Mi taza preferida

Ayer recibí un e-mail precioso en el que, a parte de muchas cosas bonitas, la persona que lo envió me recuerda que una buena forma de pasar las horas y relajarme es tomar un té en mi taza preferida.
Lo que me hizo recordar que nunca os he contado nada sobre mi taza de té preferida.

Hace unos meses decidí que era momento de ordenar todos los tés que tengo. Muchos son al peso y los tenía o bien en la misma bolsita de la tienda o bien en botes diferentes. En aquel post , además de las maravillosas latitas que se apilan se ve una preciosa taza de estrellitas (si por mi fuera el mundo estaría decorado por rallitas y estrellitas, creo que la culpa la tienen Picasso con sus polos marítimos y Joan Miró con sus cuadros llenos de estrellas, todos esos cuadros y fotografías que llevo absorbiendo desde bien pequeñita).

Pues hoy os quiero hablar de esa taza, mi taza porque solo yo la uso.
La compré en una tienda maravillosa en Winterthur llamada Tea Kult, tienen montones de tés de montones de rincones diferentes del mundo, entre mis preferidos están el Earl Grey biológico y el Mumbai Chai. En la tienda, además de vender tés y accesorios para su disfrute ¡se pueden disfrutar los tés allí mismo!
En la planta de arriba, subiendo unas escaleritas de caracol, hay una preciosa sala donde sirven los tés hasta con reloj de arena para saber cuando hay que sacar las hebras del agua.

La taza en cuestión, al parecer es de una renombrada marca de tazas inglesa llamada Dunoon, no se si lo que mas me gusta de la taza es sus colores o que el estampado sean estrellitas, la verdad que creo que es un poco las dos cosas lo que hizo que me enamorase a la primera. Es para un té grande, en la foto parece pequeña pero su capacidad es de 600ml, lo cual es genial cuando me apetece una tarde larga tomando mi té preferido. No recuerdo el precio exacto pero creo que recordar que fueron mas de 40 francos, nunca me había gastado tanto en una taza pero llevaba mucho tiempo detrás de una taza bien grande y decente para tomar té en condiciones, y tratándose de un espécimen tan bonito no pude negarme.

Es el primer invierno que paso junto a mi taza, así que nos esperan largas tardes de sofá y manta (que por cierto mi manta de sofá es de tonos verdes), películas, series o lectura con una nota de mucho color para días grises y nevados.


¡Un saludo y hasta la próxima!

Lo + leído

Me paso a la copa menstrual

Mi armario para el embarazo