Mi último día de terapia



Ayer fue un día muy especial porque después de casi todo un año visitando a mi psicoterapeuta decidí que sería mi última visita.

He aprendido muchísimas cosas en este año y muchas de ellas ha sido gracias a mis sesiones de terapia. Al principio fue muy duro, me costó mucho además de llegar a estresarme en algunos momentos en los primeros meses porque supuso enfrentarme a aspectos de mi misma en los que nunca me había atrevido a profundizar, me enfrenté a mis propios demonios y mis tormentos pero me ha ayudado a poner orden, a despejar las nubes y dominar demonios.

De mi año de terapia me quedo con haber aprendido a reconocer cuando no estoy bien, a reconocer por qué no estoy bien, he aprendido a darle importancia a las cosas que de verdad la tienen y así me he dado cuenta de que en mi vida hay verdaderamente muy pocas cosas que importan, el resto de las cosas están ahí y no tengo por qué perder mi energía en ellas.

He aprendido a ir paso a paso, hace un año pensaba en planes desde la A hasta la Z y ahora mismo se que me sienta mucho mejor no ir tan lejos y hacer planes según vienen las cosas en la vida. 
También he aprendido a reconocer las cosas buenas que hay en mi vida, a reconocerme a mi misma y volver a saber quien soy haciendo las cosas que me gustan como haber recuperado la fotografía, que desde hacía años había dejado mi afición muy aparcada, y que centrarme en lo que tengo y lo que me gusta hacer en la vida me ayuda a no pensar en lo que no tengo, he aprendido a ser feliz con lo que tengo y eso vale muchísimo.

Después de este año de terapia he recuperado mi persona, vuelvo a ser la que era antes, esa persona que no da importancia a las cosas, esa persona que tiene ganas de reír a todas horas, esa persona que siempre hace planes sobre la marcha.

Hace un año mi Kinderwunsch ocupaba el 80% de mis pensamientos, a mediados de año empezó a ocupar un 50% y gracias a centrarme en lo que tengo en mi vida y en lo que me gusta hacer, centrándome en lo que me llena como la persona que soy el Kinderwunsch ha pasado a un tercer plano. No quiere decir que haya dejado de lado mi sueño de ser madre pero de esta forma he reducido la ansiedad y los nervios y ahora está siendo algo que sucede mientras vivo.

Me siento muy orgullosa de haber recuperado mi persona.



¡Un saludo y no te vayas sin dejar tu comentario!


               

Comentarios

  1. Bravo por ti!!!
    Ahora tendrá que volver a pensar en ello no?
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca he dejado de pensar en ello, pero se hace mas llevadero. Además tengo que decir ... en Insta y Twitter ya lo he comunicado, el blog va con retraso... me voy a adelantar a los acontecimientos... redoble de tambor .. Estamos embarazados :-)

      Eliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!

Lo + leído

El tiempo

3 meses