Juzgando desde la ignorancia



Cuándo voy de casa al trabajo lo hago en transporte público, la mayoría del tiempo voy leyendo o poniéndome al día con las redes sociales pero también se dan esas ocasiones que me gusta observar el entorno, me gusta observar a la gente y sus comportamientos.

La semana pasada tuve uno de esos días en los que vi una de esas situaciones que me dejó completamente alucinada y sin palabras. Me sentí como dentro de una película pero viendo la escena desde fuera.

Era un día de mucho sol, yo iba en manga corta porque hacía bastante calorcito, en la parada del bus había una señora que estoy segura de que tenía los 40 años ya cumplidos, lo especial en esta mujer es que portaba un bebé bien pegadito a su pecho y me despertó muchísima ternura porque ella iba buscando una sombra para que al bebé no le diera el sol y no se despertase (la cosa tenía pinta de que le había costado dormir al bebé porqué noté cierta desesperación buscando la sombra), por como trataba al bebé me dio la sensación de ser su primer hijo.

Llegó el bus, y dentro del bus había una pareja de chica y chico, no tenían mas de 30 años, y cuando vieron a esta mujer con el bebé la miraron con desprecio y asco, incluso se miraban entre ellos y luego miraban de arriba a abajo a la madre de 40 años que seguía preocupada en que no le diera el sol a su bebé, y volvían a mirarse entre ellos poniendo caras de asco.

Aquello me hizo acordarme de mi misma, de mi yo hace unos 10 años que no entendía por qué hay mujeres que deciden tener hijos con 40 años, tampoco es que me diera asco, simplemente no lo comprendía.
A día de hoy se que en muchos casos no se decide, hoy se que hay mujeres que se pasan 10 años de su vida buscando el embarazo de un tratamiento de fertilidad al otro, hoy se que por lo que voy a llamar imposición social hay mujeres que no se plantean tener hijos hasta que han cumplido los 38 años porque hasta los 30 años aun se ven obligadas a vivir en casa de sus padres intentando sacar adelante una carrera universitaria, un master, un post grado y aprender idiomas para poder independizarse a los 35 años.

Así que si la infertilidad me ha enseñado algo es a no juzgar la edad a la que las mujeres alcanzan la maternidad.

¡Un saludo y no te vayas sin dejar tus comentarios!


               

Comentarios

  1. También pudo quedarse sin haberlo planificado y entonces quiso tenerlo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que puede haber cualquier historia detrás de esa mujer... Por eso después de todo el camino que me toca recorrer, después de todas las historias que han llegado a mis oídos he aprendido a no juzgar, yo simplemente vi una madre con su bebé (además una madre que le daba muchísimo amor a su bebé).

      Eliminar
  2. Muchas cosas. Y quizá era su sobrino o el bebé que cuida. Mil cosas.
    Lo que no entiendo es el por qué mirarla así, cada cual hará con su vida lo mejor que crea y punto. Por lo que dices no hacía nada malo, así que no entiendo esas miradas..
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que va! Todo lo contrario, es que trataba al bebé con taaanto amor y taaanta ternura .. por eso no entiendo que esas personas mirasen mal a la mujer!
      :*

      Eliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!