Uno de muchos planes

Ya hace mas de tres meses que voy a terapia y me está ayudando mucho a organizar mis ideas. Cuando llegué a consulta, en una de las primeras sesiones, le expliqué a mi terapeuta que me veía como una maraña descontrolada, que no era capaz de distinguir nada en esa maraña, ni si quiera era capaz de alcanzar ninguno de los hilos sueltos porque todo se veía negro, descontrolado, desordenado.

Ahora consigo ver luz, consigo tener aire, consigo distinguir los hilos porque la maraña se está desenredando, lo comparo con un ovillo de lana al que estoy consiguiendo deshacerle los nudos.

Con el tratamiento de reproducción asistida a la vuelta de la esquina mi terapeuta me preguntó si tengo pensado cómo gestionar los sentimientos y las situaciones a las que tendré que enfrentarme y le dije que mirando a un futuro próximo lo que mas temo es la famosa beta-espera, la mayoría de las personas hablan de la beta-espera como las dos semanas mas difíciles de todo el tratamiento de reproducción asistida, ni si quiera los pinchazos me dan tanto miedo como la beta-espera.

Me gusta ir un paso por delante, siempre me ha gustado saber cuál es el siguiente paso, siempre tengo un plan A, un plan B y un plan C por si uno de los planes se cae tener otros dos. Se que en un momento en el que estaré de hormonas hasta arriba, en el que posiblemente mi persona se vea distorsionada por el efecto de las hormonas en mi cuerpo no seré capaz de decidir con claridad y por eso, en este caso, prefiero tener un plan.

Ya desde que el año pasado a principios del otoño empezamos con las pruebas en el hospital de Zürich tuve claro cual será mi plan para la beta-espera, de esto hace ya unos 8 meses.
Desde la inseminación artificial del verano pasado soy una adicta a la lectura, en el 2016 devoré 11 libros, creo que batí mi propio récord porque hacía muchísimo que no leía tanto como lo hice el año pasado (en dos semanas de vacaciones leí 3 libros y no precisamente pequeños). 
Este año mi lista de lectura también es bastante grande, no se si alcanzaré a leer todos los que tengo en la lista de pendientes pero me gustaría leer al menos 9 libros este año.


Mi plan para la beta-espera no es la lectura, al menos no el plan inicial. Todos los años hago una maratón de Friends, en casa no se ve otra cosa hasta que no termino de ver las 10 temporadas completas, así que este año he decidido hacer la maratón de mi serie preferida durante el tratamiento y la beta-espera. Me se de memoria un montón de diálogos, me se de memoria muchísimas de sus escenas pero es una serie que no deja de divertirme y se que es algo que me va a ayudar mucho a no pensar durante esas dos semanas tan delicadas. A parte quiero seguir trabajando, quiero hacer mi vida normal, cuando mi Marido y yo tenemos relaciones no me quedo en casa dos semanas "por si acaso estoy embarazada", pues para mi es igual de absurdo quedarme en casa dos semanas dándole vueltas a mi cabeza, sentada todo el día en el sofá.

Además ahora tengo dos estupendos libros de recetas con platos y menús de la serie y quizás me anime a hacer de cocinillas también. Quien sabe.

¿A ti te gusta ir un paso por delante o prefieres esperar a que las cosas vengan?


¡Un saludo y no te vayas sin dejar tu comentario!


               

Comentarios