Los ciclos de la vida: María J.

La invitada de hoy es María J, y habla sobre infertilidad después de haber pasado por dos embarazos con final feliz, me encanta su historia porque demuestra qué es posible, que siempre hay un camino alternativo y que a pesar de todo una no olvida el camino recorrido y sigue comprendiendo lo que supone para las personas que seguimos luchando por conseguir nuestro embarazo.
Me encanta que se haya animado a hablar sobre cómo fue para ella y su pareja, sabiendo que ahora son cuatro en la familia :-)
Mejor te dejo con su historia directamente.


Mi nombre es María J. 
Tanto mi pareja como yo tenemos 39 años actualmente, llevamos juntos desde los 28 y nuestro camino en la búsqueda empezaría más o menos con unos 31 años, aunque no puedo concretarlo porque jamás dijimos "nos ponemos a ello" simplemente fuimos dejando de usar el método anticonceptivo.
Yo desde el minuto uno, supe que acabaríamos en fertilidad. En mi familia más directa, las tres mujeres que hay, han tenido algún tipo de problema, dos menospausias precoces y un caso de infertilidad, así que yo siempre creí que yo también tendría problemas.
Tres años después de empezar la búsqueda, decidí ir al ginecólogo, mi pareja no se negó pero en aquel momento tampoco se implicó, hicimos muchas pruebas y finamente la sorpresa fue mayúscula para mi. Si existía fertilidad pero el problema principal era que él no tenia bichitos. 


¿Cómo afectó cuando supisteis que buscar el embarazo os iba a resultar mas difícil? ¿Afectó de alguna forma a vuestra relación de pareja?

Ver que el embarazo no llegaba me afectaba porque además como ya he comentado, pensaba que yo era el motivo y me sentía mal, y mi pareja no sabia reaccionar, solo decía que era cuestión de intentarlo más. Cuando ya supimos los resultados, él se encerró en si mismo, y se negaba a hablar del tema, no negaba el problema pero no lo afrontaba, tuve que coger yo y echar para adelante en la búsqueda de centros privados porque la seguridad social, nos deshaució directamente pues con 34 años cumplidos cuando nos diagnosticaron, nos dijeron que cuando nos llamaran para FIV (que es donde nos derivaban) ya tendríamos más de 35 años y estábamos fuera de rango.
Por suerte en el privado sus rangos de edad son altos y eso nos ha permitido ser padres desde hace dos años y medio y actualmente estar esperando el nacimiento de nuestro segundo hijo


¿Te has sentido apoyada por amigos, familia y círculo cercano? 

Yo soy de esas infértiles secretas, mi infertilidad la conocen mi hermana y dos buenas amigas, y por u parte, siempre he tenido el mayor de los apoyos, y mi hermana ha sido mi mayor ayuda pues ella pasó por lo mismo, y sus consejos y su ayuda siempre han sido maravillosos


¿Tuviste apoyo por parte del equipo médico que llevó vuestro caso? ¿Te sentiste comprendida?

Desde el primer momento lo mejor que he tenido ha sido la doctora que llevó nuestro caso en la clínica que escogimos. Nos dio una seguridad y una confianza que no habíamos sentido nunca, hasta el punto de que en el segundo tratamiento, tuvimos muy claro que era con ella o con nadie.
A pesar de llevar todas las pruebas hechas ( o eso pensábamos nosotros) ella repitió algunas e hizo nuevas pruebas. Eso permitió detectar que mi pareja tenia alteraciones genéticas, que supondría que un futuro hijo pudiera tener problemas, Y por otro lado, mis pruebas decían que mis ovarios estaban envejecidos (en la Seg. Soc jamás me informaron de eso), ella de todas formas decidió repetir porque no le cuadraba, y resultó que mis pruebas estaban alteradas y yo no tenia ningún problema.
Así que pasamos de una FIV-ICSI con estudio genético de embriones, a una simple Inseminación artificial, eso sí , con Donante por decisión de los dos y con el beneplácito de la doctora.
El resultado??? Lo logré en el primer ciclo. 


Después de tener vuestra pequeña ¿Te ha resultado difícil pensar en tener el segundo hijo?

