Cosas de clientes: casi secuestro un niño

Siempre hay esa clase de clientes, normalmente mujeres, que no encuentran su monedero, que dentro del monedero no encuentran su tarjeta porque llevan cuarenta tickets de la compra, 10 vales de descuento y un largo etc metido a capón en la cartera.

Hace un par de días, en uno de esos turnos de mucho trabajo, con unos cuantos clientes esperando para pagar, vino a mi caja una mujer con su hijo de menos de un año en brazos y una cartera/monedero del tamaño de un ladrillo. Empezó a buscar su tarjeta para pagar, de allí no hacían más que salir papeles y otro tipo de tarjetas que no venían a cuento en ese momento, al niño también le dieron ganas de ayudar a mamá y se puso a rebuscar también (esos momentos en que aún no me queda muy claro si los niños hacen esas cosas por aburrimiento, curiosidad o imitación).
A todo esto la mujer aún con su niño en brazos, cambiando de un lado a otro mientras seguía buscando su tarjeta. 

En un momento de lucidez la madre y yo nos miramos, su mirada decía "sostenga a mi hijo para que yo pueda buscar" pero no se atrevía a preguntármelo así que entre risas me ofrecí a aguantarle al niño y ella pudo buscar pero nada, que no estaba su tarjeta. 
En aquel momento, yo con el niño en brazos riéndose de la situación, porque aquello le debía parecer súper divertido, las cosas raras que hace mamá en las tiendas deben ser abituales porque estaba tan contento cuando apareció el padre y puso cara de pocker al ver a su mujer con todo el contenido del monedero sobre el mostrador y su hijo en brazos de la cajera, nos rescató a todos de esa situación cómica y un tanto extraña sacando su cartera a modo de pistolero con su tarjeta en primera línea para pagar y sacar a su mujer y su hijo de allí.

Ni si quiera me sentí rara con aquel niño tan risueño y feliz en brazos, me sentí extrañamente cómoda, tanto que por una milésima de segundo se cruzó por mi cabeza la idea de salir de allí corriendo.

¿Qué os parecen las locuras de los clientes?


¡Saludos y hasta pronto! 

Comentarios

  1. Seguro que a los que estaban en la cola no les hacía nada de gracia jajaja
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mas que caras de desesperación estaban flipando en colores

      Eliminar
  2. Ay, clientes... A veces nos ponen en situaciones incómodas. Pero al final, la cosa acabó bien.
    Aquí una servidora tiene un imán para que delante de mí, en una cola, me toque este tipo de gente (los que sacan tickets descuentos del año de la polca, los que llevan mil moneditas para pagar "exacto" y se tiran ocho años contando, los que creían que la promoción servía para no sé qué pero se ve que no y quieren devolver productos, los que no les funciona la tarjeta...). Ainssss...

    Santa paciencia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja yo por dentro me reía .. es que fue taaan cómico jajajajjaa

      Eliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!