Carta a la infertilidad

En aquel momento en el que Marido y yo nos enteramos de nuestra infertilidad, en el momento en el que sin prepararnos el terreno nos dijeron directamente que nos tocaba recorrer un largo camino y duro camino para tener nuestro embarazo, me hubiera gustado que alguien me diera consejos útiles, que alguien me hubiera dicho que no es malo ser infértil, que alguien me hubiera dado la mano y me hubiera explicado cómo es esto para poder empezar el camino con menos miedo, con menos agobio.

Por eso quiero hablar desde mi experiencia en este post y dirigirme a todas esas personas que acaban de empezar en esta aventura de la infertilidad, me quiero dirigir a ti, ese mar de dudas, esa nube de pensamientos atormentados, a ese corazón golpeado. Quiero decirte a ti esas cosas que me hubiera gustado oír a mí en su momento.


La infertilidad no es un secreto, hay muchísima más gente de la que crees que acude a tratamientos de reproducción asistida para tener un hijo (o dos de un mismo embarazo). 

No es que no puedas tener hijos, ni mucho menos, la ciencia está de tu lado, hoy en día los avances son tantos que hay muchísimas posibilidades de poder lograr la maternidad / paternidad. Si es cierto que será un camino muy duro, y muy largo, también muy costoso económicamente pero no es imposible. Y mirando el lado bueno, recorrerlo te hará más fuerte, te hará más valiente. Tendrás días buenos y días malos, pero no pienses tanto en el proceso en si, piensa más en la meta, visualízate con ese bebé que tanto quieres y olvídate del proceso.

No te obsesiones con ciclos, con controlar la ovulación, con llevar un control de la temperatura, olvídate de todo eso. Está bien que conozcas tu cuerpo, está bien que escuches tus síntomas pero no tengas prisa, mantén la calma, hace poco alguien me dijo que es una carrera de fondo, una carrera de obstáculos. En mi opinión todo eso es energía desaprovechada. Sé que es muy difícil, y más que te lo diga alguien desde fuera, pero créeme cuando te digo que yo he estado ahí y todo eso solo ha conseguido ponerme más nerviosa y hacer que el sexo con mi pareja fuera una absoluta mierda por sentirnos obligados a tener relaciones para ver "si esta vez de verdad lo conseguimos y no hay que pasar por la in vitro". Todo eso consiguió que la relación se deteriorase.

Disfruta, disfruta y mucho, porque solo vuestro amor, solo las sonrisas, solo las caricias harán que seáis fuertes juntos, porque de eso se trata ¿no? Es un objetivo común y tenéis que recorrer el camino dados de la mano.

Está bien que te informes, está genial saber dónde estás metiendo, pero por favor no te pases horas y horas buscando todas la variantes posibles porque al final el tratamiento y el proceso será único y adaptado a tu caso, cada persona es diferente y a cada persona se le da un tratamiento diferente. Si, que puede haber similitud en muchos aspectos como las causas de la infertilidad, síntomas y demás, pero tú eres tú y los demás casos son los demás. 

Confía en tu equipo médico, pero confía también en lo que te diga el corazón, y si necesitas una segunda opinión ve en busca de una segunda opinión, es importante que te sientas a gusto con los médicos y la clínica en la que te vayas a tratar.

Quiérete, quiérete y quiere a tu pareja. No te olvides de ti mismo, piensa en tus vacaciones, planea tu tiempo libre, no dejes de vivir, no dejes que la infertilidad se convierta en lo único en tu día a día. Sal a cenar por ahí, tómate un buen vino, cuídate pero no hasta el punto de no poder ni disfrutar. Y no te olvides de que tu pareja también está en el mismo barco, y si tienes que sincerarte y dejar las cosas claras hazlo, habrá muchas decisiones que tomar y al final se toman entre dos (asumiendo que no quieras ser madre soltera y que tengas una pareja).

Busca ayuda psicológica, bien sea un grupo de apoyo como la #infertilpandy (en Twitter y en Facebook), el café de los sueños de la Red Nacional de Infertiles o Hello! Con quienes poder compartir tu experiencia y buscar consejos o un psicólogo, terapeuta o similar que te pueda ayudar a canalizar los sentimientos, esa maraña de sentimientos enfrentados que se irán acumulando en tu corazoncito. Te lo digo de todo corazón, no te hagas la fuerte, aún que se que lo eres y mucho, pero hay momentos en la vida en los que es mejor tener cierto apoyo. Llora si tienes que hacerlo, llora, déjate caer, descansa, repón tus fuerzas y vuelve a levantarte, siempre hay alguien para tenderte una su mano que te ayudará a levantarte.

Y recuerda que no estás solo, recuerda que no estás sola.
Recuerda que la vida es maravillosa, que es demasiado corta para dejarla pasar por culpa de las preocupaciones. Sé que ahora mismo es muy difícil que lo veas así, pero yo he estado ahí y ojalá alguien se hubiera sincerado de corazón y no simplemente haber querido endulzarme los oídos para complacerse a sí mismo porque así pensaba que me hacían sentir bien.

Sé fuerte, ríe, llora pero sobre todo vive. La infertilidad no es el fin del mundo y al final del camino serás alguien más fuerte, te conocerás a ti mismo muchísimo mejor de lo que te conoces ahora y eso vale mucho.

Un abrazo enorme, y cuenta conmigo si lo necesitas.

Lo + leído

Los ciclos de la vida: Queriendo ser Mamá

Me paso a la copa menstrual