80 es mi nuevo 100

Este mes de febrero ya estoy trabajando 80%, he reducido mis horas semanales a 32.


Lo primero que diré es que tengo mayor flexibilidad a la hora de poder pedir días libres seguidos y tener un "fin de semana" en condiciones.

Lo segundo que diré es que tener mas tiempo para mi, tiempo para dedicarme al huerto en casa que es algo que desde hace mucho quería hacer, tiempo para descansar, tiempo para pasear, tiempo para hacer las cosas con cierta calma, ya ha dado sus frutos y es que yo este ciclo menstrual lo esperaba de 42 días y para mi sorpresa ha sido de 31 días, y estoy segurísima que bajar de porcentaje en el trabajo ha tenido mucho que ver con la 'brevedad' de mi ciclo.
Es todo cuestión del estado mental, solo por el hecho de saber que tengo mas tiempo para mi y mis actividades en casa estoy mas relajada, mucho mas tranquila, duermo mejor, me siento mas ligera y poco a poco voy recuperando mi yo, mis ganas de hacer cosas, mis ganas de cuidarme.

Todo empieza a dar sus frutos, solo falta que me baje un poquito la tensión (que por cierto, para mi sorpresa ya he tenido días con valores dentro de un rango de normalidad).

¡Un saludo y hasta la próxima!

Comentarios

  1. Olé! Me alegro mucho que estés un poco más relajada y tranquila. Sé por experiencia que el trabajo puede llegar a agotar mentalmente hasta tal punto que tardes años en recuperarte.
    Lo de currar a porcentajes, para quien puede hacerlo, es todo un acierto.
    Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es todo un acierto, economicamente claro que no es lo mismo y vamos mas ajustados de presupuesto, pero mi mente está mucho mas relajada y lo estoy notando, me estoy encontrando con migo misma y eso me gusta.

      Eliminar
  2. Es algo totalmente comprobado. Hay que bajar el ritmo, cuando se puede, en el trabajo porque mucho estrés es matador. No se duerme, no se come, no se vive... Cuando dejé el trabajo noté mil cambios en mi mente y en mi cuerpo. Vivir acelerada mucho tiempo seguido, sin poder frenar es angustioso.

    Estoy segura de que esos cambios positivos se deben sin duda a ese 80% ;)

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vuelvo a estar de buen humor, vuelvo a mis chistes malos, mis comentarios fuera de lugar muy clásicos en mi, a dar los buenos días a la gente con la que me cruzo por la calle de camino al bus. Y lo mejor de todo es tener tiempo para mis pequeños proyectos y dedicaciones personales (iréis viendo aquí muchos de los resultados).

      Un abrazo!!!!

      Eliminar
  3. Me alegro mucho de que notas una mejoría en tu calidad de vida! Yo conté en blog que me hubiera gustado librarme de uno de mis jefes, pero de momento no puede ser. Procuro tomármelo con filosofía y sé que en las próximas semanas yo también podré bajar el ritmo y con un poco de suerte plantar las especias de este año!! ;-).
    Cuídate mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tener un jefe adecuado marca la diferencia. Yo estos años he pasado por varios jefes, mi lugar de trabajo es un continuo flujo de cambios, y siempre es de agradecer tener a alguien que hace bien su trabajo, y sobre todo que nos tiene en cuenta como empleados y personas.

      Ya me contarás cuando plantes las especias!!!!!! (yo tengo pendiente el perejil, cebollino y chilis, que lo pondré a finales de marzo).

      Un abrazo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!