Querido Karma,


Se que en los últimos meses he dudado de tu existencia, la verdad es que sin motivo alguno me dejaste muy tirada y las cosas se torcieron mucho en las primeras semanas del año.

No se que astros se han vuelto a alinear, no se que ha cambiado ni que energías han vuelto a reencontrarse pero te doy las gracias por empezar a devolver la normalidad a esta casa.


Todo empezó el martes cuando a Marido le llamaron para un trabajo, ayer resulta que Marido me cuenta que participó en un sorteo y le ha tocado un móvil nuevo (justo cuando necesitamos uno nuevo) y hoy ha concretado lo del trabajo y dentro de una semana firma el contrato (es para suplencia y solo durante el verano, pero es mejor que nada).

Aun no quiero hacerme demasiadas ilusiones, pero agradezco que hayas asomado la cabeza para devolvernos un poco la ilusión.


Comentarios