Decoración

Después de estar casi instalados en el nuevo piso, os voy a contar esos pequeños detalles que hacen que sea nuestra casa, detalles que no hacen que me sienta tan extraña en el nuevo hogar.


Lo nuevo:
muebles que siempre nos han gustado por su diseño, en este caso los de la cocina, con ese toque de típico mueble que merece estar en una cocina.
Nos hemos decidido por el blanco porque los muebles de alacena de la cocina son marrón oscuro, de esta manera las sillas en blanco no nos comen espacio visual ni luz y hacen que la cocina sea mas grande.
La mesa es para cuatro personas, pensando en alguna posible visita o en la futura familia, además de tener superficie de trabajo extra en caso que fuera necesaria.





El toque de humor:
A los dos nos gusta la fotografía, nos conocimos chateando por internet en un canal de fotografía así que esto no podía faltar en nuestra casa. Lo hemos colocado con buen humor en el cuarto de baño, en una pared que se ve justo al salir de la ducha, además de darle un toque de color al baño empezamos el día con una sonrisa. 











Algo vivo:
En este caso una planta con algo de historia. Me la regaló mi abuela por parte de padre cuando me fui a vivir sola hace ya unos cuantos años (creo que en 2007), después volví a España y estuvo en casa de mi madre dos años. Hace cuatro años la planta vuelve a estar conmigo, estuvo en nuestro piso de solteros y ahora en nuestro nuevo hogar.

Algo "a su manera":
Una figura de Tintin y Milú que compré en un mercadillo africano hace un par de años. Una pieza bastante única, hecha a mano que merece un buen lugar en la nueva casa.





Algo de segunda mano:
Un preciso espejo en forma de estrella comprado en un Flohmarkt (mercadillo de segunda mano). También tiene algo de especial, es interesante la idea de tener en casa algo que fue de otra persona e imaginar la vida que pudo tener el objeto en su anterior vida. Además parece que sea hecha a mano, como si fuera para la habitación de un niño o algo así. Nos gustó mucho cuando la vimos, lleva guardada en nuestro sótano desde la primavera pasada, estábamos deseando colgarla (está el dormitorio).




Algo heredado:
Las sillas. De estas sillas hay seis, nosotros ahora mismo tenemos dos en casa, el resto aun están en el sótano de mi madre. Tienen historia, formaron parte del comedor en la casa que tienen mis padres en España, donde vivimos como familia durante muchos años. La información que tengo de ellas es que fueron carísimas y que son de un diseñador vasco (del que por desgracia no se el nombre, si alguien lo sabe que me lo haga saber). Vinieron hace unos cuantos años con el camión de la mudanza de mi madre.
Me hace ilusión tenerlas porque son de una época que yo recuerdo todavía como familia y hogar, me hace ilusión tenerlas porque quien las eligió fue mi padre, loco por las piezas de diseño únicas.




Algo ilustrativo:
Una lámina de edición limitada que lanzó el año pasado en gran gigante sueco de los muebles. En este caso dedicada a la aerolínea Swiss, además de gustarnos por ser un diseño clásico, de esos que antes todavía se hacían sin ordenador, es un must en las paredes de nuestra casa porque tiene que ver con como empezó nuestra relación. Marido cogió un avión a Suiza para venir a conocerme, así a la locura, sin haber estado nunca en Suiza ni nada, cogió un avión para estar aquí tres días. Locura que recordamos con muchísimo cariño y merece ser recordada.





Algo caro:
El aparador y el mueble TV de la serie Stockholm de Ikea, la serie de alta gama del gigante sueco (está por llegar el sofá de cuero, también de la misma serie). Muebles que le darán a la casa al fin ese toque sofisticado y adulto, de esos muebles de gran calidad que durarán toda la vida y que gustosos nos hemos gastado el dinero en ellos, el placer de llevar tanto tiempo ahorrando para tenerlos en el salón. Son muebles que hemos querido tener desde hace mucho y nunca hemos tenido espacio.





Algo regalado:
El plato que se ve encima del mueble fue un regalo de boda de mi tía/madrina. Es de una fabrica tradicional de cristales suiza (Glasi Hergiswil), bastante exclusiva y especial por lo que tengo entendido, y hace dos años que lo tenemos en casa guardado como oro en paño a la espera de un lugar donde ponerlo, al fin tiene su sitio.


El piso en si es muy especial, las puertas no tienen medida estandar, le faltan la puerta de la cocina y la del segundo dormitorio y tienen que ser hechas a medida por el carpintero. Siendo así, merece ser decorado con piezas especiales. Todavía hay láminas que no sabemos donde vamos a colocar porque son acuarelas y grabados de dos tatuadoras holandesas que nos gustan mucho y queremos encontrar el lugar adecuado para colgarlas (las láminas, no a las artistas), al igual que tenemos que echar un vistazo a la carpeta de trabajos de mi padre porque me encantaría poder colgar alguno de sus trabajos.

Habrá cosas que tardemos en colgar porque primero tendremos que ver que vida va adquiriendo de por si el piso. Para mi esto es importante, para que después no queden colgadas como pegotes.


¿Y vosotros, qué piezas especiales tenéis en casa?
¿Qué es lo que hace que vuestro piso sea vuestro?

Comentarios

  1. Me parece que está quedando el piso muy chulo. Lo importante es que sea práctico, pero también que los muebles y los colores te dén calidez y ganas de disfrutar de estar en casa.
    Enhorabuena por esta nueva etapa, que ha costado, pero seguro que os ha valido la pena. Un abrazo virtual.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!