Le Bistro: mi opinión.

En enero compramos un comedero automático para racionar la comida de Fellini.
Lo resumiré en breves puntos para no hacerlo demasiado largo.

- Vale lo que vale. Nosotros pagamos unos 60 francos y ya me parece mucho. Los materiales son bastante bajos de calidad.

- Fácil de programar: desayuno, comida y cena, la hora y la cantidad de cada ración. Incluso se pueden desactivar comidas por si solo se quiere programar con una o dos tomas al día por ejemplo.

- No se si es por el tamaño de la comida seca, que le estamos dando comida para junior y los granitos son mas pequeños que otras comidas secas, pero el gato ha aprendido a meter la patita y hacer que caigan las galletitas como lo hace este gato en el vídeo.

- Probamos con dos tomas al día y era muchísimo, pusimos dos tomas pero con la mitad de la cantidad y seguía siendo mucho o el gato no le hacía ni caso.
Pasamos a ponerle 2 tomas pero solo una vez al día y el gato lo devoraba todo con ansia, supongo que al no haber comida seca durante el resto del día el pobre debía pensar que no se le iba a dar nunca mas nada.

Así que hemos vuelto a pasar al modo de echarle la comida seca nosotros y dejaremos el comedero automático para cuando estemos fuera de casa unos días que por lo menos tenga ración de comida seca por la mañana (a la tarde viene mi querida señora madre a echarle un vistazo al bicho).
Parece que cuando le echamos nosotros la comida, y la tiene siempre en el cacharro está tranquilo solo por el hecho de saber que la tiene disponible todo el día. Eso si, le echamos una vez al día la ración de comida seca, le dura día y algo y hasta que no tiene vacío el comedero no le echamos mas.
La comida húmeda, seguimos echándole medio paquete por la mañana y medio por la noche (unos 80 a 100 gramos al día, repartidos en dos).



¡Un saludo y hasta la próxima!

Lo + leído

Los ciclos de la vida: Queriendo ser Mamá

Me paso a la copa menstrual