Cosas de clientes: la crisis de los 50


El día 12 de abril Suiza estrenó sus nuevos y radiantes billetes de 50 francos. Esta previsto que entre el 2016 y el año 2019 salgan a circulación todos los nuevos billetes.
Hace ya mas de 20 años que Suiza no renueva sus billetes, y por razones de seguridad y el aumento de billetes falsos en circulación se decidi´ curiosamente también conocí los que se retiraron definitivamente en el año 2000. Para los mas curiosos, en la web del banco nacional de Suiza se pueden ver todas las series que ha habido en circulación desde el año 1907.

A mi el diseño de los nuevos billetes no me disgusta, lo que me irrita un poco es que tienen a ser mas pequeños, que creo que es por la huella ecológica (se pueden ver aquí los formatos de los nuevos billetes).
En la página del banco nacional de Suiza se pueden ver todos los diseños que quedaron como finalistas para sustituir los actuales. Y para los mas curiosos éste es el aspecto actual de la serie de los billetes.


Nunca había vivido un cambio monetario en Suiza y esto me está afectando un poquito porque la gente está como loca con los nuevos billetes, y aun quedan 3 años para lanzar otros cinco así que tendré que armarme de paciencia.
Digamos que el dinero líquido es una de mis herramientas de trabajo diarias, tiene papel muy importante en mi trabajo, estoy en contacto directo con el cambio y oigo cosas de boca de mis clientes que hacen que me frote los ojos porque no creo lo que veo (si, si... se que no tiene sentido el oído con frotarme los ojos pero es que así de destartaladas son las cosas que dicen los queridos clientes).

Sobre el diseño y el formato hay opiniones, el comentario que mas escucho es que parece de juguete (que esto también se escuchó mucho cuando en España se pasó de las pesetas al euro).

Pero la fiebre por los nuevos billetes de 50 francos va mucho mas allá, a límites insospechables, límites que me hace pensar que a la gente le falta un tornillo.

Situaciones insólitas:

1.

- Cliente (mujer de unos 40 años acompañada de su marido), con un billete de 100 en una mano y su tarjeta bancaria en la otra:
¿Tiene billetes de 50 de los nuevos en la caja?

* Yo:
No, hace un rato que he repartido el último (mentira, porque tenía unos tres billetes de los nuevos pero nadie tiene porque saber lo que hay en mi caja).

- Cliente: 
uuuiiiii entonces pago con la tarjeta, si tuviera de los nuevos billetes le pagaba cash.


2.

- Cliente (de unos 25 años de edad), con un billete de 50 de los nuevos en la mano y su tarjeta bancaria en la otra, se lo está pensando y mucho.

*Yo, con algo de ironía:
Si le hace a usted ilusión puede pagar con la tarjeta y así conserva el billete.

- Cliente, con cara de muy contento mirado su precioso, nuevo y recién impreso billete:
ah! pues es una buena idea!!

(Pagó con la tarjeta y tan contento con sus 50 francos).


3.

- Cliente (esto vale para personas en una franja de edad muy amplia porque se repite mucho), su compra a pagar está entre los 12 y los 25 francos. Tiene en su cartera un billete de 100 y uno de 50 de los viejos. Me paga con el de 100 con la esperanza de que la cajera le devuelva un billete de 50 de los recién salidos del horno.

*Yo, cajera a la que de momento no le dan tantos billetes de los nuevos y no siempre tiene, le devuelve un billete de los viejos.

- Cliente con cara de decepción.

*Cajera con mas billetes de 100 en su caja que nunca porque 7 de cada 10 clientes piensan lo mismo.


¿Qué os parece? ¿No pensáis también que a la gente se le está yendo de las manos la fiebre por los billetes nuevos?
(Billetes que nos vamos a cansar de sobar durante posiblemente los próximos 20 años)

¡Un saludo y hasta la próxima!

Comentarios

  1. Espero que salga el comentario ;-).
    Yo reconozco que me gusta tener el billete nuevo un momento en la mano, pero vamos, el dinero dinero es y no doy un trato de favor a los billetes nuevos.

    Lo malo es cuando el dinero entra en circulación pero muchas máquinas no están actualizadas y no lo aceptan :s.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto mismo me pasó ayer, solo tenía un billete de 50 y me tocó pagar en una máquinita ... crucé los dedos para que lo pillase jajajajaja por suerte si!

      Eliminar
  2. Somos como niños en el fondo... tan contentos con su juguete nuevo! ^_^. No te parece supertierno? :p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja tiernísimo... a mi me vuelven loca!!!

      Eliminar
  3. Las situaciones con tus clientes me parecen graciosísimas :D Te digo yo que más de uno (y más de dos) se guarda uno de esos nuevos en una cajita como souvenir antes de gastarlo... Por cierto, no sé cómo serán de tamaño en realidad, pero sí que parecen de monopoly :D ¡Un abrazo! ¡Y suerte consiguiendo cambio para tantos billetes de 100!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si.... así son los clientes... Pero bueno siempre que solo sea querer quedarse con uno de los billetes nuevos y no afecte a mi persona no digo que no jajajajaja

      70x137mm ... bastante mas pequeño que el actual de 50, que es de 74x148mm... que bueno, si lo hacen por razones ecológicas .... no digo que no, pero si han reducido de tamaño el de 50, cuando salga el de 10 francos será minúsculo!!!!!!

      Un abrazo!!!!!

      Eliminar
    2. El de 10 Chf lo harán moneda y así no gastan papel, jajaja

      Eliminar
  4. Yo cuando los ví por primera vez en 2010 ya me parecieron de monopoly, jajaja.
    Mientras no cambien los billetes en monedas, como pasó con las 100pts. Con lo feliz que era yo de chica doblando la cabeza de Manuel de Falla, para hacer un ET y vinieron a cambiármelo por una moneda... :(.
    Tus clientes me han recordado a uno que tuvo una conocida mía peluquera, que cuando entró en vigor el euro quiso pagar un corte de pelo de 14 euros (en Cádiz es muy barato!) con un billete de 500€. Lógicamente, la peluquera se lo negó... ;)

    ResponderEliminar
  5. Yo aquí lo viví al revés. Están sacando billetes de euros nuevos, empiezan de menor a mayor (creo que el último fue el 20 y aun no sacaron el de 50, creo). Entré en una tienda de chucherías de chinos y un hombre fue a pagar con el billete nuevo de 5€ y el chino le decía que no, que era falso. Le confirmé yo que no, que era nuevo y él que no. El pobre hombre tuvo que ir a cambiar a la carnicería de al lado y volver con monedas juajajaja

    ResponderEliminar
  6. Increíble lo de la psique humana... Como somos ante determinadas situaciones, para hacérnoslo ver....
    Yo no me pongo porque tendría que abrir un nuevo blog...

    ResponderEliminar
  7. La gente está infantilizada. Es la leche lo tontainas que nos están/estamos haciendo.
    Por cierto, los billetes son muy curiosos.
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!