La neutralidad de la clínica

Sentirse a gusto y bien en la clínica de reproducción asistida es un criterio a tener en cuenta a la hora de elegir.


Hace unos días contaba que Marido y yo estuvimos al fin en la nueva clínica y nos dieron muy buenas noticias, el trato al paciente es muy importante. Nos trataron como a personas normales, dos pacientes, una pareja en busca de una solución al problema para concebir, en ningún momento tuve la sensación de que nos trataban como si fuéramos bichos raros o nuestro caso se saliera de la norma. Cuando hicimos la IA el año pasado les faltó anunciarlo por la megafonía del hospital de Winterthur porque todo el equipo médico, incluyendo el personal del laboratorio, estaban emocionados con poder realizar una inseminación artificial, pero al menos nos tomaban en serio.

En el UniversitätsSpital Zürich (*a partir de ahora USZ) fue peor porque nadie parecía tomarse en serio nuestro caso, nos mandaban de un lado a otro siendo nosotros los que teníamos que resolver conflictos de comunicación entre unos y otros y nos siguieron mareando hasta que dijimos basta. Aquello eran todo limones, y encima limones de los amargos.

En la clínica en la que estamos ahora nos hablan de una manera calma y tranquila, prestan atención cuando hablamos y nos toman en serio. Es algo muy importante, que no parezca que se rían en tu cara cuando estás contando alguno de tus miedos.

También tiene un papel muy importante la decoración y el estado de las estancias.
El doctor con el que tuvimos la primera cita en el USZ, que es con quien haríamos el tratamiento, nos recibió en su despacho y no en una sala de consulta médica, pero menudo despacho. Una mesa enorme de cristal, sillas de diseño, todo muy frío. La mesa era tan grande que casi hubiera sido mejor hablar por teléfono, una iluminación muy fría y todo con aires de grandeza. 
Otra cuestión es la sala de espera, aquí no había sala de espera como tal, nos sentaban en sillas en el pasillo sin ventanas y es una sensación un poco incómoda. Además de que nos lo pintaron como que la clínica de reproducción la tienen a parte y no es así, porque las ecografías me las hicieron en el mismo sitio en el que atienden a mujeres embarazadas y esto me pareció de mal gusto.

De todo esto me he dado cuenta cuando estuvimos la semana pasada en la clínica en la que haremos el tratamiento, porque la comparación de un sitio con el otro es muy lejana. 
La mujer de la recepción nos acompañó a la sala de espera, una sala de espera con una iluminación suave y cálida, un sofá y sillas en color crema y suelo laminado en madera. En las ventanas hay cortinas que no dejan ver el exterior pero que dejan pasar la luz de fuera. Yo me sentí bien allí, no tuve la sensación de estar en un agujero.
La doctora nos recibió en una consulta llena de luz natural, ningún despacho, y se sentó a nuestro lado para explicarnos todo el proceso (incluso nos hizo dibujos para poder explicarlo de forma algo mas gráfica y se pudiera entender mejor).

Para mi, el hecho de que la primera cita fuera en la consulta y no en un despacho es muy importante, porque de esta manera como paciente me puedo familiarizar con la estancia y el día que tenga que estar ahí para otras cosas no me sentiré extraña.

Un detalle muy importante es que en ninguno de los sitios que hemos visitado tienen fotos de niños en las paredes. Es imagen típica de las clínicas de reproducción asistida que salen en las películas donde tienen una pared llena de fotos de los niños que han llegado al mundo gracias a sus tratamientos de fertilidad.
A mi personalmente no me importa, porque me parece bonito llegar a un sitio y poder pensar que nuestro hijo podría estar ahí también en un futuro, pero hay personas que se encuentran en otra fase del duelo infértil y es mejor mostrarse neutral.

Así que lo mejor es un espacio cálido, acogedor, con una buena iluminación y a ser posible que las fotos que haya en las paredes sean paisajes o las paredes al desnudo.


¿Cómo es la clínica de reproducción asistida por la que tu te has decidido? 



¡Un saludo y no te vayas sin dejar tus comentarios!


                


Comentarios

  1. Yo soy una de esas personas a las que no les termina de gustar lo de la fotos de los niños en las paredes, a decir verdad me deprimen un poco :/
    Mi marido y yo llevamos un tiempo intentando tener hijos, aunque ya sabíamos que de forma natural iba a ser casi imposible. Ahora queremos intentarlo por una Inseminación, pero aquí en Suiza de repente se complica todo demasiado y a veces me planteo si realmente quiero pasar por todo esto.
    Las personas de mi entorno no saben que tenemos este problema y no hacen más que preguntarnos que los niños para cuándo, yo ya no sé qué decir para que dejen de preguntar. Es un tema en el que me siento tremendamente sola e incomprendida, supongo que el ser un tema "tabu" no facilita las cosas.
    Y bueno, todo esto para decirte que me ha encantado encontrar tu blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida anónima, gracias por pasar por mi blog y gracias por dejar tu comentario :-)
      No tiréis la toalla. Las cosas se complican, pero créeme cuando te digo que siempre puede ser peor y cuando mires atrás después de haber ido superando obstáculos te darás cuenta de lo valiente que has sido y de lo fuerte que te has hecho.
      Si tienes dudas o necesitas cualquier cosa, desahogarte o hablar con alguien del tema o lo que sea.. por favor escríbeme un correo (elblogdeverena@gmail.com) que me tomaré el tiempo en contestarte.

      Eliminar
  2. A mi también me molestan un poco las paredes llenas de fotografías de niños. En realidad, no tengo muy claro cuál es la razón pero lo cierto es que me deprimen.
    Nosotros estamos aún en momento analíticas y solamente después de 10 meses de intentos. Y digo solamente, porque después de leer blogs como el tuyo, empiezo a pensar que esto va a ser una carrera muyyyyyy larga y que por primera vez en mi vida me voy a tener que armar con muchísima paciencia (mi novio siempre me dice que la paciencia no es precisamente una de mis virtudes).
    Pues el otro día, fuimos a hacernos las analíticas de sangre y ahí que nos meten en una salita muy pequeña y estrecha con ambas paredes laterales repletas de fotos. Y como he dicho, no se explicar muy bien la razón pero lo cierto es que me sentí muy incómoda. Estoy de acuerdo contigo, en que creo que la neutralidad es siempre mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una carrera de fondo. Yo también soy una persona muy impaciente y quiero todo para ya, aquí y ahora. Siempre digo que de todo en la vida se aprende, incluso de las cosas malas que nos pasan se puede sacar algo en claro y si algo me esta enseñando la infertilidad es a tener paciencia.

      2 años y medio para empezar a atisbar el embarazo es mucho tiempo, pero me doy por contenta y mirando el lado bueno hemos ido despacio, con calma y dando pasos seguros sin tomar decisiones rápidas y a lo loco de las que luego nos hubiéramos podido arrepentir.

      Y cómo nunca se sabe en qué punto o fase del duelo de la infertilidad se encuentra una pareja siempre es mejor que no haya fotos de niños y que a las mujeres infértiles no las junten con mujeres embarazadas en la sala de espera.

      Ánimo!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!