Cosas de clientes

Muchas, muchas veces pasan por mi caja clientes de habla española, mi apariencia y mi nombre no son muy españoles que digamos, y por mucho que lleve la banderita del idioma en mi cartelito con el nombre siempre da lugar a pensar que no es mi lengua materna, que soy una suiza mas que ha ido a la escuela de idiomas a aprender español por diversión.

Y muchas, muchas de las veces los clientes hacen comentarios sin darse cuenta de que les entiendo, la situación mas habitual es que la persona acompañante le diga el código pin de la tarjeta en voz alta a la persona que está pagando (en la gran mayoría de las veces es la típica gracia de que mamá o papá dejan al hijo teclear el código en el chisme de pago por tarjeta). Normalmente, si no estoy en un momento de tener que atender rápido a los clientes porque tenemos full house, siempre les hago el comentario en español tipo "tengan cuidado con eso, no saben cuando una persona les puede entender, y yo soy la cajera y no va a pasar nada pero...." y se dan cuenta de que lo que hacen no resulta muy seguro.
Podéis llamarme paranoica, pero el mundo ya no es un lugar tan grande y ya no es raro que vayamos a un país extranjero y haya personas que hablen nuestra lengua materna, y temas de protección de datos soy muy delicada.

También se suelen dar las situaciones en que las personas se preguntas una a otra cuestiones sobre el funcionamiento del restaurante, o dónde encontrar tal o cual cosa, suelen ser los que no hablan alemán y no se atreven a preguntarme directamente a mi y se quedan encantados de que les pueda ayudar en su idioma.

No siempre hablo en español con los clientes hispanohablantes, sobre todo cuando veo que se defienden en alemán y veo que no es relevante utilizar el español.

Hace poco me pasó la situación mas divertida que hasta ahora me ha pasado en referencia a todo esto.
Venían una pareja de chicos, latinos, no sabría decir muy bien de qué país americano exactamente, con mucha pluma, muy guapos, muy elegantes. Y mas o menos está fue su conversación delante mía, con toda la normalidad del mundo, como el que habla del tiempo:

- Pues Pepito es bien guapo.
* Si, Fulanito también lo es.
- Ui, si, Fulatino además la tiene bien gorda.
* Quien la tiene bien gorda y con muuuucha leche es Pepito.

Al final uno de ellos se dio cuenta de la banderita en mi nombre y le dijo al otro con un poco de vergüenza algo como "uiii, creo que nos está entendiendo" y me echó una mirada con una gran sonrisa.

A todo esto, yo sin decir palabra y realizando el cobro. Muchas veces cuando a mi me hablan en alemán y entre clientes hablan en español suelo no meterme y al final simplemente les digo "buen provecho" en español, pero esta vez no me atreví a decir nada porque su conversación me dejó totalmente descuadrada.

Igual podría haber sido una conversación de dos chicos hablando de lo grandes que tienen las tetas sus novias, lo gracioso de la situación fue cómo hablaban el uno con el otro, tan tranquilos, como si nadie les estuviera entendiendo.

¿Os ha pasado alguna vez estar hablando en español pensando que nadie os entendía?


¡Un saludo y hasta la próxima!

Comentarios

  1. Jajajajaj, pues yo me hubiera descojonado, jajajaja. Es cierto, hay que tener muchísimo cuidado, uno nunca sabe.
    Besos y feliz finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya te digo que no sabía donde meterme y hasta debieron darse cuenta jajajajaja

      Eliminar
  2. Sip, me ha pasado en Japón. La conversación era de lo más inocente, sobre qué diferencia había entre unos palillos de comida y otros que tenía en la otra mano. Eran muy parecidos (por no decir iguales) y no entendía la diferencia de precio, así que se lo comenté a Luy.
    La dependienta, japonesa de unos 60 años, me respondió diciendo que unos estaban lacados y los otros no. xD
    No me esperaba, para nada, que una señora mayor nipona supiera un idioma como el español. Sobre todo porque durante todo el viaje nos dimos cuenta que ni siquieran hablan mucho inglés (apenas lo introdujeron obligatorio en las escuelas hace unos 6 o 7 años).
    Me resultó curioso y me hizo ilusión que esta señora hubiera decidido aprender por su cuenta nuestro idioma.
    Llevo 10 años viviendo fuera de España y ya me he acostumbrado a cambiar el chip de pensar que el idioma no se habla fuera de España, pero reconozco que al principio costaba. Yo a mis amigos cuando vienen a verme, se lo tengo que recordar una y otra vez... jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Curioso lo de la señora! :-)

      Y si, es algo a lo que uno se va acostumbrando con el paso del tiempo. Supongo que es algo que a todos nos ha pasado al principio.

      A mi me pasa que a veces hasta pienso en tres idiomas (que desde que trabajo donde trabajo uso mucho mas inglés que antes) y me cuesta hacer el switch de un idioma a otro cuando llega el siguiente cliente, pero creo que es una de esas cosas que con el uso de tantos idiomas el cerebro se va haciendo mas rápido a la hora de cambiar de uno a otro.

      Eliminar
  3. ¿En serio tuvieron una conversación así? :0
    Muero de vergüenza jajaja
    A mí me pasó en el vuelo a Londres, chico con cara inglés, mi amiga y yo comentábamos que era mono y que si le decíamos a ver si nos dejaba escuchar la película que se había puesto. Comentamos que era muy seco. En el vuelo de vuelta también venía con nosotras y ¡nos habló en castellano! Nos pusimos muy rojas...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso le pasa a mi hermano... tiene una pinta de suizo total pero habla español.
      Debieron darse cuenta porque me quedé con cara de pasmarote intentando disimular la sonrisa .... jajajajaja todo un momentazo

      Eliminar
  4. Jajajaja! Yo creo que esos dos habrían tenido esa conversación también en la cola del corte inglés xD. Por lo menos te quedó la anécdota divertida del día!

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajajajaja seguramente les daba igual donde estaban, admiro la gente a la que le da igual donde está y siguen hablando de sus cosas como si no hubiera mundo alrededor jajajaja

      Después me quedé allí con mi pokerface .. y menos mal que era de esos días sin mucho curro que me quedé riéndome conmigo misma jajaja

      Eliminar
  5. Me parto de risa. Eso sí, me llega a pasar algo así y me muero de vergüencita.

    Lo único que me ha pasado divertido en plan "enredo de idiomas" es ir medio-piripi a hablar con un chico y hablarle en alemán (con el desparpajo de llevar dos copitas encima) y resultar que el chico en cuestión era alemán XD. Ni que decir tiene que surgió la chispa adecuada jajaja.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué dices??????? jajajajajaja esa si que es buena :-)

      Eliminar
  6. ¡Muy bueno! También nos pasó una anecdota en el Ikea con mi peque. Estaba pagando y mi hijo al lado saltando y gritando súper emocionado "¡Qué buena eres, mamá!", “¡Eres la mejor mamá del mundo!", "¡Te quiero mucho!"... La cajera partiéndose de risa porque era española y estaba entendiendo todo. Aunque creo que también se hubiera reído aunque no entendiese el idioma, mi hijo es todo en espectáculo 🤣🙈

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!