Reflexiones de ayer



Hay días raros en los que me toca madrugar y formo parte de la masa de zombies, antes de que salga el sol yo ya estoy en el tren. Hoy es uno de esos días, son las 6:44 y yo ya estoy sentada en el tren de camino al trabajo, cuando llegue a mi estación decidiré si ejercer la pereza y esperar el autobús o darme un paseo de 10 minutos desde la estación hasta l puerta del trabajo, son cosas que me gusta decidir en el momento en el que me bajo del tren, a veces no me vale solo con llevar el smartphone cargado de música y mis auriculares B&O para despejarme, hay días que bajondel tren y tengo la sensación de necesitar aire fresco como si el aire de la calle fuera a borrarme de la cara las ojeras de panda o se fuera a llevar las legañas que no he conseguido despegar en la ducha.

Hay días en los que no me importa formar parte de la marea de zombies mañaneros, aún que esté cansada y dormida, aún que ni si quiera el tanque de té negro me despierte, porque sé que la recompensa es volver pronto a casa y tener la tarde libre para estar al sol en el balcón, disfrutando de lo poco que nos queda de sol en estas tierras, la luz de otoño me encanta pero también me produce cierta tristeza porque es el anticipo del invierno y es la estación del año que menos me gusta, aún que este año me he propuesto obligarme a salir a pasear con la cámara de fotos para hacer algunas tomas de la nieve, a ver si de esta forma consigo agobiarme menos pero no con este pensamiento lo llevo mejor, quiero agarrarme hasta el final a esos rayos de sol.

Otros días me quema por dentro ser parte del movimiento zombie mañanero, sobre todo los días que se que tendré trabajo a toneladas y he dormido poco, pero centrándome en cada momento sin pensar mucho en el día que me espera me ayuda a veces mucho más que mentalizarme desde el día anterior.

¿Tu cómo afrontas el día? ¿Que tácticas tienes para sobre llevar el estrés?


¡Un saludo y no te vayas sin dejar tu comentario!


               

Comentarios

  1. A mí no me disgusta madrugar, suelo acostarme pronto, pero a veces sucumbo a la pereza porque madrugo tanto para ir a la piscina o organizar en casa, ya que a las tarde sé que no estoy suficientemente activa para hacerlo. Si tendría que levantarme a las 4 para tener la tarde libre lo haría.
    Para superar el estrés lo que hago es apuntarlo todo y hacerme un planning, me viene bien.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo suelo ser muy organizada, tengo hasta plan B y C para la mayoría de las cosas (creo que vivir en Suiza está destrozando mi capaz de improvisar). Pero llevo unos meses en los que prefiero ir paso a paso y dejarme sorprender con cómo vengan las cosas y ya está, me hace menos daño así.
      Y no soy nada de madrugar, aun sabiendo que después tengo mas tiempo libre por la tarde, no hay manera. El día que me toca estar en el trabajo a las 7 de la mañana es mortal.

      Un abrazo!!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!

Lo + leído

Postparto: mis consejos

Y al final... ¡mi parto!