¡Betaespera!

Las personas infértiles le llamamos betaespera al tiempo que pasa desde la transferencia del embrión (ese momento en el que el embrión pasa de estar en la incubadora del laboratorio al útero de la madre) hasta el día en el que se hace el test sanguíneo y se conoce el valor de la hormona beta hCG, se empieza a generar esta hormona en el momento en el que el embrión se implanta. Aquí lo explican muy bien por si tienes interés en leer mas detalladamente.

Ayer tuvimos nuestra transferencia, de un embrión que la clínica no nos ha dado detalles en cuánto calidad en una escala y creo que es mejor porque yo creo que conocer la calidad puede condicionar mucho mis pensamientos.
Esta mañana nos han dicho que ha quedado otro blastocisto de cinco días que han congelado, así que de cinco que habían seleccionado han quedado dos, los otros tres se han quedado por el camino. Son buenas noticias porque al menos esto nos da otra oportunidad.

Tengo muy buena sensación con todo esto, aun que hace días que tengo una conjuntivitis que no se me pasa ni con las gotas que me han dado en el médico, mirando el lado bueno así no me centro en pensar en la betaespera.
Todavía ando con un poco de dolores en los ovarios porque tengo un poco de sobrestimulación, ayer durante la transferencia me enseñaron mis ovarios en la ecografía y siguen del tamaño de una patata, pero bueno, eso es algo que poco a poco volverá a su estado normal.


Lo que me queda ahora son las inyecciones diarias de progesterona y la toma de píldoras de estrógeno para propiciar la implantación y el crecimiento del embrión. La progesterona me la han ofrecido en 3 supositorios vaginales al día, uno cada 8 horas, o una inyección intramuscular, yo me he decidido por la inyección porque los supositorios vaginales los utilicé el año pasado durante la inseminación artificial y los efectos secundarios no me gustaron mucho (sequedad, irritación y un engorro con los restos que no absorbe el cuerpo). Si termino harta de las inyecciones siempre me puedo pasar a los supositorios sin ningún problema, porque en caso de que esto termine en embarazo tendría que meterme al cuerpo progesterona suplementaria hasta la semana 10 - 12 del embarazo.
También me han dado una aspirina diaria para mejorar la irrigación sanguínea. 

No se si durante estas dos semanas escribiré sobre mi des-esperación, sino es así ya habrá noticias.

¡Un saludo y no te vayas sin dejar tu comentario!


P.D. Este post, los anteriores y los siguientes que hablan de mi tratamiento son en diferido, no hablan de ello en tiempo real. Cuando estés leyendo esto habrán pasado unas cuantas semanas.


               

Comentarios

  1. Y suerte que a ti te hacen análisis en sangre. Aquí en la seguridad social nada, si querías te hacías tú un test, y así me pasó que confundí un sangrado de implantación con la regla y empecé un nuevo ciclo. Ahora me río pero tuve un mejunje de sentimientos esos días...
    A mí la progesterona no me secaba ¡al contrario! Debía vivir perpetuamente con salvaslip.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ostras ... y en la SS no te dijeron nada por lo del sangrado de implantación?? Vaya faena!!!
      Y por qué no hacen beta? A veces no hay suficiente concentración de hormona en la orina!

      A mi la proges en supositorio me va fatal, la inyectada mucho mejor en ese aspecto.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!

Lo + leído

Postparto: mis consejos

Mi embarazo y la fruta