Los ciclos de la vida: Él

Hace un tiempo que un hombre me escribió en privado a través de las redes sociales para contarme su situación, me sorprendió porque esta persona y yo nos seguimos mutuamente desde hace tiempo pero fuera del contexto de la infertilidad, de hecho su historia me llegó tanto que confieso que fue lo que me impulsó a escribir las cartas a la infertilidad

Ella, su pareja, no quiere contarlo a nadie, aun está en esa parte del proceso que no se cree que todo esto le esté pasando a ella. Él es una persona llena de optimismo y en sus palabras hay muchísimo amor hacia ella pero también hay dolor, ese dolor que parte de la impotencia y de la frustración por la situación.


Hoy no es una entrevista, es un testimonio. El testimonio de él, palabras que surgen desde lo mas profundo de un corazón roto, que con su permiso hago públicas aquí para demostrar que los hombres también sufren en todo este proceso.

Hola, hace tiempo que no te escribo. Hemos estado "liados"... ayer nos dijeron, que a pesar de la hormonación que se ha pinchado Ella estos meses, no vamos a poder tener un bebé "completamente nuestro"... ayer fue el peor día de nuestra vida en pareja. 

Ella está destrozada y yo lo estoy también por ella.
Viendo como se pinchaba hormonas todos estos días, pensaba lo mucho que debía desear tener un bebé, hasta el punto de alterar su cuerpo al máximo, sin importarle nada...yo, dudo que pudiese hacerlo. Me daban ganas de llorar al verla, ilusionada después de cada pinchazo, besándola y acariciándole la tripa, mientras recogía todos los desechos de plásticos y jeringuillas. 

Aunque la doctora nos dijese que las probabilidades de generar más óvulos fueran escasas, tenía esperanzas...  yo era más incrédulo. Los análisis de ella no eran buenos, eran bastante malos de hecho. 
Ayer, después de la hormonación, solo ha podido generar un mísero ovulo...y la doctora nos dijo que es claramente insuficiente. Incluso aunque se hormonase otras 6 veces más, no generaría óvulos suficientes para extraer dos o tres óvulos sanos, con mucha suerte. 

Ella se hundió...no podía parar de llorar. Yo no sabía cómo consolarla...si queremos tener un hijo, tiene que ser con el ovulo de otra mujer. 
Hemos decidido abandonar la hormonación, no por el dinero, que también se dispara por cada ciclo, sino porque las esperanzas son menos que mínimas. 
Ahora vamos a llorar, a intentar pasar este duelo de la mejor forma posible, a intentar olvidarnos un poco de todo este tema y continuar con nuestra vida de pareja. Nos iremos en familia de vacaciones y a la vuelta, pensaremos en las alternativas que nos quedan con ayuda psicológica, si es necesario. 
Yo seguiré queriendo a mi mujer hasta el fin de mis días, con o sin hijos... pero la pena que ella tiene dentro, no creo que pueda desaparecer jamás.

Te deseo mucha fuerza, os deseo a los dos mucha fuerza, desde lo mas profundo de mi corazón. Se que no es una situación fácil pero sea lo que sea tenéis una vida juntos, os tenéis el uno al otro y eso es maravilloso. 




               

Comentarios

  1. Cómo me gustaría tener un mando a distancia para pasar rápido esos momentos tan duros y dolorosos, p tienen q existir para afrontar con fuerza cada paso.
    Yo soy mamá por ovodonación y soy la mamá más feliz del mundo. Agradecida hasta el infinito a mi hada anónima p enamorada desde las entrañas hasta el infinito de mi hija.
    Mucha fuerza y un gran abrazo, pareja. Es tan importante tener a tu marido al lado remando juntos!

    ResponderEliminar
  2. Que triste, que duro...
    Espero que pronto ella pueda aceptarlo y continuar con el siguiente paso si es que deciden hacerlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me conmovio la carta, tal vez porque mi historia fue exactamente igual que la de ella.
    Decirle a tu mujer que ese duelo genetico lo pasamos muchas mujeres. Y que también creemos que nunca lo podremos superar. Pero no es cierto, sí que se supera. Las mamás "genéticas" adoran a sus hijos, pero las mamás "biológicas" aunque no genéticas como nosotras, los amamos el doble de lo normal. Nuestro amor no tiene limites, porque para tenerlos en nuestros brazos tuvimos que renunciar a nuestros genes. Y a día de hoy, lejos de verlo una herida sin cura posible, lo vemos como una suerte, ya que si no fuera por la ciencia, nunca podríamos haber sido madres.
    Y a fin de cuentas de nada mas que eso se trata toda esta historia de la maternidad, de amor en estado puro, no de genes ni de sangre.

    ResponderEliminar
  4. Para la persona que escribió la carta, decirle que cuando sea su momento si toman la de decision de continuar, que miren la información sobre epigenetica a cerca de ovodonacion y se sorprenderán, como nos sorprendemos todas. Parece ser que "el que tuvo, retuvo " y que 9 meses de embarazo producen un intercambio entre nuestras células y las del bebé, aunque no sea nuestro óvulo. No somos sólo un "recipiente" para crear vida, sino que se modifica nuestra propia carga genética y también la del embrión. Yo nunca diría así mismo que no se pueden modificar los genes, ya que se produce una transferencia madre-hijo.
    Es algo extraordinario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por otra parte, y aunque no sea el momento tal vez de plantearse esto, yo si tuviera unos años menos o la capacidad económica para sustentarlo...recurriría como baja respondedora a la Dra. Crespo de IVI Valencia y también trabaja en Madrid. Tiene protocolos con buenos resultados en estos casos realizados con minifiv (dosis más bajas de medicación ), también se pueden terminar de madurar los óvulos en el laboratorio (aprovechando así los que salen inmaduros, esto no sé si también lo hace ella o ahora estoy mezclando clínicas, aunque se hace seguro). Si hay esas avanzada de la mujer se tendría que hacer DGP a los embriones y todo esto es bastante caro. Yo lo descubrí después de mi tratamiento (con el mismo resultado y pronóstico que vosotros, ojalá lo hubiera averiguado antes).
      Tal vez el resultado acabe igual que ahora o tal vez no, pero es una opción.
      Ovodonacion tampoco es seguridad total de ser padres, porque hay un 40% de efectividad (aunque algunas clínicas inflan un poco más los resultados ), con lo cual nada es seguro en esta vida.
      Yo no iría a por ovodonacion, hasta no estar completamente seguros que ese bebé lo vamos a sentir nuestro. Nunca diría que no va a ser del todo nuestro, sino que nosotros lo haremos nuestro. Es algo nada fácil a trabajar a nivel psicológico, pero se puede hacer si se desea de verdad.

      En las terapias el 90% de los conflictos que tienen las mujeres asumiendo esta situación, no resultan ser tanto con la genetica(como parece a priori) sino son con el exterior. La sociedad y como va a asumir el entorno social de la familia esa ovodonacion.
      O sea que muchos de los miedos vienen por "que dirá o pensará la gente", la família, los amigos.
      Y el dilema (con opiniones opuestas) sobre si el niño debe o no saber su origen.
      Así que el final no son los genes, sino nuestros miedos y los tabúes sociales los que nos condicionan.

      Y que insignificante resulta un tabú social o el miedo a algo, ante el amor de una mujer (y de un hombre ) por ser padres.

      No creéis?

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Perdón , quería decir que si hay edad avanzada de la mujer, se tendría que hacer DGP...

      Eliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!