Doble Nacionalidad: Mi integración en Suiza

La integración en Suiza no es fácil y requiere mucha paciencia, las cosas no suceden de un día para otro, al menos no ha sido así en mi casa, pero tarde o temprano se empiezan a recoger buenos frutos.

Quienes me seguís ya lo sabréis, tengo doble nacionalidad, soy suiza y española. Seguramente pensaréis que todo son ventajas teniendo dos pasaportes, si os digo la verdad no siempre.

Nací en Suiza, al poco mis padres decidieron volver a España y allí pasé unos 20 años.
Vine a Suiza en el 2008, para ser exactos el 22 de junio de ese año y tengo aquel día grabado en mi memoria como algo muy especial, aun cuando paseo por la estación de Winterthur se despiertan en mi sentimientos de aquel día.
Tuve la ventaja de que mi padre estaba aquí y ya había preparado para mi algunas cosas, lo que mas me gustó fue la tarjeta Gleis 7 para viajar. Es una tarjeta de transporte que se puede adquirir hasta los 25 años de edad y tiene la ventaja que entre las 7 de la tarde y las 5 de la mañana se puede viajar gratis en tren por todo el país (eso si, teniendo que pagar los 5 francos de la nocturnidad). Gracias a este Abo en muchísimas ocasiones solo me hacía falta sacar billete de ida, la vuelta me la cubría el Abo siempre que fuera después de las 7 de la tarde.


Muchos pensaréis que por ser suiza me darían un trabajo nada mas llegar, eso también pensé yo. No fue así, tuve muchos problemas por el hecho de ser auslandschweizer. Yo venía preparada a aceptar cualquier tipo de trabajo, primero busqué en mi campo, que para algo hizo un esfuerzo enorme toda la familia para que yo pudiera cursar mis dos FP en España, complicado porque es un campo que está reduciéndose cada vez mas, que cada vez está mas automatizado y se necesita menos mano de obra, mucho trabajo se lleva incluso a China así que es donde empecé a buscar cualquier cosa.

Pues en esos trabajos de cualquier cosa que yo estaba dispuesta a aceptar tampoco lo tenía fácil ¿por qué? Por eran trabajos, y siguen siendo trabajos que un suizo no se "rebaja" a aceptar y en muchas empresas no se creían que yo como suiza quisiera hacer esos trabajos, yo les explicaba que lo único que quería era trabajar y ganar un dinero, pero nada, demasiado suiza para algunas cosas.
En otros trabajos me decían que al haber hecho mi formación en España, al haber estado tanto tiempo en España, no contaba como suiza, era demasiado extranjera.

Tenía un trabajo por horas y asistencia social, pero yo quería mas y no había manera de encontrar un trabajo algo mejor. Me desesperé tanto que terminé volviendo a España con quien hoy es mi marido.
Allí estuvimos dos años en el paro, y hoy desde la distancia se que tendría que haber tenido paciencia. Después de aquellos dos años en tierra española regresamos juntos a Suiza.

Llevamos 5 años seguidos en Suiza y es ahora cuando las cosas empiezan a estar bien para nosotros, es ahora cuando mi marido completamente español se defiende con el idioma y empieza a tener trabajos mas decentes y serios que al principio.

Solo añadiré que es importante mantenerse en la legalidad laboral, que no se acepten trabajos sin contrato.

Así que paciencia, todo llega.

¡Un saludo y hasta la próxima!


*Para leer mas sobre mi estancia, mi experiencia y opinión sobre la vida en Suiza haz clik sobre este enlace.

Comentarios