Los ciclos de la vida: Mamá Pingüino

En la entrevista de hoy nos visita una mujer con final feliz, algo que para quienes aun estamos en plena lucha contra la infertilidad para lograr el embarazo sirve de inspiración. Además de ser una valiente que tomó la decisión de ser madre soltera enfrentándose a tratamientos de fertilidad.
Pero mejor te lo cuenta ella.



Hola, mi apodo es Mamá Pingüino en twitter, tengo 30 años y tengo un bebé de 10 meses. Desde siempre tuve claro que quería ser madre. Algo me hacía intuir que no sería fácil pero pensé que sería sólo eso, una intuición. Como no tenía pareja ni la quería, opté por la maternidad en solitario. La búsqueda duró 3 largos años. Pensé que al ir sola sería más fácil. Sabía que era difícil conseguirlo a la primera pero no pensé nunca que tendría que hacer 7 tratamientos hasta conseguirlo. Bueno, en el 5 me quedé pero fue bioquímico. Entre los motivos que alargaron el proceso estaba mi diagnóstico: trompa derecha obstruida y SOP. Además, también está el hecho de que en mi familia hay varios casos de menopausia precoz y a muchas, incluso, les costó quedarse embarazas bastante. Aunque esto no es un hecho que tenga que afectarme sí o sí, pero ahí estaba.


¿Cómo te afectó cuando supiste que buscar el embarazo te iba a resultar mas difícil?



No tengo pareja y supongo que ese hecho, en parte, fue más fácil. No tuve ese apoyo que suele dar una pareja en estos casos pero tampoco tuve que ver sufrir a esa otra persona por todo el proceso, negativo tras negativo. Todo lo viví yo sola, para bien o para mal. O no tan sola porque tuve a mis padres de principio a fin, con su apoyo incondicional. Sufrieron hasta más que yo y fueron mi gran bastón, los que me hicieron no volverme loca en este proceso tan largo y duro.


¿Te sentiste apoyada por amigos, familia y círculo cercano?


Reconozco que he tenido mucha suerte en este aspecto. Tanto en el hecho de decidir ser madre soltera como en el hecho de la infertilidad. Yo no me escondo. Lo que hay es lo que hay. Y así se lo contaba a todo el mundo: “Por dentro las cosas no están del todo bien”. Como he dicho antes, mis padres lo vivieron todo en primera persona. Me acompañaron a absolutamente a todas las pruebas, tratamientos… Ellos sufrieron mucho, muchísimo. El resto de mi familia lo supo antes de empezar. Apoyo máximo. Llamadas, preguntas, preocupación ante negativos, alegrías ante nuevos comienzos… Después de 4 IAD negativas decidí no contar más. Dije que había parado y que no sabía cuándo retomaría. El apoyo era importante, pero necesitaba ir un poco más a mi aire, no contar tanto, no sentirme tan presionada. Ellos preguntaban y se preocupaban por mí, pero llegaba un punto en que ya no sabías que decir. “Sí, otro negativo. Sí, no pasa nada, volveré a intentarlo” Pero quema mucho la situación. Tampoco quería que estuvieran pendientes de mi todo el rato, que sufrieran y se preocuparan sin más. Como digo, yo llevaba mejor los negativos que ellos. En cuanto a mis amigos, siempre dije que quería ser madre soltera, pero la gran mayoría no sabían que me había puesto a ello. Sólo lo supieron un grupo reducido. Eran discretos y preguntaban poco. Se interesaban, pero sabían que era duro y preferían que yo hablase cuando quisiera. Me sentí muy arropada por ellos cuando lo necesité. Otra cosa es que había mucho desconocimiento por su parte. En cuanto a tratamientos y demás, y tuve que explicar mil veces muchas cosas y llegaba a ser un poco agotador. Otras personas del círculo cercano también lo sabían a grandes rasgos, algún vecino, algún conocido de la familia… Mi padre estaba tan contento y orgulloso de mí que lo iba pregonando por todas partes. Tuve que pararle un poco los pies también. Era mejor contarlo todo cuando fuese para bien y no tener que ir dando el parte médico cada mes.


¿Sentiste apoyo por parte del equipo médico?



