Doble nacionalidad: Asistencia social

En entradas anteriores os he contado algunas desventajas que he "sufrido" por tener el pasaporte suizo, os comenté en varias ocasiones que al principio de estar aquí recibí ayuda social para poder integrarme laboral y socialmente en un país que también es mi casa.
Muchos seguramente os preguntáis como funciona el sistema de asistencia social, os voy a contar mi experiencia personal, cada caso es único y cada caso lo tratan de manera diferente.

Al llegar aquí me preguntaron de cuánto dinero disponía, cosas como cuánto dinero suelo llevar en el monedero, cuánto dinero tengo en la cuenta bancaria y si tengo familiares cercanos (padres y abuelos) que dispongan de dinero para apoyarme. 
Me pidieron un extracto de la cuenta bancaria en España, que es la que en aquel momento tenía, no solo del último mes, de los últimos tres meses. En aquel momento en mi cuenta española había como unos 300 euros, no gran cosa. Y aquí todavía no tenía cuenta bancaria de ningún tipo así que, creo recordar, que mi padre tuvo que hacer entrega de extractos bancarios de su cuenta para demostrar que económicamente no podría ayudarme de gran forma. 

Así empezó todo. Tuve la suerte de que mi padre vive en una localidad de pocos habitantes y que no hay mucha gente que necesita de la asistencia social, y de que mi asistente social era un amor de mujer e hizo todo lo que estaba en sus manos para orientarme.
Me pagan el transporte hasta Winterthur, me pagaban el seguro médico obligatorio, y a mi padre le pagaban mi parte del alquiler. 
Estuve un mes en un proyecto de integración laboral que ofrece la ciudad de Winterthur, en el que analizan las capacidades de cada uno. Además de eso me daban un poco mas de dinero al mes por trabajar un par de horas al día en el comedor del colegio local haciendo las tareas de servir la comida a los niños, comer con ellos acompañada de las madres que llevaban todo el asunto y fregar todos los cacharros y trastos después de la comida. Esto me ayudaba a levantarme siempre a la misma hora y me ahorraba además una comida al día, me mantenía ocupada. 

Pero ¿y me daban el dinero así como así?

Como ya he dicho mostré mi interés por trabajar aceptando aquel trabajo que la asistente me ofreció, además de eso mi obligación era estar apuntada al paro y enviar 40 cartas de presentación al mes, bien fuera a una oferta de trabajo o candidatura por libre (que no se como se llama en español, en alemán se le llama "candidatura a ciegas").
Tenía que llevar un registro: nombre de la empresa, nombre y teléfono a quien dirigí la carta, fecha y puesto al que me presentaba (lo que por cierto me ayudó mucho a organizarme como persona). 
No os penséis que podía poner nombres ficticios y rellenar la lista sin mas. El registro tenía que entregarlo cada mes a mi asistenta social, después ella elegía empresas de la lista al azar y llamaba para comprobar si la referencia que yo daba era verídica y correcta.
¿Qué os pensabais? Que esto es Suiza, no te van a dar el dinero así como así cuando ven que eres una persona joven con potencial para trabajar.

Después de aquello conseguí mi trabajo por horas en el Burger King y dejé de ir al comedor, seguía recibiendo dinero de la asistencia social porque el sueldo por horas no daba para mucho, de aquel entonces yo trabajaba en el Burger dos horas al día, durante las Rush Hour, pero al menos era un trabajo que conseguí por mi misma y no era nada encomendado por la asistenta social.

Suponía un agobio tremendo porque si ven que eres una persona con ganas de trabajar te piden que analices tu CV, las cartas de presentación para ver lo que falla y por qué no se ha conseguido aun un puesto. Pero a mi me ayudó a mantenerme activa con la búsqueda, me ayudo a obligarme a no perder demasiado el norte.
Eso si, cada mes tenía que entregar un extracto de la cuenta del banco, tenía que justificar en que me gastaba el dinero, tenía que entregar todos los meses ni nómina donde controlaban lo que había ganado y ajustaban el dinero que me daban a lo que había ganado.

¿Me ayudó la asistencia social? Si.
¿Lo volvería a hacer? Me lo tendría que pensar mucho.


Esto es todo por hoy. Si alguien tiene preguntas ya sabéis.

¡Un saludo y hasta pronto!


Comentarios

  1. Ufff... me he agobiado leyendo todas las cosas que te controlaban y todo lo que tenías que hacer para recibir la ayuda. No sé... Que te paguen el transporte y el seguro médico mola (y la parte de alquiler) pero, tener que estar siguiendo unas normas tan "estrictas" es un poco petardez. Claro que tampoco te van a estar ayudando sin más, es comprensible.

    Algo había oído de cómo funciona aquello en Suiza y me agobié con eso de tener que estar mandando cartas mensualmente (40! no sabía que eran tantísimas) para solicitar un puesto de trabajo.

    Lo ideal sería que hubiesen encontrado la forma de dar con un puesto de tarbajo que se ajustase a tus conocimientos y experiencia.

    En fin, las ayudas siempre son bienvenidas.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. A ver, todo depende del caso. En mi caso eran 40 porque veían mis ganas y mi potencial y seguramente su intención era tenerme lo menos posible dependiendo de las ayudas. De otras personas se que les obligan 10 al mes, 20 al mes, es muy individual y por eso funciona medianamente bien.
    La verdad que a mi me vino bien esa presión, en el momento me agobiaba muchísimo pero ahora con la distancia del tiempo se que sin aquella presión yo no hubiera movido ni un solo dedo.

    Aquí son cuadriculados para todo, a veces demasiado cabeza cuadradas, pero en este caso tengo que decir que esta bien que lo sean.

    Besitos!

    ResponderEliminar
  3. Por estos lares también son muy cuadriculados. 40 cartas son muchas pero te vieron (y fuiste) capaz. Hay momentos en los que todos necesitamos algo de presión que nos obligue a movernos.

    Me alegro de que salieras de aquella!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Presión si, pero es que llega un momento en el que las preguntas son tipo ¿cuánto te gastas en ropa interior y de que marca? Digamos que lo quieren saber todo.

      Eliminar
  4. Pues a mi me parece un buen sistema sobretodo en el punto de la individualización de cada caso. Y lo mejor de todo es que, oye! Al parecer funciona. Y efectivamente, logras mantenerte activa y no caer en el bucle en el que se cae aquí. ¿Que el control es un asco? Claro! Pero así se consigue también que la persona quiera emanciparse de verdad y querer tomar las riendas de su vida sin que nadie se meta.

    ¿Mejorable? Claro, como todo. Pero lo dicho, me parece un sistema que está pensado y trabajado.

    Así que si, de otra forma nos iría si aquí hubiera una buena red de asistencia social capaz de tratar cada caso individualmente y de orientar de verdad.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!