Calma después de las vacaciones

He vuelto, han sido dos semanas de vacaciones geniales, estupendas y relajantes a partes iguales. He disfrutado de no hacer absolutamente nada, antes de las vacaciones tenía pensado retomar proyectos de costura, reorganizar algunos trastos en casa, hacer excursiones algún que otro día y todas esas cosas que se pasan por la mente cuando una está hasta arriba de trabajo y se imagina poder hacer cuando tiene tiempo.
Al final ha sido todo lo contrario: escuché a mi cuerpo y no hice absolutamente nada. Dos semanas tirada a la bartola, en modo ahorro de energía, comiendo platos deliciosos preparados por mis suegros en España, disfrutando del sol (que falta me hace con mis niveles de vitamina D) y leyendo, leyendo muchísimo.

Antes de contaros cómo han sido mis primeros días de vuelta quiero daros las gracias por todas vuestras palabras de apoyo, por todos esos ánimos que me transmitís en los comentarios que dejáis en el blog y que no he contestado por estar ausente, gracias de verdad porque vuestras palabras me ayudan a mantener la moral.
(Tengo que ponerme al día con vuestros blogs porque llevo dos semanas sin leer a nadie).

Ahora viene lo bueno...

La semana pasada tuve que repetir las 24h enganchada a la maquinita que mide la tensión 3 veces a la hora. El primero de los test fue en un día de trabajo y la especialista de los riñones me comentó que le gustaría verlo en un momento de calma, así que le sugerí hacerlo durante las vacaciones, que es el mejor momento para analizar mi tensión en modo pausa. Hoy me ha llamado para comunicarme que mi tensión está genial, y cuando tengo la tensión alta es a causa del estrés. Por el momento no necesitaré medicamentos para mantenerla así que genial, es toda una alegría, yo ya estaba pensando que tendría que tomar pastillas para la tensión.
Seguiré con mi dieta sin cafeína, procurando evitar la sal, intentando descansar al máximo como he hecho hasta ahora y ya está.

Así da gusto volver de las vacaciones, con buenas noticias de este tipo.

He vuelto descansada, tranquila y relajada y espero que me dure mucho esta sensación. Al menos hace buen tiempo por estas tierras y aun seguimos disfrutando del balcón en casa.

Os dejo con las fotos que resumen un poco las vacaciones. Este año ni si quiera hice toneladas de fotos como otras veces, me he limitado a descansar y disfrutar de Marido.


Por si tenéis curiosidad, los libros que me he leído en dos semanas: 
- El amante japonés (Isabel Allende)
- Murciélago (Jo Nesbø)
- Crónica de una muerte anunciada (Gabriel García Marquez)
- El amor en los tiempos de cólera (Gabriel García Marquez)
- Cucarachas (Jo Nesbø), éste lo empecé el domingo que terminaron las vacaciones.


¡Un saludo y hasta la próxima!

Lo + leído

Los ciclos de la vida: Queriendo ser Mamá

Me paso a la copa menstrual