Ausländer "Lost in Translation"

A veces los idiomas son confusos, lo se. Muchas veces hay palabras que nos suenan igual y las decimos convencidos de que son una cosa pero estamos diciendo otra completamente diferente.



Ayer tuve un curioso encuentro con un cliente que me pedía "ein Glass" y yo convencida de lo que quería le dije que eran 2.50 y que podía rellenar su refresco después de la caja. El chico seguía convencido y me decía que no, que "ein Glass", hasta que me señaló los conos de los helados. En aquel momento lo vi claro, lo que quería era "ein Glacé". El me estaba pidiendo un helado pero con sus palabras me pedía un vaso. Me levanté y con mucho humor le dije que lo que me pedía era un vaso, cogí un vaso en la mano para que lo entendería y se echó a reír.


Foto de www.freudefoto.de
Lo que me recodó a una jugarreta de las mías que le hice a Marido cuando era un recién llegado por estas tierras y su conocimiento de alemán era muy limitado. Mi madre nos dejó su coche y nos fuimos a hacer una inspección de los alrededores de Winterthur, fue tal la inspección que ya no sabíamos ni donde estábamos. Hasta que llegamos a un cruce que indicaba la dirección a "Friedhof" y le dije a Marido si íbamos allí. Marido el pobre, en su ignorancia, me dijo que si y ya cuando estaba a punto de girar en esa dirección le dije que no, que "Friedhof" no es ningún pueblo, que es el cementerio. Ahora se ríe de la situación pero se que en el fondo no me la perdona, eso sí, ya no se le va olvidar el significado de la palabra.

Cuando me pasan cosas así en el trabajo siempre se las cuento a Marido cuando llego a casa, porque él sabe que ha pasado por lo mismo, confundir palabras con otras convencido de su significado. Y es que la última metedura de pata fue cuando fuimos a una casa de muebles buscando una sombrilla y Marido le dijo a la dependienta que queríamos "eine Sonnenbrille", en seguida se dio cuenta de que no eran unas gafas de sol lo que queríamos sino un "Sonnenschirm". Menos mal que dimos con alguien que se dio cuenta de la situación y se lo tomó con mucho humor, porque hay gente que no tiene ninguna paciencia con cosas así.


Yo estoy acostumbrada porque mi padre es suizo y ha pasado 20 años en España, habla muy bien español, siempre digo que mejor español que muchos españoles porque tiene un vocabulario muy amplio y cultivado, pero aun así siempre había algún momento que confundía el género de las cosas y, por ejemplo, en lugar de decir gato decía gata porque en alemán es "die Katze", que es femenino. Así que son cosas que no me sorprenden en absoluto.

Se por experiencia propia lo que supone pensar en dos idiomas a la vez y liarlas mucho queriendo buscar la palabra adecuada.

¿Y tu, has tenido alguna vez alguna situación de este tipo de la que ahora te ríes por no llorar?


Un saludo y hasta la próxima.

Comentarios

  1. Cuando me veas, recuérdame que te cuente mi historia en Italia cuando le pregunté a mi compañero de piso italiano, que dónde tenía cuadrado el cazo para calentar la leche.... Eso sí que fue Lost un Translation para mí... Jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi familia hay una historia.... Mi familia vino a Suiza a trabajar en la Sulzer en Winterthur.... hace no se, mas de 40 años. La historia está en que un miembro de mi familia estaba esperando un ascensor y un italiano le preguntó "arriva?" .... y claro, en español, la respuesta era "no.... abajo, yo bajo". Cuando en italiano quería preguntar si es que llegaba el ascensor o no jajajajaja Y de estas así tengo muchísimas que me cuentan mi abuela, mis tíos y mi madre.

      Eliminar
    2. Ains, es que hay que tener cuidado con los "falsi amici" en italiano, jajaja

      Eliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!