Yo tuve la suerte de empezar todo por la SS. Allí me hice las 4 primeras IAD. ¿Apoyo? Ninguno. Falta de empatía total. Me sentí un número, desde que llegué. Me sentaba en la sala de espera y observaba al resto de mujeres y hombres que había allí. Sentía que era como ir al matadero. Todas iguales. Hablé con muchas y casi todas coincidíamos. Además en cuanto a tratamientos no personalizaban. Nunca me trataron el SOP, no me miraban si había ovulado antes de las IAD y jamás me miraron el tamaño del endometrio. Si hasta yo pensaba que eso no era importante! Sé que ahora en la SS están un poco hasta el cuello pero creo que en ciertas unidades, como la de reproducción, tendrían que tener una actitud un poco diferente. Somos mujeres que, por un motivo o por otro, no podemos ser madres de forma natural. Tenemos las hormonas disparadas, buscamos respuestas, ayuda, consejos, una persona amable que nos mire a los ojos y nos sonría. Creo que no pedimos mucho pero ellos no se dan cuenta.
Después de esas 4 IAD me pusieron en lista de espera para FIV. 15 meses mínimo, me dijeron. No quise esperar. Después de haber llegado hasta ahí ese parón me suponía mucho. Busqué y rebusqué, fui a citas para conocer distintas clínicas y finalmente la encontré. A 200 kilómetros de casa! No importaba. Quería lo mejor. Allí todo fue distinto. Di con un médico muy serio pero que estaba en lo que tenía que estar. Desde el minuto uno sentí complicidad, implicación… Personalizó mis tratamientos. Me hice dos IAD más (más una que hubo que cancelar por la trompa obstruida). Esos tres tratamientos fueron completamente diferentes entre sí, además de que sí le dio importancia al SOP y tomó medidas al respecto. Iba buscando cómo mejorar conmigo. Hasta sufría con mis negativos. Siempre me daba una palmadita de ánimo y siempre salía de la consulta con la sensación de que había hecho todo lo mejor posible. El resto del equipo del centro (secretarias, administrativas, enfermeras…) también, en líneas generales, fueron muy amables. También el resto de médicos que me trató, cuando mi médico descansaba, y la bióloga que trató mis embriones en la FIV. Sé que lo pagaba. Pero incluso pagando mucha gente no encuentra esto que yo tuve.


¿Algún truco para no dejarte caer? Algo que hagas o algún pensamiento que tengas siempre presente para hacerte sentir bien en los momentos mas malos.



Quizás mi forma de ser me hacía tomármelo con filosofía. Era duro, muy duro. Ves que va pasando un negativo, otro… Con 27 años! Cuando toda la vida te habían dicho que cuidado, que con nada te podías quedar embarazada y ves que no es posible ni con ayuda de la ciencia! Los primeros tratamientos fueron los más duros, a pesar de que sabía que era difícil a la primera, pero una tiene puestas todas sus esperanzas. Poco a poco empecé a darme cuenta de que esto era una carrera de fondo. Sabía cuándo había empezado, pero no cuando llegaría. Pero llegaría. Eso lo tenía muy claro. Aunque me fuese la vida tratamiento tras tratamiento. Yo sólo visualizaba mi objetivo final: mi bebé. Eso me daba muchas fuerzas. Iba a ser duro, volvería a caer, pero volvería a levantarme. Todas las veces que hicieran falta. Cuando me hacía el test de embarazo y era negativo lloraba, gritaba y hacía lo que quisiera o necesitase hacer. Ese día. Y quizás el día siguiente. Pero no más. Porque necesitaba todas las fuerzas que se me iban en pasarlo mal. No me permitía a mí misma pasarlo más mal de lo necesario. ¿Qué podía hacer? Llorar no iba a hacer que apareciese una rayita rosa en mi test de embarazo negativo. Tenía que luchar hasta el final. Mi meta era ser madre, el camino recorrido siempre merece la pena por muchos baches encontrados. Se aprende a saltarlos como sea.