Cuando logré quedarme embarazada de mi pequeña, todo lo que hice y compré siempre fue pensando que seria hija única. Ya había logrado mi sueño de ser madre, y no necesitaba más. (y no nos engañemos, económicamente, cada tratamiento es un desembolso importante y aunque la IAD no sea el más caro, también vale dinero y no siempre puedes permitírtelo)
Cuando mi pequeña empezó a andar, con trece meses, me entró el gusanillo de nuevo, pero lo acallé. Aunque dos meses después, tuve la suerte de que una pequeña cantidad de dinero con la que no contaba "apareciera en mi puerta". Eso hizo que el gusanillo empezará a gritar de nuevo. ¿Por qué no tener un segundo bebé? ¿Por qué iba a dejar a mi hija como hija única con lo maravilloso que es tener un hermano? Yo tenia ganas e ilusión por tener otro bebé, entonces ¿Por qué no? Lo planteé con mi pareja pero él opinaba que la niña era muy pequeña para destronarla y me pidió que lo aplazáramos un tiempo.
Cuando la peque cumplió dos años, nació su primita y yo veía a mi marido como se le caía la baba con la peque, así que volví a sacar el tema porque yo seguía sintiendo que me faltaba otro miembro de nuestra familia, y accedió.
Esta vez fue todo muy rápido, lo decidimos a principios de septiembre, fuimos a la clínica me hice una analítica y en el ciclo de octubre ya me pinche y me hice la IAD, y lo logré de nuevo a la primera.
Pensé que la dichosa beta-espera, esta vez seria tranquila porque no había presión,  ya era madre, pues mentira, lo pasé fatal, peor que la primera, sentía que a días de cumplir los 39 años, se me acababa el tiempo, que si no lo lograba a la primera esta vez, teniendo ya una niña, no tenia sentido volver a intentarlo, y sobretodo sentía que no lo iba a conseguir porque no tenia derecho a tener tanta suerte y quedarme embarazada dos veces a la primera. Pero tuve esa suerte y ahora mismo estoy embarazada de un niño que nacerá en Julio y al que espero querer igual que a la primera. 
Porque esa es la otra, ahora pienso si seré capaz de dividir o mejor dicho multiplicar mi amor por dos, y eso me hace sentir mal, porque creo que no debería sentirme así, pero tengo la suerte de contar con buenas amigas que han tenido ese mismo miedo durante su segundo embarazo y ellas son las que me han dicho que no divides el amor entre dos, sino que tu amor se multiplica por dos.


Para terminar ¿qué consejo le darías a alguien que acaba de empezar su camino en la infertilidad? 

¿¿¿Consejo??? La infertilidad es una camino muy largo y sobretodo muy duro psicológicamente, por lo que debes rodearte de buena gente que te escuche y te comprenda. Se pasan muchos miedos y muchas dudas, y un da te levantas muy negativa y al día siguiente eres todo euforia y positivismo, para volver a hundirte horas después. Es así y todas hemos pasado por esto. Y pertenecer a un grupo de chicas que estén como tú (un foro, página de Facebook,...) te da un chute de comprensión y realidad que va muy bien.
Y sobretodo paciencia, sacos y sacos de paciencia.


Muchísimas gracias por dejarme contarte mi historia. 

Gracias, muchísimas gracias a ti María por hacernos ver que hay luz al final del túnel y que incluso se puede superar el miedo de ir a por el segundo hijo, aun habiendo pasado ya por un tratamiento de fertilidad para el primero.
Estoy segura de que tu historia servirá de inspiración a quienes pasen por aquí.

Te deseo mucha felicidad, se que disfrutarás de tantísimo amor :-)


👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇

Si quieres leer entrevistas anteriores puedes hacer click aquí.

Si te apetece participar en el ciclo de entrevistas mándame un correo a


Comentarios

  1. Me alegro de oír este testimonio.
    Llevo un tiempo leyendo aquí y allá y me daba la sensación de que nunca se obtenían resultados, que siempre era negativo. Supongo que la gente cuando lo consigue deja de lado los foros o blogs, es normal, pero eso me ha dado la sensación de derrota casi sin haber empezado.
    Yo llevo un ciclo sin resultados, otro que tuvimos que parar por problemas míos y ahora a ver si este lo consigo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, nunca había caído en eso. Cuando obtienen resultados parece que dejan de contar su historia y queda todo ahí en el aire. En parte lo entiendo porque con el positivo se dejan atrás los nubarrones, pero para las que quedamos en el camino no nos vendría mal esa inspiración que yo llamo "un poco de luz".

      Un saludo!

      Eliminar
  2. Pero la infértil no es ella, es él ¿no?

    ResponderEliminar
  3. Si, el infertil es mi pareja, no yo, pero la infertilidad en una pareja es cosa de los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, en una pareja no hay "ella" o "el", en una pareja cuentan los dos, es una batalla de ambos como núcleo.

      Un abrazo Maria !

      Eliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!