El de la beta


No ha podido ser, así de claro. No voy a andarme con rodeos.
Ha sido la noche mas corta y mas larga de todo el tratamiento, corta porque nos fuimos a dormir a las 10 de la noche y el despertador ha sonado esta mañana a las 5 (a las 7 de la mañana nos esperaban en la clínica para la extracción de sangre y está a una hora de camino en transporte público). Mas larga porque a pesar de las pocas horas que hemos pasado en la cama no hemos pegado ojo.

Diré que hemos pasado un día de verano precioso (recuerda que los post en los que hablo del tratamiento son en diferido), hoy ha sido un día de sol y calor increíble después de dos semanas lluviosas con aspecto y temperaturas casi otoñales así que hemos aprovechado el madrugón y hemos pasado el día paseando por Zürich, con las cámaras de fotos en la mochila con la intención de hacer una ruta fotográfica por la ciudad y hemos terminado a las 9 de la mañana paseando en barco por el lago de Zürich.
Digamos que ha sido la mejor estrategia por si era negativo, hemos tenido el día libre y nos ha venido genial salir a tomar el aire, el sol y disfrutar de unas vistas preciosas del lago. Y así ha sido, a pesar del mal trago hemos pasado un día fuera de casa estupendo.

Ahora solamente nos queda asumir que no ha podido ser esta vez, que siendo realistas era difícil teniendo en cuenta que he tenido una ligera hiperestimulación ovárica y he tardado mas de cinco días en recuperarme completamente de la punción, al menos yo lo veo así y creo que mi cuerpo ha necesitado la energía para tratarse a sí mismo.
El siguiente paso es dejar toda la medicación y las hormonas a efecto inmediato, que me venga la regla y descansar un ciclo. En el siguiente ciclo se hará una pequeña estimulación para conseguir un folículo y así engrosar el endometrio para una transferencia de un embrión descongelado.

Me vendrá bien un mes sin hormonas, ni pastillas, ni pinchazos ni similar, un mes sin visitas médicas, un mes en el que Marido y yo seremos nosotros y no una pareja infértil, un mes en el que además tenemos una semana de vacaciones y nos vendrán genial para desconectar.

Evidentemente, está claro y no voy a mentir que me siento defraudada, incluso podría decir que frustrada hasta cierto punto porque es mucho tiempo y mucha energía que hemos invertido para llegar a este punto. Siendo positivos tenemos un embrión y nueve óvulos fecundados en el congelador esperando su oportunidad y eso me alivia porque al menos no tendré que volver a pasar por todo el proceso otra vez.

Se que nuestra pequeña semilla está ahí, entre esas 10, esperando su oportunidad para brotar y echar raíces en nuestros brazos.


¡Un saludo y no te vayas sin dejar tu comentario!


P.D. Este post, los anteriores que hablan de mi tratamiento son en diferido, no hablan de ello en tiempo real. Cuando estés leyendo esto habrá pasado ya un tiempo, cuando lo estés leyendo ya habré pasado el mal trago de la beta negativa y es posible que ya esté pensando en la siguiente transferencia.


               

Comentarios

  1. me ha gustado tu plan alternativo por si el resultado era negativo, me lo apunto para cada vez que puedan darme una "mala" noticia! Gracias por compartir tu historia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando se lo conté a mi terapeuta me dijo que fue una idea buenísima, pasar ese día y esperar las noticias fuera de casa me ayudó a afrontarlo de otra manera.
      A ti por leerme!!!

      Eliminar
  2. Siempre para adelante, aunque cueste.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El camino el que me hace fuerte, ha pasado ya un tiempo y me encuentro super bien :-)
      Un abrazo!!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!

Lo + leído

La franja horaria de la lactancia

Mi embarazo y la fruta