Los ciclos de la vida: Esther

En la entrevista de hoy se ha animado a contar su historia Esther, y justamente cuando me dijo que quería participar en este ciclo lo hizo diciéndome que quiere que su historia sea un ejemplo de que si se puede conseguir. A pesar de que la infertilidad le puede tocar a cualquiera, el final feliz no es tan inalcanzable.
Pero mejor te lo cuenta ella misma.



¡Hola! Mi nombre es Esther y tengo 31. David, mi marido, tiene 34.
En octubre de 2014 comenzó nuestro proyecto de tener hijos.
Nuestra búsqueda fue de unos 18 meses, un año y medio. No obstante, antes de los 12 meses de búsqueda ya supimos que yo tenía endometriosis, una enfermedad que me había obstruido la trompa izquierda y que avanzaba por los ovarios con endometriomas. Lo que no sabíamos es que además de esto, yo tenía una baja reserva ovárica que me detectaron en una clínica privada cuando llevábamos 16 meses de búsqueda. Este hecho nos hizo cambiar de plan ya que en aquel momento estábamos en lista de espera para someternos a Inseminación Artificial en la Seguridad Social, que no hubieran hecho otra cosa que empeorar mi endometriosis. Por eso, pasamos directamente a realizar un ciclo de FIV-ICSI del que conseguimos 6 ovocitos, de los cuales fecundaron 4 y llegaron dos de calidad C a día 3. Uno de mis Cachorros es hoy en día una preciosa bebé de la que estamos enamorados.

¿Cómo os afectó a vosotros como pareja cuando supisteis que buscar el embarazo os iba a resultar mas difícil?

Personalmente, al tener yo  problema, me sentí muy triste. Tener 30 años y baja reserva ovárica me hacía sentirme una viejita infértil en un cuerpo joven, con ganas de descubrir la maternidad. Afortunadamente, no tuvo un gran impacto a nivel de pareja. Al contrario. Nos apoyamos mutuamente y nos unió más aún si cabe esta experiencia.

¿Os habéis sentido apoyados por amigos, familia y círculo cercano?

La verdad es que nos hemos sentido muy arropados por familiares y amistades. También hemos sentido respeto y no nos han agobiado en ningún momento.

¿Habéis sentido apoyo por parte del equipo médico?

En la Seguridad Social sentimos que éramos un expediente más y que tenían unos protocolos basados en el ahorro económico más que ajustarse a cada caso. Todavía no comprendo cómo me planteaban 3 IAs con una endometriosis que estaba afectando todo mi aparato reproductor.
En el caso de la clínica privada el grado de empatía, de información y de implicación fue satisfactorio.

Hay muchas personas que tienen una idea equivocada de la infertilidad y las clínicas de reproducción asistida ¿Crees que se debería hablar mas abiertamente de infertilidad?

Pienso que la infertilidad se ha visto como un tabú ya que socialmente no se ha visto bien no poder concebir. Sin embargo, hay muchas personas afectadas por la infertilidad y poco a poco se va visibilizando y normalizando el hablar sobre ello. En el mundo 2.0 hay verdaderas redes de apoyo que ayudan a compartir experiencias que ya de por sí son duras como para vivirlas en la soledad de un hogar.

¿Habéis pensado en un plan b en caso de no conseguirlo? (ovodonación, adopción…)

Sabíamos que nuestro caso era complicado y preferimos no valorar un plan alternativo hasta ver cómo iba el primer intento y hasta saber cómo respondían mis ovarios a la estimulación. Afortunadamente, no tuvimos necesidad de trazar un plan b.

Un consejo que darías a una pareja infértil.

Mi consejo a las parejas con dificultades para concebir es que dialoguen mucho. Es imprescindible remar en el mismo sentido para afrontar un proceso largo, duro y emocionalmente muy intenso. Ánimo y fuerza, la lucha es dura pero la recompensa es brutal.


¡Un saludo Esther y muchas gracias otra vez por participar en este espacio!

👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇
Si quieres leer entrevistas anteriores puedes hacer click aquí.

Si te apetece participar en el ciclo de entrevistas mándame un correo a

 


Comentarios