Reto personal

Necesito algo que me abstraiga totalmente de la búsqueda del embarazo, algo con lo que pueda obsesionarme completamente y me ayude a olvidarme de contar cada día del ciclo en el que estoy, ya dije que quería pasar un poco del tema pero me resulta imposible.
Se que no es bueno obsesionarme con nada, pero si no me lo tomo de manera drástica se que no habrá resultados.

El reto: dejarme crecer el pelo.


Hasta dónde y cuánto aguantaré, no tengo ni idea. Pero la última vez, hace unos cuatro años, que tomé la decisión de dejarlo crecer fue para la boda y me centré tanto en ello que me ayudó a olvidar todo lo demás.
El pelo rapado tiene sus ventajas, como todo, pero llevo tiempo pensando en volver a dejarlo largo para poder hacerme algún recogido o peinarme de alguna manera diferente algún día. Hace unos meses ya le había comentado a Marido una de las mías: no cortarme el pelo hasta que no me quede embarazada. Pero no aguanté ni un mes, que a finales del mes de agosto volví a pasarme la máquina.
Será mas difícil que hace cuatro años, que es cuando empecé a dejarlo largo la última vez, porque de aquella no tenía que llevar gorra para trabajar, ahora me paso 8 horas al día con una gorra puesta y eso complica un poco las cosas porque implica tener que cuidarme mucho mas, además de que si me lo peino un poco a un lado para que vaya cogiendo esa forma, en cuanto me pongo la gorra se acabó lo que se daba, termino de trabajar y salgo con unos pelos de loca que para que. Al menos, por lo menos ya no me tiño el pelo, llevo ya dos años sin teñirme y lo he notado mucho en la salud de mi cabeza, mi pelo esta mas fuerte, no está seco y tiene incluso un brillo que hacía mucho que no tenía.

Intentaré ir contando mis hazañas para dejarlo largo, de momento estoy en esa fase que empieza a salirme el remolinillo feroz e indomable en lo alto de la coronilla y se me empieza a montar en la parte de las orejas, pronto llegará la fase de tener que aguantarlo con horquillas para que no crezca salvaje, tengo mucho pelo y resulta difícil, ya llegaré a ello. Lo peor de todo es aguantar las ganas de cortármelo, porque soy adicta a pasar la máquina e ir a la peluquería, va a ser un poco como el que deja de fumar.

¡Saludos y hasta pronto!

Comentarios