Tres días libres

He tenido uno de esos fines de semana largos, en mi caso esto se da una vez cada milenio porque trabajo los sábados y ya solamente el hecho de tener dos días seguidos es un lujo para mi.

Una publicación compartida de Verena Gröbli (@verenagroebli) el


Me siento super bien, me siento como después de las vacaciones. Estoy relajada, despejada y descansada.
He dormido, he bebido (hemos hecho sangría y el domingo cayó una botella entera de vino entre Marido y yo), he tomado el sol, he salido a pasear, he salido de compras, he hecho algunas tareas de casa (algunas eh, nada de excesos), he estado tirada en el balcón. Ha sido un gusto porque la mayoría de la gente del barrio no ha estado aquí, han estado de puente, y hemos estado tranquilos en casa.

Me encanta poder tener estos fines de semana largos, me vienen genial, sobre todo ahora que me conviene estar tranquila y descansada teniendo en cuenta la que se me viene encima con nuestro tratamiento de ICSI a la vista.

Lo único que no me he podido quitar de la cabeza es la señora menstruación, que todavía no ha dado señales de ningún tipo a parte de mi cara llena de granos, para lo que por suerte también he tenido tiempo y he hecho terapia de choque con jabón, exfoliador y crema para regular la piel (los tres pasos de Clinique que me salvan la vida en estos casos desde que los empecé a utilizar en marzo).

¡Que bien sienta hacer un poco de todo y a la vez nada!


¡Un saludo y no te vayas sin dejar tu comentario!


                


Comentarios

  1. Me alegro. Yo siempre tengo fin de semanas y todos los puentes que caen y a veces me quejo, de vicio lo sé.
    Disfruta mucho.
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!