Mi primer contacto con la Pentax K-3


Ayer tuve el placer de sacar de la caja mi nuevo cacharro. 
Pasé una hora en el campo detrás de casa disparando fotos de prueba, fotos que de momento no puedo procesar porque no tengo el software actualizado para el perfil .RAW de la cámara (lo siento por los puristas, sabía que por algo suelo tirar en formato .jpg).

Primeras impresiones:

En el Kit que he comprado, body + objetivo 18-55mm, no viene ni el cable de transmisión de datos ni el parasol para el objetivo. El cable bueno, todos los que somos amantes de los cacharritos tenemos montones de cables de ese tipo por casa, pero lo del parasol no lo perdono porque el del objetivo que llegó hace nueve años con mi K10D no vale para los nuevos objetivos. He mirado los precios del parasol y en fin, Pentax - Ricoh ya podrían haber tenido el bonito detalle de incluirlo en el kit teniendo en cuenta el dineral que me he gastado.

El obturador es tan rápido que me da hasta miedo.

Hay algo en los menús de la cámara que me molesta un poco, quizás haya otra manera de acceder a ello pero mi primera impresión es molesta. Solo se puede acceder al modo de disparo si está en modo enfoque automático, estando en el modo de punto de enfoque selectivo manual no permite acceder al modo de disparo ni los perfiles de color. No es que me pase la vida cambiando de modo de disparo, pero siempre llevo la cámara con el modo de enfoque selectivo manual y me parece un poco incómodo tener que cambiar de modo de enfoque para que se active el acceso al menú de modo de disparo.

Me gusta que tenga bloqueo del dial de modos. La K10D no lo tiene y me he vuelto loca muchas veces porque sacaba la bolsa de la cámara y siempre tenía que asegurarme de que la rueda no se había movido del sitio.

Me gusta el nuevo sitio de la rueda para ajustar las dioptrías del visor, mucho mas práctivo en el lado derecho de la cámara que en el lado superior.

La pantalla LCD superior no la cambiaría por nada del mundo, la K10D también la lleva y es de gran ayuda en muchísimas ocasiones tener la información de los ajustes del disparo en la parte superior.

El modo de doble exposición me encanta y se que lo voy a usar mas de una vez, antes hacía estas cosas manualmente con el programa de edición, jugando con la superposición de las capas y los filtros.

La K-3 es un poquito mas ligera que la K10D, lo que mi espalda agradecerá, porque soy de esas personas que además de llevar lo necesario para disparar lleva lo necesario para esas mini emergencias que pueden suceder cuando uno pasa el día fuera de casa (tiritas, gel desinfectante, paracetamol por si me da la migraña inesperada, botella sigg de un litro para llevar siempre agua encima, cargador del móvil, batería de emergencia para el móvil, navaja, cubiertos de camping... Creo que un día dedicaré un post concretamente a todo lo que suelo llevar encima).


Por el momento es todo lo que puedo decir, pasé máximo una hora con la cámara ayer por la tarde, ya os iré contando mas según la vaya usando.
Me llevaré el manual de usuarios en el tren para ir estudiándolo porque la K-3 tiene un montón de opciones y menús que para mi son un mundo desconocido.

Lo que puedo decir es que he vuelto a recuperar las ganas de salir a hacer fotos y de volver a llevarme la cámara a todos los lados como hacía hace unos cuantos años.

¡Un saludo y hasta la próxima!

Comentarios