La niña del odio

El Papa Cavernícola ha publicado lo que él llama como La entrada Hater.
Me ha hecho pensar en que no me vendría nada mal enumerar unas cuantas cosas que no soporto, a ver si así me desahogo yo también un poquito y empiezo el mes de mayo algo mas ligera.

¿La niña del odio? Apodo con mucho humor y mucho amor que me han puesto mis suegros por mi vena quejica. Y es que no soporto que a mi se me exija hacer las cosas bien y que haya tantas personas que luego hagan las cosas como les sale de las narices pasándose las normas por el forro (véase el ejemplo de circular con la bicicleta por una acera peatonal estrechísima, jamás se me ocurría hacer algo así, pues hay gente que lo hace y no lo soporto).

Por si hay alguien que no sabe lo que es un hater puede visitar este enlace y encontrará una simple definición que lo deja claro.

Haré una lista de 10 cosas que odio, para que no penséis que soy una repelente que lo odia todo, no tienen un orden específico, son cosas que no sabría colocar en un ranking:

- Odio que a 10 minutos de terminar la película metan 15 años de publicidad y estoy deseando irme a la cama.
- Odio que mis vecinos sean tan sumamente ruidosos, que incluso pasan la aspiradora los domingos (además de gritos, portazos, zapatazos, golpes que se asimilan a un taller de marquetería), y me vengan a timbrar porque un día decido escuchar música a un nivel un poco mas elevado del que normalmente escucho.
- Odio que haya personas que lo tienen absolutamente todo en la vida y no sepan valorarlo.
- Odio olvidarme de llevar unos calcetines al trabajo cuando en verano voy en sandalias (por el tema de poder ponerme los zapatones de seguridad).
- Odio cuando veo una serie con la calma y la mayoría de la gente en internet ya ha visto los últimos capítulos y hablan de ello como si todo el mundo estuviéramos al día.
- Prefiero la versión original porque hay doblajes verdaderamente odiosos por lo malo que son.
- Odio llegar extra-puntual (eso de unos 6 minutos antes) a una cita médica y que me tengan esperando media hora, como si yo no tuviera otros sitios en los que estar ni otras cosas que hacer.
- Odio que me muevan de sitio la bici para hacer mas huecos a otras bicis, y que luego estén tan pegadas las unas a las otras que no hay quien la saque del sitio.
- Odio que llueva cuando tengo el día libre y que el día que trabajo brille el sol por lo alto.
- Odio depender de un bus para llegar a la estación y coger un tren, que el bus llegue tarde y me toque correr al tren (aun que sea un bus "antes" con el que supuestamente llegaría sobrada).

¡No penséis que lo odio todo! También hay cosas que me encantan y otras muchas que me ayudan a ser feliz.

Y no me digáis que vosotros queridos lectores sois puros angelitos y no sufrís momentos de odio ;-)



¡Un saludo y hasta la próxima!

Comentarios

  1. Muy bueno!! Lo del médico y las esperas creo que se me pasó y mira que este mes me ha tocado esperar y esperar.
    Comparto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja ya lo pondrás el mes que viene en la siguiente recopilación al odio xDDD

      Eliminar
  2. Me parece fortísimo lo que te llaman tus suegros, vaya tela. Yo también odio varias de las cosas que nombras.
    Aquí en Austria está prohibido hacer mucho ruido los domingos, pensé que ahí también.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja me lo llaman en plan broma, si yo soy la primera que me llamo a mi misma de esa manera cuando me sale la vena cuadriculada.
      Y si..... aquí el domingo es sagrado en ese sentido... pero mis vecinos hacen lo que les sale del orto......

      Un besito!

      Eliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!