Volver por 48h

El lunes fue festivo por estas tierras, casualmente tuve libre el sábado y suponían 3 días libres seguidos, un fin de semana largo que hacía mucho que no tenía.

Dejé a Marido trabajando su jornal sabático y me fui con mi madre a pasar 3 días a España.
Ha sido un fin de semana intenso, tanto que he hecho de todo en muy poco tiempo. Entre otras cosas pasar tiempo con la familia, que hacía mucho que no podía ser, además de conocer a mi pequeña sobrina, que nació en abril y aun no había ido a verla. Ver que mi hermano es feliz no tiene precio.

Lo mas divertido de todo ha sido el ratito que he pasado con las chicas del instituto. Si, habéis leído bien, por un par de horas volví a ser aquella chiquilla de talla 38 a la que le gustaba salir a correr por el patio los días de lluvia, aquella que se hacía sus propias camisetas. 
Haciendo cálculos hacía mas de 10 años que no nos veíamos, me ha hecho mucha ilusión volver y saber que ha sido de ellas en todos estos años, que nos hemos hecho adultas, hemos crecido, hemos madurado pero sigue estando presente la esencia de nuestra persona.
Tendríamos que repetir mas a menudo, y espero que no vuelvan a pasar otros 10 años para la próxima.

 

También he podido disfrutar un día de las calles de Madrid, darme un baño de gentes en un domingo soleado, pasear por el Rastro y sus puestos a cual mas curioso y colorido, dejarme abrumar por la Gran Vía madrileña, emocionarme al pasar por la puerta del colegio de los Salesianos en Atocha.

Ha sido un fin de semana genial, muy intenso, casi agotador pero ha sido estupendo. Me ha recordado que debería dejarme llevar mucho mas, improvisar mucho mas.


¡Un saludo y hasta pronto!

Lo + leído

Los ciclos de la vida: Queriendo ser Mamá

Me paso a la copa menstrual