¿Pensaste en un plan b en caso de no conseguirlo? (ovodonación, adopción…)



En mi caso mi plan b fue la FIV. Yo intuí que llegaría ahí pero todos los médicos me decían que no sería necesario porque por edad (jaja) y por los problemas que tenía no tendría que hacer falta. Es cierto que mis problemas no son demasiado graves, por decirlo de alguna forma. Tengo varias amigas/conocidas con trompas obstruidas y SOP que lo consiguieron, incluso a la primera. Pero como te he dicho antes, al tener familiares a las que les costó tanto quedarse embarazada, yo me di cuenta, tras varias IAD negativas, que mi caso sería parecido. Mi mente no estaba cerrada. Y tras IAD el paso próximo era FIV. Pero yo quería ser madre. Ese era mi objetivo. Si hubiera sido necesario hubiera optado seguramente por ADE (adopción de embriones) porque una ovodonación en mi caso era tontería por el tema de que yo ya iba con donante masculino y si necesitaba donante femenino también pues era más económico ADE. La adopción me pillaba lejos, la verdad. Es algo que me planteo de cara al futuro, pero durante los tratamientos no lo contemplé.


Un consejo que darías a una pareja infértil.

Lo primero es la paciencia. Sé que puede parecer un consejo muy tonto pero es importante. Se empieza con muchas ganas pero luego te das cuenta de que es mejor ir paso a paso porque el proceso puede ser muy largo y quema mucho. Es importante tomártelo con tranquilidad y aprender hasta a “disfrutarlo”, por muy raro que suene. Que no decaigan los ánimos. Habrá momentos muy duros, pero hay que agarrarse con fuerza. Si estás sola busca apoyo y si tienes pareja apoyaos mutuamente. Habrá momentos de todo tipo pero hay que luchar siempre. No os dejéis vencer y no luchéis el uno contra el otro, esto no va de eso. Se trata de acompañaros en el camino, de ser cómplices. Os necesitáis unidos. Si estás sola no luches contra ti misma. Y en ambos casos no sentirse culpable por ser infértil, sea cual sea la causa. Tenemos la gran suerte de tener a la ciencia de nuestra parte y se consigue, se tarde más o no. Para eso, otro consejo importante, es elegir bien la clínica. Busca y rebusca como hice yo, mira opciones, ve a las citas gratuitas (o no gratuitas), te ayudan a darte una primera impresión. Y, sobre todo y muy importante, no te compares con otros casos iguales. En esto, como en la vida en general, cada una es distinta e individual, lo que funciona para una para ti puede no funcionar.

Muchas gracias Verena por dejarme contar un poquito más de mi historia en tu blog!!!

¡¡De nuevo, muchísimas gracias a ti por compartir tu historia en este espacio!!


Y su quieres leer al detalle la historia de Mamá Pingüino puedes visitar su blog Las aventuras de un bebé pingüino.

👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇

Si quieres leer entrevistas anteriores puedes hacer click aquí.

Si te apetece participar en el ciclo de entrevistas mándame un correo a

Comentarios

  1. Muy instructivo.
    A veces siento que las SS está como para parchear y hacer lo mínimo en todos los sentidos :@@@
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En muchas ocasiones a mi me da la sensación que no dan importancia a los pacientes... es una pena...

      Un abrazo!

      Eliminar
    2. Por desgracia, lo que comentáis, es una sensación muy generalizada.

      Eliminar
  2. Qué ilusión ver por fin el post! Espero que mi experiencia pueda servirle a alguien y le de fuerzas. Muchas gracias, de nuevo, por dejarme aportar mi historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la idea, servir de inspiración a quien la pueda necesitar :-)

      Eliminar
  3. Felicidades por tu valentía. Ser madre soltera no debe ser fácil, pero sólo la decisión de serlo ya es importante de tomar, y felicidades por tu bebé, siete tratamientos son muchos y hay que ser muy fuerte para no tirar la toalla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María. Para mí fue duro, como lo es para todas. Pero como digo, tenía mi objetivo buen claro y eso es lo que me hizo seguir luchando cuando creía que ya no podía más. Un abrazo!

      Eliminar
  4. Ayyy qué duro todo pero lo importante es que Pingüino ya está contigo. Es todo muy duro pero el peque hace que todo el esfuerzo y sufrimiento merezca la pena. Me ha gustado mucho leer tu historia. Ojalá no hubieras tenido que vivirlo, pero ya que nos ha tocado, seguro q le sirve de apoyo a muchas chicas. Un besote a las 2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, fue duro pero ahora ya se mira con otra perspectiva y, como dices, lo importante es lo importante. Un abrazo!

      Eliminar
  5. Ay, qué bien que al fin lo conseguiste 😍😍👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!