El mundo es muy pequeño

Hace unos años, en la última visita que le hicimos a la ciudad de Barcelona, entrando al hotel había una pareja de unos cincuenta años que hablaban en suizo. A mi esto siempre me hace mucha gracia, siempre me hace mucha ilusión encontrar suizos fuera del país y les saludé con un "Grüezi mitenand" muy alegre y con una gran sonrisa.
¡Ah! ¡Grüezi!, contestó el señor, añadiendo muy rápidamente un "yo a usted la conozco, es de Winterthur". Yo no daba crédito, por una parte si porque trabajando de cara al público hay mucha gente que me conoce pero yo no me acuerdo de todo el que pasa por mi casa, evidentemente.
Evidentemente, después pasó a dar explicaciones. El señor era conductor de autobús en la ciudad de Winterthur y reconoció el tatuaje que llevo en el brazo izquierdo (un corazón anatómico acompañado de dos flores por Hernán Ricotti), me dijo que un tatuaje tan peculiar no se le olvidaba.

Después de todo aquello, comentaron que desgraciadamente estaban allí por un triste asunto de una muerte en su familia y que estaban resolviendo papeleos en la ciudad de Barcelona.

Fue un momento muy curioso.
¿Os ha pasado alguna vez algo parecido?


¡Un saludo y hasta la próxima!

Comentarios

  1. No tan lejos, pero sí me pasó una vez que paramos en una gasolinera a la vuelta de un viaje para comer y nos encontramos a los padres de mi amigo comiendo allí también.
    Otra vez de vacaciones nos encontramos a una amiga de mi mujer mientras ambos paseabamos por Castellón.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que el mundo es una piedrecita muy pequeña ;-)

      Eliminar
  2. Wooow! Qué casualidad! El detalle del tatu es genial <3

    Lo más raro que me ha pasado es ir al Louvre y ver a una mujer en un cuadro que se parecía a mí mucho-muchísimo. Mi marido fue quien me lo dijo. Daba miedito.

    Lo de encontrarme con gente, me pasó que en Berlín me encontré a la hermana de una amiga del colegio que estaba, casualmente allí de vacaciones. Podía hacer más de 10 años que no la veía.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buah! eso si que es una pasada ... ir a Berlin y encontrar allí alguien a quien no ves desde hace tanto tiempo!!

      Imagina mi cara cuando me dice el señor: yo a usted la conozco....
      o_O jajajajajaja

      Eliminar
  3. Yo tengo a prácticamente todos mis conocidos desperdigados por el mundo (me he tenido que hacer pandilla nueva a estas alturas de mi vida xDDD) así que me pasa, me pasa. Me pasó en París (me encontré a unos compañeros de instituto en lo alto de la torre Eiffel), en Edimburgo (una antigua compañera de facultad) y, agarrate los machos, en Paloverde, Caracas, que de turístico no tiene nada y donde estaba visitando a unos familiares: pues allí que aparecieron otros conocidos.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos que a cualquier rincón del mundo que vayas puedes encontrar a alguien :-) que genial!

      Eliminar
    2. Si!!! Tengo a gente desperdigada desde Reino Unido a EEUU pasando por latino américa y China!!! Me falta gente en África aunque por las fotos que está colgando una excompañera de facultad por el facebook, algo me dice que está por allí haciendo algún internado o voluntariado xD.

      Eliminar
  4. Viviendo en Chile, llegué a mi casa donde mi compañero de casa estaba tomándose algo con un vecino que vive a 100 metros de mi casa en España y que también era emigrante. :O

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!