Los ciclos de la vida: A

Ella es A. Prefiere quedar en el anonimato porque hay pocas personas en su círculo personal que conocen su situación. Contactó conmigo a través de Twitter y esta es su historia.


Soy A.
Tengo pareja estable desde la adolescencia.
Ambos hemos cumplido los 40 buscando un bebe. Empezamos a buscar embarazo sobre los 30, pero sin pensar que podría haber dificultades, y sin ninguna prisa. Después de 2 años, consulté con mi médico que me derivó a la consulta de Fertilidad que tenía unos 8 meses de lista de espera. El día de la histerosalpingografía estaba sola. No pudo acompañarme ni mi pareja ni un familiar y yo no esperaba que antes de llegar al coche me derrumbaría, las trompas estaban obstruidas. Esos años de espera para nada. Lloré, vomité, me senté medio mareada. Tenía que haber consultado antes. Mi pareja al otro lado del teléfono no sabía que decir.
Luego que si el esperma de calidad regular, luego que si baja reserva ovárica. Parecía imposible, pero no nos rendimos. Tras contratar un seguro de salud para agilizar pruebas y tener más opiniones y opciones, hemos estado estos 8 años, con altibajos.
Ha sido tan cansado y tan caro que por temporadas hemos tirado la toalla, pequeños descansos necesarios para organizar las ideas y redefinir hasta donde estamos dispuestos a llegar. No porque nos rindiéramos. Más bien porque la relación de pareja se debilitaba de tanto sexo forzado, tanto hablar de tratamientos, los cambios hormonales bruscos, los fracasos, los abortos, tanto desembolso que podría haber sido destinado a ocio, formación, mejoras en el hogar...
Llegué a decirle a mi chico que si estaba ya cansado tal vez era mejor que me dejara, que quizás con otra pareja era más fácil. Maldita inmunidad que nos ha zarandeado a estas alturas. Y maldita cabeza porque no siempre estamos los dos en el mismo punto de motivación. Yo quiero hijos desde los 20 años, me lo pedía el cuerpo. Esperamos por buscar estabilidad profesional, conseguir una vivienda apropiada, hacer algún viajecito... y jamás pensamos que tardaríamos. A mi pareja ya casi no le compensa tanto esfuerzo. 
Y la familia... ellos siempre han estado cerca. Nunca han usado la palabra infertilidad. Casi todas las mujeres de la familia de mi marido tienen varios hijos, todos por tratamiento. Y en mi familia quieren nietos. Hasta nos han ayudado económicamente. Ya ninguno pregunta como vamos. Seguramente por el dolor que me produce y por la complejidad del proceso que les sobrepasa. 

En este momento, tras años de tratamientos, las pocas opciones que nos quedan son muy costosas económica y físicamente. Empiezo a pensar en acoger a un niño en edad preescolar. Sorprendentemente, la familia nos ha animado a seguir intentando embarazo mientras. Tal vez no les apetezca un niño ajeno. Los embarazos de más de 40 abundan entre las famosas y nadie cuenta el desgaste, el peligro para la salud y el desembolso económico que supone. "Si Ana Rosa pudo... mira Anne la de los corazones" 
Creo firmemente que si fuéramos ricos, ya estaría embarazada. El dinero nos ha limitado y dilatado el proceso. 

A las parejas o mujeres solas, cualquiera que desee ser madre...les diría: "no dudéis, no esperéis. El cuerpo esta preparado para la maternidad muy pronto. Una vez toméis la decisión de ser madres, consultad, leer, haceos pruebas... y no esperéis el momento oportuno, hoy es el momento". 
En estos años he comprobado que quien tiene fuerte deseo, tiempo por delante y dinero, consigue tener un bebe. Si lo deseáis de verdad llegará. A veces tarda más y cuesta más esfuerzo, y es injusto, pero es mucho peor no haberlo intentado. Esta es una carrera de resistencia. La que aguanta, lo logra. Lo digo yo que llevo años viendo embarazos imposibles. Y sed felices mientras, reíros, viajad si podéis, y tened buen sexo, que se hace más ligero el camino.

Muchas gracias A por contarnos tu historia, y por ese consejo que nos das. Yo también he querido ser madre desde los 20 años, y por cuestiones de trabajo y estabilidad económica lo hemos ido dejando y nos pusimos a los 30. Si lo llego a saber, si alguien me hubiera dicho esas palabras que tu nos das... Lo hubiera pensado y me hubiera puesto a buscar el embarazo muchísimo antes.
Sea lo que sea lo que te traiga tu camino te deseo todo lo mejor.

Un abrazo A, nos seguiremos leyendo ;-)


¡Un saludo y hasta la próxima!


👇👇👇👇👇👇

Puedes leer entrevistas anteriores aquí.

Si te apetece participar en el ciclo de entrevistas mándame un correo a

Comentarios

  1. La historia de A es muy dura y muy triste, deseo que todo le vaya bien, pero el consejo de buscarlo en cuanto se sienta una preparada no es demasiado factible. Yo me sentía preparada cuando estudiaba en la universidad, con 20 años. ¿Me pongo a buscarlo y luego se lo cargo a mis padres? ¿Y si no tienes estabilidad económica? Un niño no se puede tener a la ligera

    ResponderEliminar
  2. Hola! Te entiendo, anónimo, y entiendo a A. Mi madre me tuvo a mi con 20 años y mi padre viviendo en otra ciudad. A los 25 años tenía 3. Recuerdo cuando acabaron las letras del piso, recuerdo a mi padre ir caminando a trabajar de casa en casa y el primer cochr. Recuerdo el primer baño en una alberca prestada. Y vivimos bien, fuimos felices y somos 4 muy majetes. Una compi dejó la Uni el 3 año para tener un bebe y ahora, tras retomarlo, es una profesional brillante. Nunca sábes, pero esto no tiene que condicionar tu vida. Un abrazo a todas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!