Una mañana taquicárdica

Esta tarde noche se celebra en el trabajo la anual fiesta de verano para los empleados. Me perdí la de invierno por aquella historia de la mala pata y el divertido paseo en ambulancia, y este año la fiesta de verano es con temática de los años 80 así que me pasaré un ratito con un look ochentero rescatando alguna de mis camisetas del cajón de las camisetas estampadas.

Con el motivo de la fiesta, se me ha ocurrido volver a dar uso a mi querida cámara réflex, mi amada Pentax K10D que tanto lleva por ahí guardada en un cajón por la falta de tiempo.
En el momento en el que me dispongo a cargar las baterías mi corazón empieza a latir a 100 por hora ¡la batería que hay dentro de la cámara no sale! ¡Querido Dios Monstruo de Espagueti Volador dame fuerza! ¡la cámara no enciende! ¡esto es el fin!

Tengo la batería original y una batería china genérica que compré por internet a un precio mas que asequible, al ver que la que había fuera de la cámara era la original y la que estaba atascada dentro era la batería china mi corazón ha empezado a salirse del pecho y ha empezado a cundir el pánico porque lo primero en que he pensado es en una batería derretida dentro del cuerpo de mi cámara, pensando en la despedida después de nueve años conmigo, la que para mi ha sido una cámara perfecta desde el primer momento en que decidí comprarla (y pasé unos cuatro meses comparando cámaras para dar con la que se ajustaba a lo que yo quería).

Menos mal que Marido es mi roca de la paciencia para estas cosas de los cacharritos y con un poco de maña y paciencia hemos podido sacar la batería de la cámara.

Para mi alivio, la batería no estaba derretida sino inflada y por eso no salía.

Así que queridos lectores, he aprendido la lección y nunca, nunca, nunca, nunca mas pienso comprar nada que no sea de la marca, valdrá mas caro pero por lo menos tendré cierta seguridad con el producto.


Esto es todo de la lección Barrio Sésamo de hoy.

¡Un saludo y hasta la próxima!

Comentarios

  1. Una pregunta... ¿dejaste mucho tiempo la batería dentro de la cámara y ésta sin usar?
    Cuando yo no voy a usar el aparatejo de turno en un tiempo razonable, quito la batería, para que no se estropee puesta dentro. Que lo mismo se estropea la batería de igual manera, pero al menos no me escachufla la cámara, móvil, portátil o lo que sea... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La respuesta es si a las dos cosas.
      La cosa es que la cámara es algo que solía usar cada dos por tres y por eso nunca sacaba la batería, me resultaba mas cómodo dejarla puesta. Pero en el último año digamos que no le he hecho ni caso. Aun así ha pasado mas que nada por ser la batería que era.

      Eliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!