirar el reloj todas las noches para que no se me pase demasiado la hora. Además justo a tiempo porque es que las agujas ya no me entraban de ninguna manera porque tengo la piel como la de un elefante ya.
Esto me ha generado sentimientos enfrentados porque además de alegrarme también me ha creado cierta inseguridad, creo que es normal porque las personas infértiles nos llegamos a acostumbrar a tener todo controlado con la medicación, pero hay que quedarse con lo bueno y es que ya no tengo que ponerme mas pinchazos.

Semana 12

A mediados de esta semana he tenido mi cita mensual con la nefróloga. Yo tenía algunas dudas sobre cómo pueden verse afectados mis riñones con el embarazo y me ha explicado que en muchos de los casos de personas que tienen problemas renales la capacidad de función de los riñones disminuye un 5% a alturas del tercer trimestre de embarazo. En mi caso hay un gran margen ya que mis riñones funcionan a la capacidad normal, ya desde antes del embarazo, y que hay que mantenerlos en observación y ser precavidos pero que si llega a bajar en un 5% la capacidad tampoco sería el fin del mundo.
A pesar del susto de la semana pasada con el pico de tensión me ha dicho que tiendo a tenerla baja y ha reducido mi medicación de tres pastillas a dos al día, prefiere que tenga picos de hasta 140/90 como punto máximo de tolerancia a que me den bajones de tensión, según ella estando embarazada es mas peligroso un bajón de tensión que una subida momentánea y puntual.
Como truco a beber agua me ha recomendado que tome un poquito de sal con la comida porque consumir sal en justa medida aumenta la sed y el cuerpo se obliga automáticamente a pedir mas agua.


Justo el día que se han cumplido 12 semanas de embarazo hemos tenido la ecografía morfólogica, en la que además de mirar que esté todo en su sitio también miden el pliegue nucal para contrastarlo con los demás datos y sacar los porcentajes de probabilidad de síndrome de down. También me han hecho análisis de sangre y de orina rutinarios. Ha sido muy emocionante ver que lo que era un granito de arroz ahora es un pequeño bebé al que ya se le distinguen manos y pies, ver como se mueve en mi panza con el ecógrafo ha sido como estar en una película pero ya empiezo a realizar que esto es de verdad, que está pasando.

Lo menos bonito de esta consulta es que al fin han confirmado que mi embarazo es de riesgo debido a mis grandes posibilidades de sufrir preeclampsia por mis quistes en los riñones y la tensión alta, que no solamente es perjudicial para mi sino también para el bebé. La ginecóloga me ha dado una baja del 50% hasta la semana 17 (un mes entero trabajando solo la mitad) porque sufro agotamiento y eso aumenta el riesgo, aunque no suele darse hasta aproximadamente la semana 20 de embarazo pero mejor prevenir y propiciar el descanso. Ya contaba con esto, porque desde el inició de la búsqueda ya me habían dicho muchas veces que mi embarazo sería de riesgo, pero pensemos en positivo que hasta ahora está todo bien.

# Síntomas: cansancio, algún dolor de cabeza y nauseas por la noche que espero que se pasen pronto porque hay noches que hasta me cuesta quedarme dormida.

Ya iré contando que tal va todo esto en siguientes post.

¡Un saludo y no te vayas sin dejar tu comentario!


            

Lo + leído

Me paso a la copa menstrual

Mi armario para el embarazo